Bartimeo, Federico Alfonso y Elvira Inés, los ángeles del blog.

Me gusta

sábado, 20 de febrero de 2021

El día que recibimos a Papá Noel.


Esto que voy a contarles sucedió hace muchos años, cuando el mayor de mis nietos tenía apenas unos tres años.

Sucedió en Nochebuena. Mi hijo menor, el Pulpo, tío de Matías, se disfrazó de Papá Noel, y se descolgó desde el techo de la casa en donde por entonces vivían mi nieto y sus padres, con una bolsa en la que había puesto todos los regalos.
Obviamente, fue todo un acontecimiento lleno de emoción para Maty. Algo que se volvería inolvidable. 
Pasado el momento de excitación de la apertura de los regalos, el pequeño notó la ausencia de su tío y comenzó a llamarlo, para que no se perdiera semejante visita.
Todos los adultos, entonces desplegamos diversas maniobras distractivas hasta que el Pulpo pudo retirarse al dormitorio de los dueños de casa, se cambió de ropa, y reapareció en el patio donde estábamos todos, lamentando que un llamado de la naturaleza lo hubiera entretenido en el baño, ¡justo cuando estaba Papá Noel!
Pasado un rato, Maty fue al dormitorio de sus padres, donde no solía ingresar, y vio el característico disfraz colorado, con lo cual volvió a buscarnos exigiendo explicaciones.
El Pulpo, ni lerdo ni perezoso, urdió rápidamente una historia, según la cual, él era muy amigo de Papá Noel, y había quedado a cargo del traje porque el pobre gordo había sentido mucho calor con ese traje tan abrigado que traía desde el Polo. Entonces él le había prestado unas bermudas y una remera para que siguiera viaje repartiendo regalos en el verano cordobés. Papá Noel pasaría después por su casa a devolverle la ropa prestada y a ponerse su abrigo antes de regresar al Polo.
La historia cuadraba muy bien a la imaginación de un nene de tres años, que además pasó a ser el único que tenía un tío tan compinche con Papá Noel.  De eso alardeó el pequeñito por un laaaargo tiempo.
No sé si les habrá gustado este post, pero los que sí les van a gustar son todos los perritos y gatitos que uno puede adoptar en esta página.

Un beso y hasta el próximo sábado. Graciela
P.S.: La imagen que ilustra el post es de este sitio.

sábado, 13 de febrero de 2021

Un hermoso acontecimiento

El fin de semana pasado, disfruté este hermoso desfile, y no puedo menos que compartir ese placer con ustedes. 


Ojalá lo disfruten como yo disfruté esa tarde.


Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela.

P.S.: Y no olviden que siempre pueden multiplicar sus alegrías adoptando un compañerito de vida que las magnifique para ustedes. Perritos y gatitos esperan en múltiples páginas de internet, estén en el lugar del mundo en el que estén.

sábado, 6 de febrero de 2021

Un dialoguito absurdo

Hoy, tal vez por falta de ideas mejores, no se me ocurre nada más que un diálogo entre absurdo e imposible entre dos amigos:

-¡Qué notable! Anoche estaba dormido.
-¿Y?
-Y después, hace un rato, me desperté.
-¿Y eso qué tiene de notable?
-Que no me quería despertar.
-¿Por qué no?
-Porque el sueño era muy lindo.
-¿Y qué soñabas?
-Que era verano y hacía calor.
-Pero es que es verano, y hace calor.
-Entonces ¿será que no estaría soñando?
-...¿?
- ¡¿O será que no me desperté?!!
- Y... no sé...
-¡Pero entonces estoy soñando con vos!
- Capaz que sí...
-¡¡¡Despertame, despertame!!! ¡¡¡Tengo una pesadilla!!!


No sé si les habrá gustado este post, pero los que sí les van a gustar son todos los perritos y gatitos que uno puede adoptar en mi facebook.


Un beso y hasta el próximo sábado. Graciela.

sábado, 30 de enero de 2021

Una lejana confesión

Hoy les presento algo que escribí hace muuuuuchos años. A veces me asombra su vigencia.



Estaciones.
 Por Graciela L. Argüello.
            Antes, cuando amaba, el verano era mi amigo. Cuando yo misma me sentía sol, y risa y luz, las largas jornadas del estío, líbres y mías, me parecían lo perfecto. Y andar, sin sueño, por las noches de calor, abrazada por la luna, y cobijada en el rocío, dejaba tan atrás mis tristezas, que casi podía creer que no habían sido nunca.
Y estaba el que yo amaba, ardientemente alerta a cada retazo de posible desnudez; y estar juntos, leves de ropa, liberaba para nuestras manos tantas sendas al amor y a la caricia, que el invierno con sus fríos, se nos antojaba un ladrón, un enemigo, que limitaba largamente los contactos, y los juegos piel a piel.
            Por eso amaba el verano, como amaba al olvidado, que también me olvidó. Hoy que ya no escucho su voz acariciando mi oído, y que he extraviado en un remoto pasado las palabras del amor, hoy que ya no vibra a mi lado el susurro grave y tierno de un hombre enamorado; hoy, que estoy sola, y algo triste, es el invierno mi aliado.
Porque la brevedad de sus días me regresa prontamente a la quietud de la almohada, donde recupero en sueños algo de todo lo perdido. De lo que ya no es. De lo que no será.
            Porque cuando me ciño el abrigo, por un instante creo que esa tibieza tiene algo de humano, y entre toda esta soledad, es lo que más se parece a un abrazo.
Porque caminar el frío consuela casi tanto como una voz querida.
          Y porque hoy, pese a lo mucho que me gustó el verano, caminar por sus atardeceres, sin una mano en mi talle, con los brazos al aire y las piernas desnudas, me hace sentir como un ave sin nido, o una carta sin destino. Porque en la noche estrellada, con el cabello suelto, y con los pies descalzos, todo me desprotege, y estar sola me duele.
Me miro al espejo, y me reconozco tan frágilmente expuesta, sin otra piel a mano, sin un hombro potente, albergando mi frente, sin roces, sin miradas, que me aturde el calor, y me asustan los trinos, y me espanta la enormidad de la tarde infinita. Y como ayer esperaba el verano, hoy me refugio en el frío, que me seda las ansias, y me aísla en abrigos, y apuntala mi pequeñez dentro de tanta ropa, que hasta me olvido de llorar las distancias, porque, por fin, casi ni puedo ver cómo crece el vacío de mi cuerpo aterido…
8-1-1992.



No sé si les habrá gustado este post, pero los que sí les van a gustar son todos los perritos y gatitos que uno puede adoptar en esta página.

Un beso y hasta el próximo sábado. Graciela




 

sábado, 23 de enero de 2021

Invitación especial

Hoy se me ha ocurrido que en mi otro blog, el profesional, que seguramente ya conocen, porque cada tanto los mando para allá; hay toda una categoría que les puede llegar a parecer divertida. Por eso les dejo el link, para que vayan a amenizar la lectura. Se trata de Anécdotas geológicas, pero que pueden entenderse aun sin conocimientos previos. Al menos casi todas. 
No sé si les parecerán tan graciosas como a mí, pero los que sí les van a gustar son todos los perritos y gatitos que se pueden adoptar en esta página.
 

Un beso y hasta el próximo sábado. Graciela

sábado, 16 de enero de 2021

Nuevas ocupaciones.

Por lo que se escucha en los noticieros, parece que hay nuevos oficios, o algo parecido. Veamos los hechos concretos:
Hace casi un año, cuando ocurrió un accidente de tránsito, el movilero de un canal dijo estas exactas palabras:
-..."la unidad de la línea ERSA fue la encargada de chocar con el otro colectivo..."
Por eso digo que surge un nuevo oficio, algo así como "chocador por encargo". 
Porque eso parece surgir de lo que dijo el periodista.
Y cabe preguntarse:
¿Quién encargó el choque, y por qué oscuros motivos?
¿Cuánto costará encargar un choque?
¿Se pagará con tarjeta bancaria, o serán transacciones en negro sin deducción de los impuestos?
¿Habrá líneas de créditos para pagar en cuotas?
¿O será un trabajo vocacional y ad honorem?
No son preguntas menores, aunque una sola podría reemplazarlas todas: ¿dónde aprendió a expresarse ese movilero?
¡Porque mirá que decir que un colectivo es el encargado de chocar a otro!!!  
Pero si hay algo que debemos encargar es la adopción de Joaquín, que más actitud no puede tener, como verán en la foto.
Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela.

sábado, 9 de enero de 2021

Adoptar una mascota

A ver si nos entendemos:


Hace ya varios años subí este post en Facebook, y quiero compartirlo una vez más, por este medio, porque sigo pensando igual.
 
Una adopción es un compromiso por TODO el tiempo de vida del adoptado y/o del adoptante.
  • NO ES hasta que el nene se canse de jugar con él.
  • NO ES hasta que el cachorro crezca y deje de parecer un peluchito.
  • NO ES "mientras me alcance la plata".:
  • NO ES hasta la próxima mudanza de casa.
  • NO ES hasta que rompa el primer par de zapatillas, o lo que sea.
  • NO ES "hasta que me canse de cuidarlo"
  • NO ES "hasta que me regalen uno de raza".
  • NO ES hasta que se enferme.
  • NO ES hasta que se ponga viejo y empiece a dar trabajo
  • NO ES hasta que el o la adoptante consiga novi@.
  • NO ES hasta que el adoptante se pelee con la pareja o la familia y ya no tenga quien le ayude a hacerse cargo del cuidado.
  • NO ES hasta que- si es hembra- quede preñada por la irresponsabilidad de no castrarla.
  • NO ES hasta que se pierda "total adopto otro".
  • NO ES "hasta que me embarace"
  • NO ES hasta que el adoptante que antes se aburría, consiga trabajo.
REPITO, ¡¡¡UNA ADOPCIÓN ES PARA SIEMPRE!!!

Un abrazo y hasta el sábado próximo. Busquen en Internet, hay cientos de páginas con animalitos en adopción, en cada ciudad del mundo. No dejen de adoptar, porque las vidas de adoptante y adoptado cambian siempre para mejor. Claro que eso ocurre asumiendo que el adoptante merece adoptar...Graciela.