Bartimeo, Federico Alfonso y Elvira Inés, los ángeles del blog.

Me gusta

sábado, 17 de abril de 2021

Recetas de Chichita T.Askeaba


(Antes de leer este post, les aseguro que les conviene ir a leer una explicación sobre el tema, no vaya a ser que confundan lo que es humor con una receta viable. Si no hacen caso de esta advertencia, es por su exclusiva responsabilidad).

Capítulo 2: Una sopa heterodoxa.

Hoy les presento un plato económico pero vistoso que si no los mata va a fortalecerlos, como dice el conocido refrán.
Ingredientes:
Seleccione todo lo que encuentre en la alacena y con lo cual no tenga idea de qué puede hacer. Cerciórese de que no estén vencidos desde hace un par de años, y si usted es de mezclar las cosas y guardarlas en cualquier parte, no incluya nada que tenga una etiqueta con dos huesos cruzados y una calavera. Tampoco use nada que tenga un rótulo que termine en "icida", es decir cosas como insecticida, cucarachicida, fungicida, callicida, o plaguicida. 
Todo lo demás puede o no usarlo según su propio criterio. Yo no pongo nada que no pueda cortar con maza y punzón, porque muy astutamente asumo que tal vez no se disolverá bien.
Procedimiento:
Tome una olla de tamaño apropiado para el rejunte que haya hecho previamente en la despensa, y póngale agua en la cantidad que le parezca.
Hierva el agua con sal, pimienta, y los yuyos que tenga a mano. Cuando la cosa esté en ebullición, ponga adentro todo lo que encontró antes, ya sea cortado, molido, en polvo, o como su inspiración le mande. 
Vaya viendo cómo evoluciona el tema, procurando sacar todo del fuego antes de que sea muuuuyyy sancocho, pero no antes de que el agua haya tomado algún color, porque dicen que las comidas deben incluir muchos colores. Pero en lo posible, no use para colorear ni maquillajes, ni tintura del pelo, ni restos de esmaltes o acuarelas. 
Puede servirse con queso rallado o con esos cachitos de pan frito que vaya a saber cómo se llaman.
Precaución final:
Puede elegir como piloto de pruebas al o la vecina que más deteste, por las dudas, no vaya a ser que se le intoxique alguien que usted más o menos aprecie, como los miembros de su propia familia, por citar un posible ejemplo.
Si el invitado sobrevive, ya puede servirlo en su propia mesa, y marcar la receta como segura.

No sé si les habrá gustado este post,  con el que sólo quise arrancarles una sonrisa, pero los que sí les van a gustar son todos los perritos y gatitos que uno puede adoptar en esta página.


Un beso y hasta el próximo sábado. Graciela.


sábado, 10 de abril de 2021

Hoy la traducción prometida.


 

La semana pasada comencé a escribir un cuento en alemán, titulado Locas Aventuras, lo que en sí mismo es ya una loca aventura. Hoy les traigo la traducción al castellano de lo que comencé escribiendo como un ejercicio para mejorar mi manejo del idioma y terminó siendo este cuento, que por su longitud iré subiendo de a poco en sucesivos posts. Agradezco las correcciones de mi profesora del Curso de Conversación, Beatriz Röhl y también su inspiración, ya que todo comenzó como una tarea para el hogar, que yo convertí en una larga narración, en lugar de oraciones para practicar los diversos casos gramaticales.

Y acá la traducción finalmente:

Locas Aventuras

Por Graciela L.Argüello

Capítulo 1: Rudolph

El hombre era verdaderamente extraño, o mejor todavía: era ridículo.

No era ni joven ni viejo. Quizás tendría 50 años de edad. ¿O debería decir  50 años de juventud? Porque era tan pequeño, divertido y vivaz. Casi parecía un duende, y siempre sonreía..

Debido a su vestimenta, en realidad parecía disfrazado.

El pantalón era rojo, y la vistosa camisa tenía estampadas tanto flores multicolores como perritos blancos y negros, en una rara mezcla.

Su cara era redonda y amistosa. Era un hombre simpático y se llamaba Rudolph, exactamente como el reno de la nariz colorada.

Conocí a Rudolph  de modo totalmente casual. O quizás no. Ahora creo que nuestro encuentro era una cuestión del destino. Lo creo porque en el futuro tendríamos juntos tantas divertidas y locas aventuras...

Continuará...

No sé si les habrá gustado este post, pero los que sí les van a gustar son todos los perritos y gatitos que uno puede adoptar en esta página.

 



 
Un beso y hasta el próximo sábado. Graciela.

 

 

sábado, 3 de abril de 2021

Verrückte Abenteuer


Hoy comienzo una nueva narración por entregas. Agradezco a Beatriz Röhl las correcciones de los errores propios de quien escribe en un idioma distinto al materno. La próxima semana estará este primer trozo del cuento traducido al español.

Heute, beginne ich eine neue Erzhälung. Ich danke Beatriz Röhl für die Sprache Korrecturen. Ich
werde diese Post nächste Samstag im Spanish übertsetzen.

Verrückte Abenteuer

Von Graciela L.Argüello

Kapitel 1

Der Mann war wirklich komisch, oder noch besser: er war lächerlich.

Er war weder alt noch jung. Vielleicht war er fünfzig Jahre alt. Oder sollte ich „fünfzig Jahre jung“ sagen? Weil er so klein, lustig and lebendig war. Er sieht fast wie ein Kobold aus, und lächelte immer.

Wegen seiner Kleidung, schien er eigentlich verkleidet.

Die Hose war rot und das bunte Hemd zeigte farbige Blumen und weiβe und schwarze Hündchen zur  gleichen Zeit.

Sein Gesicht war rund und freundlich. Er war ein sympathischer Mann und sein Name war Rudolph, genau wie der Name des Rens mit der roten Nase.

Ich hate Rudolph ganz zufällig kennen gelernt. Oder vielleicht nicht. Ich glaube jetzt daβ unser Treffen vom Schicksal bestimmt wurde. Ich denke das, weil wir so viele lustige und verrückte Abenteuer zusammen in der Zukunft hätten.

 

....Fortsetzung folgt.

 

No sé si les habrá gustado este post, pero los que sí les van a gustar son todos los perritos y gatitos que uno puede adoptar en esta página.



 
Un beso y hasta el próximo sábado. Graciela.