Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 13 de septiembre de 2014

Otro para relax.

              
     

Si me quiero relajar, les dejo el trabajo a ustedes, ya lo saben, un nanocuento y los dejo pensando.
Son seis palabras, a partir de las cuales deben imaginar cuál es la historia oculta en ellas.


INSINUACIÓN.

No lo amenazo, caballero, insinúo consecuencias. 

Y puestos a insinuar, qué tal si les insinúo que adopten a Alelí, porque si no... 
 
Nos vemos el sábado próximo. Un abrazo. Graciela.



sábado, 6 de septiembre de 2014

Maestros eran los de antes.


Cuando uno trae una anécdota a la memoria, se desata toda una catarata de recuerdos relacionados con ella, y así es que aproximándose el día del maestro, no pude menos que pensar en la Clory, que era de los docentes con autoridad, ésos de hace más de cincuenta años.
Por ese entonces, yo no asistía a la escuela en que ella era la directora porque era una escuela para varones, y de travestis ni se hablaba por entonces.
Pero cuando la Clory organizaba paseos culturales o científicos con los alumnos de su escuela (a la que sí asistían mis dos hermanos), con muy buen criterio, mandaba una justificación de inasistencia a mi escuela de monjas, y me llevaba en cambio con ella, para abrirme la mente a otros desafíos.
Recuerdo con cariño uno de esos paseos, que fue al Observatorio Astronómico de Córdoba, por todo lo que incentivó mi curiosidad y por cuánto me abrió la mente...pero hoy quiero contarles una anécdota particular que tuvo lugar en ese paseo, y que habla de quién era la Clory.  
Recuerdo que había llevado a los tres sextos grados, (unos 120 alumnos) y a nosotros tres, los colados, que éramos mucho más chicos y andaríamos por los primeros grados.
Lo cierto es que una vez llegados los colectivos con los alumnos al lugar, ella pasó directamente a la oficina de administración a organizar algunas cosas, y todos nosotros, los chicos, tomamos un recreo en el parque que rodea el Observatorio mismo.
El parque se convirtió instantáneamente en un caos, con todos los más de cien niños (nosotros  tres incluidos) corriendo y gritando por todo el predio, e ignorando totalmente los vanos esfuerzos de las tres maestras de grado que trataban de organizarnos a grito pelado.
Ellas gritaban y nosotros gritábamos más fuerte. Ellas corrían detrás de unos, y nos escapábamos los demás, ¡un lío de órdago! 
Yo estaba, como todos, descontrolada y a los gritos, cuando de pronto, sentí un silencio ominoso, y vi cómo todos los alumnos se iban contagiando de una milagrosa disciplina, que los llevaba como zombies, a colocarse, sin ninguna orden explícita emanada de nadie, en fila, cada uno detrás de su maestra. Hasta tomaron distancia, según la posición que por entonces se estilaba, en que cada uno colocaba la mano con el brazo extendido sobre el hombro del anterior.
En no más que unos segundos, todos pasaron a ser como obedientes corderitos, más buenos que Lassie.
Entonces me volví para intentar entender la causa del milagro, y allí, en la puerta que daba acceso al parque, silenciosa, con expresión hierática, y las manos cruzadas en la espalda, se veía la imponente figura de mi madre, la Clory, que sin emitir sonido, con su sola presencia dominó toda la situación en cuestión de minutos.
Y así la recuerdo, como una enorme figura, por la sola magia de su carácter y personalidad, ya que después, cuando adolescente caí en la cuenta de que en realidad la Clory era bastante más baja que yo, aunque no fuera tan magra. Pero lo que tenía de rotunda era su presencia, su seguridad, y todo su continente y actitud.
Y actitud es lo que le sobra a Alelí, a quien deberíam correr a adoptar ya mismo.

Un abrazo, y nos vemos el sábado próximo. Graciela. 

sábado, 30 de agosto de 2014

Los dichos de Capitanich

 
Después de una exhaustiva investigación periodística provocada por los incalificables dichos del vocero oficial del gobierno, se ha llegado a conocer que las próximas declaraciones que estaría preparando el impresentable susodicho, serían las siguientes:
  • La Tierra es plana en realidad, pero durante años se ha conspirado para difundir lo contrario, a los solos fines de desestabilizar al gobierno, desacreditando sus planes de educación.
  • La ley de la Gravedad Universal es una maniobra especulativa de la oposición política que pretende instalar la frase "caída del poder adquisitivo".
  • La rotación de la Tierra es una premisa falsa con la que se pretende justificar los oscurecimientos cíclicos provocados por la oposición destituyente.
  • La santificación de "Él" viene demorada en el Vaticano por oscuros manejos del Grupo Clarín.
  • La santificación de "Ella" es inminente.  
Por el momento, el listado anterior constituye solamente un trascendido de fuentes confiables, ruego al público que me avise a medida que el muchacho vaya efectivamente liberando esas afirmaciones, para acceder al crédito por mis predicciones.
Y ahora mi predicción es que alguien será muy feliz si se atreve a adoptar a Cachito.

Un abrazo y hasta la semana próxima. 
P.S.: no me hago responsable de la mirada alienada en la foto que ilustra el post, ya que ha sido tomada de este sitio.

sábado, 23 de agosto de 2014

¡Otra vez mostré la hilacha!

Hoy vengo con otra confesión de ésas que me hacen poner colorada (aunque no tanto), y que, como casi siempre, se relaciona con mi gula insaciable. (¡Menos mal que no engordo, si no ya estaría reventando! )
Y como es costumbre también, compartieron el momento Pulpo y Dayana, que pueden atestiguar que no miento.
Esto fue cuando me trajeron una torta de chocolate, dulce de leche, cerezas y crema chantilly (y sí, me conocen bien los chicos) no recuerdo con qué motivo, y por supuesto yo serví tres generosas porciones (total el resto de la torta quedaba en casa, jejeje).
Mientras Pulpo y yo dábamos cuenta de nuestras porciones, Dayana apenas probó la suya (yo ya sé que siempre me pasa lo que deja, por eso sus porciones son extra large, ;D) y extendió su plato en mi dirección diciendo:
-Es demasiado dulce, ¿la querés vos?
Y yo, haciendo un chiste ya tradicional, contesté:
-Y bueno, si no hay más remedio, tendré que hacer el sacrificio...
Pero esta vez, Guille me salió al cruce, estirando la mano hacia el plato en donación, y diciendo:
-No, si es tanto sacrificio dejamelo a mí.
No alcanzó a decirlo, que yo ya me había arrojado por sobre la mesa en pos del plato, estirando ambas manos en un gesto totalmente espontáneo de protección hacia MI prometida porción.
Fue hacerlo y darme cuenta de que el amague del Pulpo había sido una broma, rematada por tremendas carcajadas y la observación final:
-¡Che, parecías un perro defendiendo un hueso!!!!
Y sí, fue tal cual. 
No paro de mostrar la hilacha cuando de cosas ricas se trata.
Demostré ser menos adoptable que Cachito,  que vuelve a pedir un hogar, y que no haría esos papelones si llegaran a adoptarlo, les garantizo.
Un beso y hasta el próximo sábado, Graciela. 

sábado, 16 de agosto de 2014

Cosas de mi madre...

Les he contado ya que mi madre, la Clory, era todo un personaje.
Cuando ya era muy mayor, no había perdido, no obstante, su carácter y su intención de salirse siempre con la suya. Y esta anécdota que recuerdo la pinta entera, a ella y su obstinación en tener siempre la última palabra.
Esto sucedió en sus últimos meses de vida, cuando dependía de otros para determinados cuidados, y a mí me tocaba acompañarla los domingos cuando las empleadas permanentes tenían el día libre.
Cada vez que yo pasaba el día en su casa, ella se hacía un deber reprenderme por algo, como para dejar en claro que seguía estando a cargo del timón.
Una tarde, no teniendo otra cosa en la que enfocarse, me recriminó el color del esmalte de las uñas. Convengamos que yo no le tengo miedo a salirme de la norma, y ese día mis uñas ostentaban un color turquesa si mal no recuerdo, o algo similar.
Y éste fue el diálogo resultante de tan nimio detalle:
-¡¿Cómo te vas a pintar las uñas de ese color?!
- ¿Por qué no, si me gusta, y hace juego con mi ropa?
- ¡Pero no es un color aceptable para las uñas!
-¿Y el rojo sí?
-¡Claro. el rojo sí!
- Bueno, Clorita querida, te diré que el rojo TAMPOCO es el color natural de las uñas, así que es tan absurdo como el turquesa, si vamos al caso.
Este argumento la dejó callada por unos minutos, hasta que volvió por sus fueros con esta pregunta matadora:
- Y decime, ¿ese color no te hace doler los dedos?
¿No les dije que cuando la Clory quería tener la última palabra, la tendría, al costo que fuera? Pues ya lo ven.
Y ahora la última palabra que quiero tener es ¡¡¡¡Adopten a Alelí, por favor!!!!!
Un beso y nos vemos el próximo sábado. Graciela.

sábado, 9 de agosto de 2014

¿Me lo explicaría mejor, por favor?

                                         


Comunicadores sociales, ¡los amo!!!!
Porque siempre me están dando inspiración para los posts, con sus barrabasadas.
Hoy copio textualmente lo que escuché con motivo de uno de los tantos fines de semana prolongados por la irrupción de algún feriado en el medio.
La información para el público era la siguiente:
La actividad comercial para el feriado largo será normal, salvo que hoy los negocios estarán cerrados, y mañana probablemente atiendan solamente medio día. (sic)
O sea, pasando en limpio, de normal, nada. ¿No les parece?
Y eso me permite hacer un paralelo con otra realidad. 
Ésta es una "década ganada" según ciertos comunicadores sociales, y se me ocurre que siguiendo la misma lógica del caso anterior, podrían muy bien decir: 
Ésta es una década ganada, salvo que muchas veces no tenemos agua ni luz, el transporte es una vergüenza, los impuestos son usurarios, la justicia provoca náuseas, la inseguridad ha llegado a extremos, la inflación es un flagelo, la educación está en crisis y la población se ha dividido como si viviera una guerra... 
Y otra vez, pasando en limpio: "década ganada, sí ¡juá!"
Y podría culminar mi post agregando ¡Que la inocencia les valga!, si fuera el día de los Santos Inocentes.
Pero para terminar con una buena noticia,  les recuerdo que todavía tenemos el ofertón de un super super perro que se puede adoptar aquí mismo, y es Tolón.

Un abrazo y nos vemos el sábado próximo. Graciela.
La imagen que ilustra el post es de Wikipedia.

sábado, 2 de agosto de 2014

Vacaciones de invierno= nanocuento


No pretendo engañarlos, ustedes ya saben que cuando estoy más ocupada en disfrutar que en sentarme ante la compu, recurro a los nanocuentos, que ustedes mismos deben interpretar o reinventar.
Yo sólo les agrego: alégrense por mí porque la estoy pasando bomba...


NANOCUENTOS.

Al llegar al décimo nanocuento, respiró. 



Pero aunque no quiera perder ni un segundo, pedir un hogar para Alelí, no deja de ser una prioridad. Nos vemos el próximo sábado. Un abrazo. Graciela.