Bartimeo, Federico Alfonso y Elvira Inés, los ángeles del blog.

sábado, 26 de noviembre de 2022

Capítulo 5 del libro de Chichita

En primer lugar, notarán que he hecho los deberes y fui a ver qué número de capítulo sigue en el libro de Cocina de Chichita T. Askeaba, cosa que no hice las dos veces anteriores. Todo un mérito, ¿verdad?
Aunque, claro, eso no tiene por qué significar que me tome más en serio la cocina que antes, sino todo lo contrario.
Simplemente necesitaba hacer tiempo antes de inventar alguna receta. :D
Bueno, ya está, basta de procrastinación, y al libro.

Capítulo 5 del libro de Recetas de Chichita T. Askeaba
 
Este capítulo será en realidad una declaración de principios, antes que un atentado contra el paladar como fueron los anteriores.
En este caso es también una declaración de guerra. Guerra a los nutricionistas.
Porque ¿quiénes se creen que son esos tipos para decirme qué me conviene comer y qué no?
¿Quién les ha dado permiso para cuestionarme la alacena, la lista de compras, o el contenido de mi heladera?
Y ¿cuál es su grado de coherencia?
Porque a lo largo de mi prolongada vida, he visto ensalzar y defenestrar alternativamente a casi todos los elementos que constituyen una dieta medianamente moderna. No estoy hablando de filetes de brontosaurio ni de tubérculos perdidos en la niebla de los tiempos. Estoy hablando de ingredientes que en el término de pocos años conocieron la gloria y el oprobio.
Veamos a la papa, alimento que goza de mi más selecta predilección, les aclaro. Fue por siglos el ingrediente central de las comidas. Por abundante, versátil y barata, se consumió en miles de formas por miles de años, hasta que algún idiota la incluyó en las 4 P que estaban prohibidas en las "dietas saludables", y que si mal no recuerdo eran Papa, Pan, Pastas y Postres.
¡¿Cómo se atrevieron a meterse con las mejores cosas que puede un ser humano consumir?! 
¿Por qué no prohibieron jamás las algas, el brócoli o la rúcula eh?
Pero, después de años de hablar pestes de la papa, resulta que no hace mucho la redescubrieron como lo que es: un manjar que pueden compartir por igual ricos y plebeyos.
¿O no se relamen todos ante un plato de papas fritas, unas croquetas de papa, un panchito adornado con papas pai, una montaña de papas noisette, o un simple purecito con leche y manteca? ¿Quién puede resistirse a las arañitas o al pastel de papas?
Y si hablamos de las grasas, ¿recuerdan que mencionarlas era pecado venial y consumirlas pecado mortal, o crimen de lesa humanidad?
¿Acaso no vieron a miles de alienados retirando la grasita del asado, que de paso sea dicho es lo más rico que un asado tiene.? Eso nunca funcionó conmigo. Yo del pollo como la piel crocante y con mucha grasita, y jamás permito que me vendan carnes magras. Y resultó ser que esta pecadora, a la que todos miraban con asco, era una visionaria. Porque ahora se dice que las grasas son desde inofensivas hasta necesarias, según quién las reivindique en este momento.
Porque en este último par de años, los villanos son los carbohidratos, o sea básicamente las harinas.
Pero, no, no, no, a mí nunca me agarraron antes, no me van a agarrar ahora. Si ya sé que dentro de unos años van a decir todo lo contrario. Por las dudas, las voy disfrutando desde ya. 
Y ustedes, nutricionistas, amigos bienintencionados y envidiosos varios, ¡no me jodan! Si a mí me encanta comer papas fritas revueltas con panceta, huevo y salchichas alemanas, déjenme en paz, y no me aleccionen mientras mascan su zanahoria o su cabito de apio. Y si eso no me ha engordado un gramo en toda una vida de consumo, no me amenacen ahora con que perderé la línea.
He dicho.  
Un abrazo y hasta el próximo sábado. Espérenme con la noticia de que le dieron hogar a un perrito o gatito de la calle, ¿les gusta la idea? Graciela.
P.S.: Recuerden que cualquier cosa que quieran usar de este blog debe incluir la  mención de la fuente, porque todo en él tiene protección de propiedad intelectual.
Sólo los memes, de los que también soy autora, son de libre uso. Para compartirlos deben hacer click en la propia imagen y allí está la opción share.
 

sábado, 19 de noviembre de 2022

Las bodas de azúcar

Otra vez, con este tema de los aniversarios. Hoy hablaremos del sexto año, al que le corresponde- según la tradición oral- el símbolo del azúcar.
¿Y por qué se designan con ese nombre seis años de convivencia?
¿Será tal vez porque uno ya está totalmente empalagado y desesperadamente en búsqueda de un trago de algo fresco?
¿Por el alto riesgo de coma diabético?
¿Porque el azúcar engorda pero no alimenta, como seis años de matrimonio?
¿Porque pese a todas sus contras, todavía tiene su mercado?
¿Porque tanto en el matrimonio como en la zafra de la caña de azúcar, hay más sacrificio que beneficio, pero que hace falta, hace falta?
¿O porque es el azúcar un ingrediente principal (según creo en mi ignorancia culinaria) para todas las bolud menudencias con que suelen adornarse precisamente las tortas de casamiento?
Puede ser también porque después de seis años de aguante, uno merece un poco de azúcar como compensación o premio consuelo.
O tal vez se deba a que pese a tener mala prensa, como el azúcar, algunos siguen enganchados sin remedio, también como con el azúcar.

Un abrazo y hasta el próximo sábado. Espérenme con la noticia de que le dieron hogar a un perrito o gatito de la calle, ¿les gusta la idea? Graciela.
P.S.: Recuerden que cualquier cosa que quieran usar de este blogdebe incluir la  mención de la fuente, porque todo en él tiene protección de propiedad intelectual.
Sólo los memes, de los que también soy autora, son de libre uso. Para compartirlos deben ingresar en el link del Meme Generator y allí está la opción share.
 

 

sábado, 12 de noviembre de 2022

Otro Meme

Ya les conté hace un tiempo que he descubierto el universo de los memes, y que generarlos me resulta muy entretenido, de modo que lentamente estoy compartiendo con ustedes los que voy produciendo.

Éste es el de hoy que tal vez algunos ya vieron en mi facebook.


from Imgflip Meme Generator
 
Y ahora los dejo, espero que sonriendo, mientras les recuerdo que hay miles de animalitos en la calle, esperando conseguir una familia. Adopten, no compren. El gatito de la foto no está en adopción, pero actúa de embajador de todos los callejeros porque tiene una conducta ejemplar y una enorme belleza, y alguna vez hace muchos años, encontró al fin la familia que lo merecía. Se llama Zidane y es una celebridad en su barrio.
Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela.P.S.: 

Recuerden que cualquier cosa que quieran usar de este blog debe incluir la  mención de la fuente, porque todo en él tiene protección de propiedad intelectual.
 
Sólo los memes, de los que también soy autora, son de libre uso. Para compartirlos deben hacer click en la propia imagen y allí está la opción share.

sábado, 5 de noviembre de 2022

Capítulo VIII de mi Autobiografía bizarra

Hoy sigo con un nuevo capítulo de estos recuerdos hilvanados en forma de autobiografía, sincera y real, pero contada con humor. Después de todo, ¿qué vida no tiene algunas aristas cómicas al mirarla en retrospectiva? 

AUTOBIOGRAFÍA BIZARRA
CAPÍTULO VIII: Recuerdos sueltos en una nebulosa
por Graciela L.Argüello.

Todos estos son apenas retacitos de recuerdos, porque son de hechos que tuvieron lugar antes de la mudanza desde la casa de la calle Santa Rosa, cosa que ocurrió cuando yo sólo tenía tres años, no sé si cumplidos o por cumplir, porque sé el año, pero no el mes en que dejamos ese domicilio, y mi cumple es casi al fin de cada año..
 
Lógicamente por ese motivo, no hay muchos detalles en lo que puedo contarles. Sólo se me han grabado pequeños fragmentos, por su fuerza emotiva tal vez, o por no sé qué caprichos de la memoria.
Recuerdo por ejemplo, largas siestas de verano, en que salíamos los tres hermanos y la Clory, a cazar mariposas por la vereda de nuestra casa. Hoy comprendo lo distinto que es el ambiente urbano en nuestros días, cuando ver una mariposa es una rareza, mientras que en mi infancia eran legión. Da pena pensarlo.

Y muchos años después supe que esa salida era un escape de una situación familiar que venía barranca abajo y que culminaría con la separación de mis padres, cuando yo tenía ya casi cuatro años.
Pero no adelantemos el argumento porque sería un auto-spoiling, valga el neologismo.

Otro de los retacitos de historia que mi memoria atesora, es el juego del afilador.
No sé qué efecto de fascinación ejerció sobre nosotros ese modesto oficio, pero era un juego recurrente entre los hermanos poner el triciclo patas arriba, para hacer girar la rueda en el aire remedando un poco el giro de la piedra de afilar, tocar una armónica de plástico y gritar "¡Afilador!".
Por turnos éramos el afilador o sus clientes, y pasábamos lo que hoy creo que eran horas, entretenidos de esa manera.   
A ver psiquiatras, ¿qué leen en esa fascinación colectiva? 
¿Habrá tenido que ver con el arcaísmo, que por ese entonces no era tal, de llamar "afilar" a la actividad de cortejo romántico?
¿Habrá tenido que ver con nuestro deseo de tener los cuchillos bien afilados, porque por ese entonces, siendo los tres  muy pequeños, nos daban unos cubiertos también chiquitos y sin filo, que nos causaban gran frustración, porque al final los adultos tenían que darnos la comida ya cortada? Eso era un atentado a nuestra dignidad, ya que los tres fuimos precoces- por no decir agrandados- desde siempre.
¿O habrá sido simplemente un homenaje a ese trabajador que nos parecía tan libre y peculiar, recorriendo las calles con una armónica, como una especie de músico ambulante con plus?
Nunca lo sabré, pero ése era uno de nuestros juegos favoritos.
 
Iba a contarles otros, pero ya se ha hecho largo el post. Será para el próximo capítulo.

Un abrazo y hasta el próximo sábado. Espérenme con la noticia de que le dieron hogar a un perrito o gatito de la calle, ¿les gusta la idea? Graciela.
La foto que ilustra el post es de Guille, tomada en un Parque de mariposas en USA.
P.S.: Recuerden que cualquier cosa que quieran usar de este blog debe incluir la  mención de la fuente, porque todo en él tiene protección de propiedad intelectual.
Sólo los memes, de los que también soy autora, son de libre uso. Para compartirlos deben ingresar en el link del Meme Generator y allí está la opción share.
 

sábado, 29 de octubre de 2022

Avanza el libro sobre las mujeres inteligentes (nosotras, bah)


Hoy sigo avanzando  con el libro "A propósito de mujeres y de otras contradicciones", pero les aclaro que debido a la longitud de cada capítulo, habré de dividirlos casi siempre en dos o tres entregas consecutivas.
Hoy comienzo con el capítulo 1 de la parte A, es decir la de las generalidades.


A PROPÓSITO DE MUJERES INTELIGENTES Y OTRAS CONTRADCCIONES

por Graciela L.Argüello

PARTE A. GENERALIZANDO
CAPÍTULO 1
El ama de casa. (Primera entrega)

Un poco porque empieza con A, un poco porque es (o fue) el rol femenino más tradicional, y un mucho porque casi ninguna mujer se salva de algún componente con delantal y plumero en su personalidad; he decidido empezar con esta versión, mi recuento de los tipos de HSSH (Homo Sapiens Sapiens Hembra)que conozco. De aquí en más repetiré a menudo esta sigla por las siguientes razones:
 
  1. Evitaré así repetir siempre el término mujer, matizando la lectura, por lo menos con la alternancia de nombres.
  2. HSSH tiene una letra menos que la palabra mujer, cosa que agradecen mis deditos tecleadores.
  3. No hay estudio científico que se precie en que no se creen algunas docenas de siglas, fundamentalmente para ahorrar trabajo, pero también para evitar en lo posible una lectura fácil, lo que atentaría contra la sensación de estar leyendo material muy serio e importante.
  4. Finalmente debo advertir al lector que cuando tropiece con la sigla, debe resistir estoicamente la tentación de traducirla como mujer, y leer en cambio homo sapiens sapiens hembra, o en su defecto hacheeseesehache. ¿Y eso cómo se hache? Ah, no sé. Practique.

Volviendo a la idea central, ¿qué es un ama de casa? Pues una especie de víctima de las circunstancias que tiende a convertirse en victimaria de sus circundantes. Porque es la clase de mina que intenta compartir generosamente la amargura de su vida con todos los demás. O sea una amargada y amargante emergente de un frasco de detergente, por definirla más o menos líricamente.
Alguien que ha perdido parte de su ego entre lamparones de grasa y fregoteos de inodoros. Una sobreviviente de parvas de calzoncillos lavados y toneladas de peladuras de papas.
Una cautiva de la plancha y el escobillón. El despojo de un ser humano, que ha pasado por años de cíclicos desmugrados, lustrados de vidrios, encerados de pisos, proezas culinarias, malabarismos económicos y alguna que otra menudencia no menos espeluznante.

Hasta aquí llegamos por hoy, pero no salten antes de tiempo, que hay muchas aclaraciones y sobre todo reivindicaciones para hacer en las próximas entregas de este mismo capítulo.  


Un abrazo y hasta el próximo sábado. Espérenme con la noticia de que le dieron hogar a un perrito o gatito de la calle, ¿les gusta la idea? Graciela.
 
 P.S.: Recuerden que cualquier cosa que quieran usar de este blog debe incluir la  mención de la fuente, porque todo en él tiene protección de propiedad intelectual.
 (Sólo los memes, de los que también soy autora, son de libre uso).
 


sábado, 22 de octubre de 2022

Bodas de madera: los cinco años

Hace tiempo que vengo explicándoles el significado de los diversos aniversarios de bodas. Ya estamos llegando a los cinco años, que tradicionalmente se consideran BODAS DE MADERA.
Y nunca se eligió una alegoría más adecuada, porque realmente pasan dos cosas en ocasión de tal aniversario:
1- Uno cae en la cuenta de que tiene que haber sido de madera para no haber encontrado a nadie mejor contra quien casarse. 
2- Uno comprende ya a esta altura, que su cónyuge, a la hora de bailar, cantar, ejercer el romanticismo, elegir un regalo o realizar alguna tarea digna de mención en la casa, es definitivamente de madera.

Sobre estos dos pilares es que se erigió la madera como símbolo de cinco sacrificados años de convivencia matrimonial.
Pero hay más.
Porque hay que tener los nervios si no de acero, por lo menos de madera (tipo algarrobo, por ejemplo) para no haber sucumbido en más de una ocasión a la tentación de cometer un crimen sangriento.
Pero además uno ya sabe que por otro lado el matrimonio ha convertido la relación en la mejor de las maderas. Bueno, en realidad más bien en leña, porque basta muy poco para enceder una bronca de aquéllas. Lástima que para encender otras pasiones ya viene siendo una madera bastante mojada, pero a falta de hulla de la buena, casi cualquier sucedáneo alcanza en tiempos de extrema necesidad.
Y volviemdo a los orígenes, les recuerdo que era una costumbre muy antigua hacer regalos del material correspondiente a la boda de que se tratara. Por eso en el medioevo, a los cinco años un regalo muy popular era el cinturón de castidad. Y por eso se hicieron ricos también tantos cerrajeros capacitados especialmente para abrir candados.
Por otra parte, según algunas versiones, la razón por la cual a los cinco años se les atribuyó el nombre de "bodas de madera", fue para sublimar de un modo simbólico el subyacente deseo de agarrar al consorte a garrotazos. Y cambiar un deseo malsano por un inofensivo bautismo para un aniversario, tiene su mérito. Por eso vale la pena honrar la costumbre y regalar algo de madera, en lo posible que no sirva para los mismos fines que el garrote. Es decir que no se recomiendan obsequios como palos de amasar o bates de baseball.
Sí se recomiendan en cambio pequeñas artesanías (mejor no muy pesadas tampoco, por las dudas), collares de cuentas, zuecos (sobre todo en Holanda), platos para asado, portarretratos, cuadritos pintados, y otras menudencias que no sirvan tampoco como armas arrojadizas.
Y una gran idea sería regalar una cucha para perro, cosa de salir luego, los dos del bracete, a buscar una mascota que la ocupe, y que lime asperezas y acerque voluntades para siempre. Porque un perro o un gato pueden obrar hasta esa clase de milagros, se los aseguro.
 

Un abrazo y hasta el próximo sábado. Espérenme con la noticia de que le dieron hogar a un perrito o gatito de la calle, ¿les gusta la idea? Graciela.
 

P.S.: Recuerden que cualquier cosa que quieran usar de este blog debe incluir la  mención de la fuente, porque todo en él tiene protección de propiedad intelectual.  (Sólo los memes, de los que también, soy autora son de libre uso).

sábado, 15 de octubre de 2022

Verrückte Abenteuer Parte 12 . El sábado pasado publiqué el original en alemán.


Para poder leer este cuento secuencialmente, les presento primero el listado de los links- en orden- que los llevan a las entregas anteriores. Si ya lo vienen leyendo pueden entrar directamente al post de hoy.

Parte 1 (traducida al castellano)

Parte 2 (traducida)

Parte 3 (en castellano)

Parte 4 (traducida)

Parte 5 (en castellano) 

Parte 6 (traducida)

Parte 7 (en castellano)

Parte 8 (traducida)

Parte 9 (traducción)

Parte 10 (en castellano) 

Parte 11 (traducida)

Verrückte Abenteuer

Von Graciela L.Argüello

12

Capítulo 7. Stand up comedy.

Después de largo tiempo, se enteró Rudolph de lo que yo había hecho en relación con Rudy Belcanto, y quiso hacer también algo por mí.

Él sabe que yo adoro escribir textos de humor, y tomó uno de ellos, e hizo un pequeño espectáculo de Stand up comedy, para incluir en su presentación.

Por entonces él ya era relativamente conocido, y la idea fue bien aceptada por la gente, no solamente por su voz profunda y sus simpáticos movimientos, sino también por su aspecto que tan bien cuadra al rol.

Con el tiempo, aprendimos a mejorar la presentación y Rudy Belcanto recibió algunos contratos para su presentación en diversos lugares, aunque se mantuvo siempre fiel al Pub donde toda la historia comenzó. Allí ya no trabaja como mozo, sino como actor y cantante. Como él no es pretencioso puede vivir muy bien de ese trabajo.

Continuará.


No olviden que en todos los lugares del mundo hay perritos y gatitos callejeros esperando un hogar. Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela. 

P.S.: Recuerden que cualquier cosa que quieran usar de este blog debe incluir la  mención de la fuente, porque todo en él tiene protección de propiedad intelectual. (Sólo los memes, de los que también soy autora, son de libre uso).