Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 6 de octubre de 2007

REFLEXIONES CON UN AÑO MÁS



Allá en la remota infancia cuando conocí a Peter Pan, soñé con ser ciudadana de Neverland o lo que es lo mismo, del país de Nunca Jamás. No sólo nunca obtuve la carta de ciudadanía allí, sino que ni siquiera me concedieron una visa temporaria en ningún país de sus inmediaciones. Si no entraba en Nunca Jamás, me habría conformado con Solamente Algunas Veces, o hasta con No Demasiado Seguido; pero no pudo ser. Y por eso estoy aquí nuevamente cumpliendo años. Este 4 de octubre inauguré un capicúa. No, 99 no, un poco menos: 55, que afortunadamente llegaron con entera salud, por lo menos de la física, que al final es la que importa, ya que salud mental es una materia que traigo previa desde el secundario, por lo menos.

Festejar, lo que se dice festejar, no cuadra para esta altura del campeonato, pero por lo menos hubo un ameno paréntesis que palió momentáneamente largas ausencias, ¡que lo palió!

Y por supuesto, llegó la hora de hacer el balance, y también, por supuesto, preferí no hacerlo, porque realista sí, masoquista nunca.


Entonces reemplacé el odioso libro de doble entrada (Debe y Haber), por una versión algo caprichosa, con una sola columna a la que he llamado “Debería haber”.

A esta altura por ejemplo, “debería haber” aprendido a no sentir ya, los vacíos de los afectos que no estuvieron a la altura de las circunstancias.

“Debería haber” cicatrizado la herida en la mano mordida por quien alimenté.

“Debería haber” encontrado otro destino a mi vocación de gallina cuidando a sus pollitos.

Debería haber amasado una fortuna.

Debería haber aprendido a hablar ruso, cosa que siempre vengo posponiendo.

Debería haber ganado el loto, o por lo menos debería haberlo jugado.

Debería haber nacido emperatriz, o reina, o princesa, o por lo menos Duquesa, o Panchita.Cerealita lo mínimo.

Debería haber aprendido a freír huevos en vez de solamente romperlos.


Y así al infinito, pero como hay que ver el vaso medio lleno y no medio vacío, también debo agradecer algunas cosas:

1. Mis hijos, tan próximos como lo permiten sus respectivas circunstancias.
2. Mi nieto cerca o lejos, siempre en mi corazón, cualquiera sea la circunstancia.
3. Mis hijos caninos, incondicionales y sin circunstancias. (Rolf, recién operado está en este momento echado a mis pies, junto a la PC)
4. Mis amigos, la red protectora cada vez que hago piruetas en la cuerda floja. Últimamente muy seguido, dicho sea de paso.
5. Mi metabolismo privilegiado, que me permite devorar chocolates sin engordar un solo gramo, ni tener ataques de hígado.
6. Mi estado físico que me permite zapatear flamenco, menearme al son de los ritmos caribeños, hacer aerobics, caminar kilómetros, subir y bajar escaleras al trote, trabajar por el sustento diario y atender casa, hobbies y perros, sin siquiera despeinarme ni sentir cansancio.
7. Mi optimismo a toda prueba, que me tiene convencida de que todavía no empezaron los mejores años de mi vida. (Y sí, peores no van a ser)
8. Mi autoestima, que me permite afirmar que con estos primeros 55 añitos, estoy más divina que nunca, o más fogosa (obvio, a esta altura, o me estoy acercando a Dios, o ya me están esperando en el infierno o sea: o más divina o más fogosa. ¿Entendieron, pazguatos? ¿Hay que explicarles todo a ustedes?)
9. El gobierno que me ahorra muchísimo plata en viajes, porque me hace vivir tan insegura como en Irak, tan pobre como en Haití, tan hambreada como en África, y tan perdida como en el Sahara, sin salir siquiera del barrio.
10. El humor, sin el cual, hoy no me sentiría más sabia, más templada, más interesante, más experimentada y más cotizada, sino simplemente más vieja.

Los apartados 1 a 4 incluyen los grandes amores con los que me indemnizó con creces la vida, por despojarme de todos los demás.

Y a propósito del apartado 8, reproduzco aquí una muy atinada definición de Ambrose Bierce en su Diccionario del Diablo:

Autoestima= apreciación errónea.


UNA OCURRENCIA DE "LOS MELLIS"




Éste que ven es el libro (edición de un ejemplar) que me regalaron entre Dayana y Guille, editado, diseñado e impreso por la primera, y gestionado y prologado por el segundo. Un regalo con un sabor muy especial, que no puedo menos que compartir con ustedes, mis compañeros en este viaje cibernético por la vida, y que se le ocurrió a Dayana al ver cómo me había gustado su regalo para el Viandante.
Debo agregar que por las muchas expresiones de cariño recibidas, (Gracias a los Mellis, Charlie y Maty, Jorge, el Negro, Alex, Silvina, el Dr, Silvia y Javi, Ana, Lilyán, Juani, el Coya, Ignacio, Federico Alfonso y Elvira Inés, Gabriel Kallemberg, y seguro que me olvido de alguien…) he tenido un cumpleaños espectacular, lo que me recuerda a la Clory, quien con esa mirada tan positiva que la caracterizaba, ya a partir de los 75 años, toda vez que pasaba un cumpleaños bonito, decía “He sido tan feliz en este cumpleaños, que seguramente es porque va a ser el último” Así repitió este enunciado hasta los 89 años, cuando finalmente le tocó partir para iluminar con su cascabelera alegría, otras dimensiones diferentes.
Por las dudas sea genético, les encargo que cuando llegue a los 75 años, si me escuchan decir algo como eso, me den una cordial patada en la canilla, para que sintonice en otra onda ¿Deal?



Un beso y nos vemos el próximo fin de semana. Hasta entonces, que Dios los proteja… de sus propios errores (los de ustedes y los de él).

9 comentarios:

Dayana dijo...

Mamá Pulpa, ha sido un placer emular a Julián Weich con mi hermano para hacerte el regalo de cumple y mayor placer nos dió ver lo feliz que estuviste de recibirlo... queda pendiente la dedicatoria.
Cuando quieras que mi editorial haga publique tu novela muy leida en Alemania, pegá el grito nomás, me enganché con esto de las ediciones personalizadas y quiero seguir haciendo libros :D

Besos

miriam dijo...

Primero que nada: Feliz cumpleaños!! (tarde pero seguro)

Segundo: cuando sea grande, quiero ser como usted (pero teniendo en cuenta sus debes para no tenerlos yo, jajajaja)

Besos!!

Graciela L Arguello dijo...

Dayana, recién me doy cuenta de que te debo una disculpa. Cuando armé el post y subí las fotos, noté que ¡¡¡no saqué ninguna con vos!!!! ¡Eso no se le hace a una hija! Pero la culpa es tuya y de Guille, porque estaba tan copada con la sorpresa, que no reaccioné como debiera ¡Sorry!
¿Ediciones personalizadas? No solamente, nena, ahora vamos a por más como dice el Pulpo. Andá pensando en grande, vas a ser la editora de todo lo que imprimamos la que suscribe y sus demás deudos.

Miriam, gracias, pero te aconsejo que más bien trates de ser mejor. ;D

(Habrán notado que Guille es el profesor Pulpo solamente en el Viandante, donde es Patrimonio Cultural de la Humanidad, aquí es simplemente el Guille, mi nene)

Un beso

Luciana dijo...

Feliz Cumple, según dicen mejor tarde que nunca, no?
Por lo visto lo has pasado muy lindo, y me alegra de corazón que así haya sido.
Muy bonito el regalo de Guille y Dayana.
Me encantó el post, realmente tenés una facilidad increíble de describir las cosas cotidianas de manera atrapante, es un placer leerte.
Un beso grande.

Graciela L Arguello dijo...

Es que son las cosas cotidianas las que nos atrapan, ¡es tan lindo el mero hecho de estar vivo!!!!
Un beso, y espero volver a verte, fue un placer conocerte en persona, Beso

Pulpo dijo...

Che! Lean el prólogo que para algo lo escribí y por si fuera poco hasta quedó bien!

Y como notarán, la contratapa es el perrerío (Humorrrr fino de visita)

Graciela L Arguello dijo...

Pulpo, para eso me tomé el trabajo de escanearla, para que vean todos lo genial que es el señor profesor. Besos

Taio dijo...

Grace - mamá pulpa: Japiverdi tuyú!!! late, pero seguro. Qué mas puedo agregar?? Me atrapa siempre tu manera de escribir, tu libro de doble entrada logró que por primera vez disfrutara de la contabilidad; la lista de agradecimientos se parece mucho a lo que pienso cotidianamente y no siempre me sale expresar. Al margen de esto, una cuestión que se me acaba de ocurrir: Por qué tenemos esa perra costumbre (o no tanto, o no siempre) de hacer balances en los cumpleaños o a fin de cada año que se va?? Y como si fuera poco, iniciamos el año con promesas que de antemano sabemos que en un 95% de las veces, no vamos a cumplir... que lo tiró.
Como la auto-censura y como el sol, siempre estoy... leyendo bajito, pero estoy. Muchos besos!!!
Ta lueeego...


Pd: pa que vean que cumplo, leí la dedicatoria del Guille y aprecié las fotos de las perras... y los animalitos salieron lindos también. Excelente idea y trabajo, Dayana y Guille!!! Besos!

Graciela L Arguello dijo...

Hola, Taio!!!! ¡Qué gusto tener noticias tuyas otra vez! (Acá el comentario viandante generalizado es: "Se puso de novia, y la perdimos a Taio" ;D) Estuve en tu blog yo también, y fue un gusto como siempre. Respecto a la costumbre, no es tan perra solamente porque es inofensiva: todos sabemos que no vamos a cumplir, de modo que esas promesas son totalmente folclóricas, y su incumplimiento no está penado por la ley, ni siquiera por la conciencia.
Viste qué bueno el libro, el lunes en la reunión viandante, lo firmaron todos los presentes, ya voy a scanear lo que escribieron.
Una última aclaración: Loba y Laika son nenas pero Rolf es el perro eroticus supermacho, no me lo confundas. Beso, Graciela