Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

Me gusta

sábado, 17 de febrero de 2018

Esos amigos incondicionales e increíbles...

Sí, sí, ya se habrán dado cuenta de que hablo de las mascotas, esos hermanitos de otra especie, que nos acompañan siempre, sin cuestionar ninguno de nuestros actos, ni enfocarse en nuestros errores.
Ellos, los peludos compinches que nos quieren como somos, y nos roban el corazón desde el momento misno en que nos miran con ternura por primera vez.
Hoy quiero contarles una pequeña historia, sólo para introducir un soneto que no me pertenece, y por eso está en la categoría "Y demás deudos", donde reúno textos de la gente que quiero, y que vale la pena compartir.
Esta mínima narración tiene algo de mágico, como mágica fue siempre la relación entre Verónica y su dálmata Brida Bolsón, a las que ven juntas en la foto.
Brida llegó a la vida de Vero cuando comenzaba el secundario, y fue su compañía en las horas de estudio, y en largos recorridos en bicicleta. Compartieron juegos y esfuerzos, además de los clásicos paseos de perro con su humano, que son como un anticipo del paraíso, porque nada hay más feliz.
Estuvo también Brida a los pies de Vero a lo largo de toda su carrera universitaria, resignando juegos y diversión para velar con ella junto a los textos de estudio.
Y ya muy viejita, Brida sólo partió después de ver a Vero con su título de Licenciada en Psicología en la mano.
Pero cuando digo que hay algo de magia en la historia, no lo digo con ese sentido de esoterismo y misterio que me es tan ajeno; sino por la pura belleza que encierra.
Porque Brida, como todos los perros, intuyó sabiamente cuándo su misión estaba cumplida. Ella no habría dejado sola a Verónica en el medio de esos momentos de tanto stress en que estaba preparando sus exámenes finales.
Brida resistió, ya muy enferma y anciana, hasta sentir que su humana había terminado el proyecto que iniciaron juntas, y sólo se atrevió a marcharse cuando habían alcanzado la meta, y ella podía buscar ese sitio diferente en que podía descansar, en espera de la reunión defintiva, que todos los que tenemos mascotas, sentimos que va a llegar algún día.
Pero hay más. Cuando ya se aproximaba el final, y Brida luchaba por continuar confortando a Vero, recibió muchos tratamientos, en el marco de los cuales, se le colocó un suero alguna vez.
Mucho tiempo después, cuando Brida ya era recuerdo amoroso, a Vero debieron colocarle un suero también, y ella estaba dolorida, asustada y llena de angustia. Pero por alguna razón miró el suero, y vio que era de la misma marca y especificaciones que aquél que le pusieron alguna vez a Brida, y ese recuerdo le produjo un alivio inmediato. Como si otra vez Brida estuviera a su lado, confortándola.
Por todo eso es que mi amigo Car, escribió un soneto para Brida Bolsón, y acá lo comparto con ustedes.


No sé si les habrá gustado esta historia, pero los que sí les van a gustar son todos los perritos y gatitos que uno puede adoptar en esta página.

Un beso y hasta el próximo sábado. Graciela.


sábado, 10 de febrero de 2018

¿Agrandada yo?

Hace un par de semanas, al subir un post relativo a un error periodístico, recordé esta anécdota y prometí contársela a ustedes, pero fui subiendo otras cosas, y aquí estoy, recién hoy, a punto de cumplir la promesa.  
Ya les he contado alguna otra vez que fui una niña precoz, un poco a la fuerza, porque me mandaron a primer grado cuando tenía solamente 4 años. Lo cierto es que cuando cumplí los siete, ya estaba en lo que por entonces era el tercer grado, equivalente al cuarto de hoy, porque entre Primero Inferior y Segundo Grado existía el Primero Superior. 
Así pues, con tan corta edad, yo ya estaba adelantada en la escuela, y como ya desde entonces me sentía "escritora", siempre me ofrecía en todos los eventos patrios para participar con un "discurso" de mi propia cosecha. Lo peor es que me seguían la corriente, tal vez por falta de "números" más atractivos, o tal vez porque causaba gracia esa diminuta "oradora", lo cierto es que allá iba yo a leer mis redacciones de manera más que orgullosa.
Y hoy recuerdo- sólo porque causó mucha hilaridad entre los adultos presentes- un discursito de aquéllos, en los que para referirme a mi escuelita primaria, yo escribí "esta Alta Casa de Estudios", lo que provocó tantas risas que yo no pude menos que ofenderme, y manterme muy mohína hasta que, al terminar el acto, mi maestra me explicó que esa expresión que yo había escuchado vaya a saber dónde, sólo se aplica a las universidades.
Agrandada la mocosa, ¿no?
Pero no es agrandada Josefina que espera modestamente por una familia adoptiva cuanto antes. 
Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela.


sábado, 3 de febrero de 2018

A ver, a ver, ¿qué quiso decir?

¡¡¡¡Las cosas que hay que oír!!!!
Esto es textual de un comentario periodístico en Canal 12 de Córdoba con motivo de celebrarse un nuevo Día de la Memoria, en 2015, y en relación con las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo:
...estas mujeres que siguen luchando en contra de la impunidad y en contra de los derechos humanos ...
A ver, señoras, si van a seguir luchando CONTRA los derechos humanos, yo diría que es hora de que se relajen, porque esa lucha no beneficia a nadie...salvo, claro, que se trate de un error del periodista que hacía el reportaje, y en ese caso, sería hora de que el periodista se relaje y piense dos veces antes de hablar.
Yo digo, un error lo comete cualquiera, pero nobleza obliga, lo que debe hacerse es inmediatamente enmendar la quivocación, sobre todo en temas tan sensibles, como los DDHH. Pero no, no hubo comentario alguno, ni rectificación, ni nada de nada. ¡Ay los periodistas!!!
Aunque...viendo algunas actitudes de algunas de estas señoras, ¿habrá sido un acto fallido? Tal vez, sólo tal vez, después de todo no fue un error...
Pero sin error alguno, les garantizo que Joaquín  sería una adquisición para quienquiera que lo adopte, porque es lo más dulce y cariñoso que existe.
Un abrazo y hasta el próximo sábado, Graciela.

sábado, 27 de enero de 2018

¡¡¡Ay, los periodistas!!!


Lo que paso a relatarles fue rebuzna expresado por un periodista en un informativo de la tele, cuyo nombre me reservo porque soy un ángel bajado del cielo, que si no...
Bueno, ironías aparte, el caso es que se estaba desarrollando una información relativa a elecciones universitarias en Córdoba, y el genio de marras hizo referencia al "antro universitario".
 
Es cierto que nuestra universidad puede no ser de las más bonitas del mundo, pero ¿un antro? ¿no será exagerado llamarla así? Porque, por si no lo saben- como obviamente no lo sabe el periodista en cuestión- el significado de antro dista mucho de ser aplicable a una Alta Casa de Estudios. (Y esto me recuerda a una anécdota mía que les contaré  en un par de semanas).

Veamos pues, qué dice la Real Academia Española respecto a la palabra antro:
Del lat. antrum, y éste del gr. ἄντρον ántron.

1. m. Caverna, cueva, gruta. 

2. m. Local, establecimiento, vivienda, etc., de mal aspecto o mala reputación.

Y ahora me pregunto, ¿se habrá degradado tanto la Universidad desde que me jubilé hace unos años?
¿Estarán dedicando sus espacios a la timba o la prostitución, para completar su magro presupuesto?
¿La habrán refuncionalizado de modo que de día sea un ámbito académico y de noche un piringundín?
¿Será que se ha desmoronado todo y sólo quedan algunas cavernas como relicto?
Mucho me temo que deberé ir a cerciorarme... a menos, claro, que el ilustre periodista haya querido decir "claustro universitario" y no "antro universitario".

Pero si ustedes quieren convertir su "antro" en un verdadero hogar, sólo tienen que completarlo con una mascota tan bella como Josefina, que pueden adoptar aquí mismo.

 


Un abrazo, y hasta el próximo sábado.Graciela

sábado, 20 de enero de 2018

Wie so? (¿Cómo es eso?)

La semana pasada, mi post le fue dedicado a la tele, y esta semana a un diario alemán.
Se trata del Ostsee Zeitung, que para dar información sobre la recuperación de una mujer que bastante tiempo antes había alcanzado notoriedad por haber sido atacada por un tiburón, lo hizo con un titular como el que sigue:
Nach Hai-Attacke: Surferin ist Mutter geworden.
 Traducido al castellano:
Después de ataque de tiburón: surfista se convierte en madre.

¿No les dan como ganas de mandarle un babero y un chupete al tiburón? Porque escrito así, parece que él fuera el padre ¿o no? 
Por las dudas, no gasten en regalos lo que podrían gastar en un llamadito telefónico para adoptar a Bombona, que no será hija de tiburones, pero es una guardiana más que efectiva.
Un beso y hasta el próximo sábado. Graciela.
La foto del tiburón es de este sitio.

sábado, 13 de enero de 2018

Mi orgullo y mi legado.

                                

Ustedes se preguntarán tal vez qué es ese recuadro, y ahora paso a explicarles.
Como podrán notar por sí mismos, es una captura de pantalla de un post de facebook. No es un mensaje privado, por lo cual no cometo una infidencia al usarlo.
El diálogo se refiere a un perrito que fue adoptado del refugio Los pp de la Quinta de Estela, que estuvo a cargo de un grupo en el que Juli fue una parte muy fundamental, y donde yo sólo fui una madrina que aportaba un poquito cada mes.  
¿Y a qué viene compartirlo con ustedes?
A que ilustra un punto que siempre repito una y otra vez cuando me señalan que "no puedo cambiar el mundo"y que lo que hago es muuuuuuuyyyyyy minúsculo.
Ya lo sé, pero también sé que alcanza con que una partícula se reproduzca para que el esfuerzo valga la pena.
Yo ni siquiera supe que ese modestísimo ejemplo de compromiso con el bienestar de los pps sin hogar había impactado a mi hijo Guille (hoy activamente involucrado en rescates de gatitos, junto con Day) lo suficiente como para que lo conversara con su amiga Juli, y que a ella le impresionaría como para iniciar un camino en que hoy ya me ha dejado muy atrás, porque se ha convertido en una de las más activas y eficientes luchadoras por la causa de los pps.
Lo supe mucho después, cuando nos encontramos en el rescate de los quinteritos, a la muerte de Estela y mucho más tarde aún, supe que mi locura era en una pequeñísima parte, causante de la suya.
Ése es mi orgullo, y mi legado. Saber que, como Juli, pueden andar por el mundo otras personas que empiecen a mirar todo el tema con ojos diferentes, a partir de un post, una clase, o un modesto ejemplo en el que yo haya tenido que ver, me hacen sentir que todo mi paso por el mundo habrá valido la pena. Porque ellos llevarán el mensaje hacia adelante cuando yo ya no esté.
Y mi mensaje es: por mínimo que sea lo que uno puede hacer, siempre se multiplica. No teman a las frustraciones, que las hay, apuesten en cambio a la semillita que puede germinar en un suelo fértil. 
Y sepan también que ser feliz es muy fácil, porque un diálogo como el que les compartí, es la forma más pura de la felicidad. 

Como la más pura felicidad sería que Moria consiguiera su hogar por fin.
Pero como un regalo que sume a la felicidad de los lectores, quiero agregar que ya todos los quinteritos de ese épico rescate en que participó Juli, tienen un hogar definitivo. Ya se cumplió el cometido.
Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela.

sábado, 6 de enero de 2018

Cortito como patada de chancho, otra vez.



             
Nuevamente un nanocuento, género literario inventado por Hemingway, en el que se debe decir todo en solamente seis palabras.
Descifren ustedes mismos la historia.

OCULTO.

El cuerpo no será encontrado jamás.


Y mis seis palabras finales son: ¡Adopten a Donato de una vez!
Un beso y nos encontramos nuevamente el próximo sábado. Graciela. 
P.S: la foto que ilustra el post es de este sitio.