Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

Me gusta

sábado, 21 de julio de 2018

Lo dijo el Doctor.

Todos tenemos nuestro momento de sublime pelot estupidez, pero algunas son de antología, como lo que dijo hace mucho tiempo el Doctor:

A los diabéticos no les venden más los remedios para diabéticos si no son diabéticos. (sic)
No sé a ustedes pero a mí el mensaje me confunde.
¿Cuáles son los diabéticos que no son diabéticos?
¿Les hará mal quedarse sin remedios para diabéticos si no son diabéticos?
¿Les convendrá volverse diabéticos para que les den  los remedios para diabéticos?
¡Ayúdenme, please! ¡Les juro que no entiendo!

Pero lo que sí entiendo es que tenemos un adorable angelito llamado  Bubu que necesita un hogar.
Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela.
P.S.: La imagen que ilustra el post es de este sitio.

sábado, 14 de julio de 2018

¡Once años ya!

Es modesto, sí.
Es casi desconocido, sí.
¡¡¡Pero sobrevive!!!!
Estoy hablando de este humilde blogcito mío que desde siempre se ha mantenido recatadito pero persistente.
Y ya lleva once años.
 Recuerdo que por la época en que empecé este camino, a instancias del Pulpo, que me descubrió la blogosfera a partir de su espacio "Atención viandante", lo hice desde la más total ignorancia, y sobre el camino fui aprendiendo a bloguear.
En aquel momento, el blog del Pulpo era un boom, y tener un link en su página era un modo más que expeditivo de dar a conocer otros espacios. Pero en esos días, para incentivarme, él me desafió diciendo:
-"Sólo te lo voy a linkear cuando hayas posteado durante seis meses de manera más o menos regular, para demostrar que sos de verdad una blogger"
Y aquí estoy, cumpliendo los primeros once años de "¿Y si hubiera una vez?". Ya saben los que me quieran "mojar la oreja".
Y por otra parte llevo también más o menos el mismo tiempo, presentándoles aquí mascotas adoptables. Hoy les presento a Bubu.
Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela.

sábado, 7 de julio de 2018

Sí, seguramente....

Los que habitualmente pasan por el blog saben ya de mi costumbre de trabajar con el televisor encendido a mi derecha, de modo que escucho en un segundo plano, y paro la oreja cuando algo parece merecerlo. En determinados horarios es, en cambio, la radio la que me acompaña como sonido ambiental. 
Y siempre tengo mi libretita de notas al lado de la compu, porque tanto en la tele como en la radio, he descubierto sendos yacimientos de estupideces inspiradoras de posts para la categoría "Ya vai a vé". 
Ocasionalmente, también escucho noticias que ameritan comentarios de mi parte, aquí o en face, cuando no directamente posts de eventos geológicos en Locos por la Geología.
Esta vez encontré en mi libreta la respuesta de una vedette, aunque lamentablemente no registré quién era, a la que se le preguntó si era posible que firmara tal o cual contrato, y respondió muy suelta de cuerpo:
"-Y sí, capazmente".

Y ahora yo puedo afirmar que no "capazmente", sino seguramente, esta señorita perdió una oportunidad invalorable de  dejar en reposo sus cuerdas vocales, permitiéndonos suponer que algunas de sus neuronas están conectadas, más allá del escaso provecho que resulte de las mencionadas conexiones.
Pero no, no pudo con el genio y destruyó un saludable silencio para emitir lo que fue "sindudamente" una estupidez grande como una catedral.
Para pasar el mal trago, por favor díganme que están "ahoramismamente" listos para adoptar a
Joaquín. Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela. 
 

sábado, 30 de junio de 2018

Un nanocuento más.



Ya en plena preparación para las vacaciones de invierno, un post cortito. A ver qué interpretan en este cuento en seis palabras.

PARTIDA

Me despediré sin llantos. Morirá mañana.

Quien en cambio les dará un amor inmortal es Angelito a quien pueden adoptar dejando un comentario aquí.
Un abrazo y nos vemos el próximo sábado. Graciela.

sábado, 23 de junio de 2018

Un capítulo más de "Un dios para cada uno".

Ya voy llegando a los capítulos finales de mi libro "Un dios para cada uno", que pueden leer desde el principio en la etiqueta homónima de este blog. Hoy el Capítulo 18.


Capítulo 18

El Amigo.

Este dios ha dejado los preceptos y olvidado los tabúes. Es un dios divertido y juvenil, compinche y comprensivo. Muy capaz de bancarse sin enojos mis enojos,  como yo bancaré los suyos con paciencia. Este dios tiene conceptos y escalas de valores que se parecen sospechosamente a los míos, lo que nos hace querernos mutuamente sin esfuerzo ni mérito particular. No es un dios que solicite reverencias, ni liturgias, ni obediencia. Es un dios que se entretiene con mis cuestionamientos, y no se molesta en lo más mínimo, con mis papelones. No es un dios controlador, no es una guía, no da instrucciones, ni hace promesas.  Pero está ahí, me permite mojar su túnica con mis lágrimas, sin esgrimir ese estúpido argumentó de la resignación cristiana.
Cuando estoy de verdad triste y de verdad solitaria, no me habla de su divina voluntad ni otras paparruchadas; sólo me pone su mano en el hombro y me deja licuar todo el dolor hasta que ya no me hace falta su caricia en el pelo, y entonces, recién entonces, me recrimina sin fastidio que me haya regodeado en la auto compasión, me clava un codazo en las costillas, y me encarga una tarea bien idiota que me ocupe las manos y me aletargue la mente.
Este dios es piola, bien canchero, y me conoce a fondo. Se ocupa de mí de una manera tan personalizada, con tan absoluta dedicación a mi anodina persona, que vengo a caer  en la cuenta de que al fin y al cabo no existe. Ningún dios sería tan poco serio, como para caminar a mi lado bajo la lluvia, escuchando mis interiores monólogos en esas frescas tardes del otoño, cuando se me alborotan las nostalgias y pienso en los amores que no pudieron ser, o en los que son pero están lejos o ya no están.
Ningún dios estaría tampoco tan desocupado como para salir a festejar conmigo bajo las estrellas del verano, la estúpida obstinación de perseguir un sueño, y creerlo al alcance de la mano.
Es así, pues, que volví a confundir a dios con otra cosa, con una forma de amor, con un afecto, con un modo de querer, que tiene mucho menos de divino que de profundamente humano.
Y allá voy otra vez, buscando a dios, que quizás hasta existe, pero a mí se me niega persistentemente. 

Pero el amor que nunca se niega es el de Joaquín, que espera tener una familia alguna vez. Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela.

sábado, 16 de junio de 2018

Así habló el diputado.

El diputado Olmedo es un personaje, no cabe duda, pero hace un año, refiriéndose a sus proyectos, señaló que era partidario de la pena de muerte, pero solamente en ciertas situaciones, por ejemplo, en casos de "femicidio seguido de muerte".
Ahora bien, un femicidio, ¿de qué otra cosa podría ser seguido? ¿De una resurrección? ¿De una muerte temporaria? Porque si no hay muerte, tampoco hay femicidio, señor diputado. El sufijo "cidio" procede de la raíz cid, que quiere decir específicamente cortar de raíz o matar.
En todo el diccionario sólo habría una excepción, para el neologismo "hemicidio" que significa ataque o violencia ejercida sobre alguien al que se deja "medio muerto".
En los restantes casos, la muerte es inevitable, de modo que hablar de femicidio seguido de muerte es una estupidez lisa y llana.
Como estupidez sería dejar pasar la oportunidad de adoptar a Gigi. Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela.
P.S.: La foto que ilustra el post es de este sitio

sábado, 9 de junio de 2018

¡Feliz cumpleaños...a mí!

¿Vale desearse Feliz cumpleaños a uno mismo?
¿Y si no es el propio cumple sino el de su propio blog? Porque hoy, mi blog profesional "Locos por la Geología", cumple sus primeros nueve añitos. 
Y como han sido nueve años llenos de pequeñas alegrías, logros y distinciones, no puedo menos que compartir mi felicidad con ustedes, que me vienen acompañando pacientemente en este modestísimo blog sin tanta notoriedad, aunque sea un par de añitos más viejo. 
Por eso, junto con Gigi, que espera un hogar, nos vamos cantando "¡¡¡Que los cumplas feliz!!!"