Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 24 de enero de 2015

Nosotros, los ridículos.

Nosotros, los que creemos en mundos mejores donde, entre otras cosas,  los humanos sepamos respetar por fin la vida de los que no tienen voz para defender sus derechos, somos muchas veces ridiculizados, o considerados inofensivos ilusos que entregan sus desvelos a causas "idiotas".

Muy pocas son las veces que desperdicio mi tiempo respondiendo a esas agresiones, pero no puedo menos que reconocer que disfruto enormemente cuando encuentro textos magistrales que hablan por mí, y por muchos otros "ridículos".
Hoy comparto uno de esos párrafos de verdad inteligentes, que encontré en la novela de P.D.James :"Hijos de los hombres". Disfrútenlo ustedes también.

...-Si usted cree que Él existe, entonces presumo que usted cree que Él es quien le ha dado su mente, su inteligencia. Úsela. Había imaginado que su orgullo no le permitiría hacer tanto el ridículo.
Pero esos halagos tan fáciles no la conmovieron:
-Los que cambian el mundo no son los que tienen mucho amor propio, sino los hombres y mujeres que están preparados para hacer el ridículo...
Y por eso, sigo haciendo el ridículo, pidiendo una vez más un hogar para Nazarena, que tampoco teme ser ridícula con sus ilusiones de amor y familia propios.


Un beso y nos vemos el próximo sábado. Graciela.




sábado, 17 de enero de 2015

Apelación canina.

A mí nadie podrá convencerme de que los perros no tienen su propio sentido de la justicia, y sus propias líneas de "pensamiento". Y a las pruebas me remito.
Para ponerlos en tema, los invito a observar la foto que ilustra el post, en la que pueden ver a mis niñas, cada una en su camita, en el living comedor en el que pasamos muchas horas juntas.
Como pueden ver, Layka está en el almohadón alto que cabe bien debajo del aparador, aun cuando ella esté encima, pero dado su tamaño, Flor tiene otro más grande y fuera de ese espacio. 
No obstante, la Srta Elvira (Layka), que es bastante mandona, pese a su tamaño, a veces se apropia del espacio de Florencia, y se generan algunas diferencias, que resultan muy graciosas.
No hace mucho, mientras yo leía sentada en un diván que queda detrás de la mesita cuyo extremo se aprecia en la foto, Layka se acomodó en la cuchita de Flor, y ella intentaba desalojarla sin agresiones, simplemente, mordiendo un extremo del almohadón y tirando de él. Pero ocurre que sólo conseguía llevarlo de un lado a otro, con la usurpadora encima.
Yo observaba en silencio porque me parecía muy cómico, hasta que Flor, comprendiendo que no ganaba nada, soltó su presa, y se sentó frente a mí en posición de alerta.
Obviamente yo le pregunté:
-¿Qué pasa, Florci?
Y ella muy dignamente movió su cabeza y apuntó la mirada hacia el almohadón con la intrusa encima. Luego volvió a mirarme y repitió el gesto. Como yo fingía no entender, lo repitió dos veces más, hasta que le di a Layka la orden de desalojo.
En ese momento la ocupante ilegítima, se fue, con la cola entre las patas a su propio almohadón, y Flor muy parsimoniosamente fue a ocupar su sitio, no sin antes arrojar una mirada despectiva a la derrotada.
Esta clase de cosas demuestran la inteligencia de los animales, y su sentido de la justicia, Si quieren una prueba viviente, alcanzará con que adopten a Nazarena, que no los va a defraudar.

Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela.

sábado, 10 de enero de 2015

Un poco de luz en las tinieblas.

Hace ya mucho tiempo, vi en un noticiero de la tele que un torero había recibido una cornada y fue sacado del ruedo, para luego ser "premiado" con las dos orejas del toro.
Y entonces, se me fue al diablo toda posible empatía con el pobre tipo que fue herido (ya que después de todo era un riesgo asumido por él mismo y voluntariamente), y sentí que lo perverso se potenciaba con lo injusto y lo inaceptable.
¿Cómo es que el toro "vencedor" en esa despareja, inmoral e innecesaria confrontación resultó de todos modos sacrificado?
Si bien la tauromaquia no tiene defensa posible y es inaceptable por el ángulo en que se la mire, al menos podría dejar un resquicio de luz entre tanta tiniebla.
Podría, por ejemplo, tener el mínimo de "generosidad" (lo entrecomillo porque me es muuuuuyyyyy difícil incluir algún adjetivo de connotación positiva cuando al toreo me refiero) de darle una oportunidad por mísera que sea al toro, víctima eterna de la cueldad y la ignorancia humana.
Podrían empezar por respetar DEFINITIVAMENTE, Y NO HASTA LA PRÓXIMA FECHA DE CORRIDA, la vida de los toros que superen al torero, aun cuando todas las condiciones se han acomodado malévolamente en su contra.
Las pingües ganancias de esa inmoral actividad podrían sostener un santuario para los toros que se hayan defendido tan bravamente, por lo menos. Y los mismos toreros deberían ocuparse de su cuidado, a los fines de compensar siquiera de manera infinitesimal la afrenta que su sangriento trabajo le inflige a la humanidad entera.
Sí, ya sé que parece un aval al toreo, pero no se trata de eso. 
Se trata de buscar un resquicio por donde se filtre la luz. Porque estoy segura de que si los obtusos toreros que ven a los toros como máquinas de matar que deben ser doblegadas, se ocuparan de conocerlos en toda su belleza, nobleza y mansedumbre en su hábitat natural, algo comenzaría a cambiar en sus conciencias.
Y tal vez un día entendieran que esos animales merecen el mismo respeto que los otros, los que se visten con trajes de luces y salen a revolear un capote ante un gigante acosado y torturado ante la vista de miles de bestias sedientas de sangre que gritan olé.
Perdónenme, pero la indignación, en este caso, superó toda conmiseración por el torero herido, lo cual no habla muy bien de mí. Para compensar ese sentimiento, vuelvo a intentar ser moralmente correcta, pidiéndoles un hogar para Cachamai, Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela.

P.S.: La foto que ilustra el post es tomada de facebook, no sé quién es el autor original.

sábado, 3 de enero de 2015

Poema para despedir el 2014

Como yo siempre digo que nada hace la vida más llevadera que una sonrisa-por resignada que sea- acá va mi poemita para que los argentinos disidentes (destituyentes según el relato oficial) despidamos el año 2014.

El año 2014
ya va llegando a su fin.
Fueron tantas sus perradas
que lo llamo Rin Tin Tín.

Me parece que en enero
ya asustaba la inflación,
calculaban que iba a veinte
pero le erraron muy fiero:

fue cuarenta y más arriba
aunque el chaqueño se inhiba,
y entre tanto tire-afloje
La Doña se nos enoje.

Desde allí nunca ha bajado
y nos dejó los bolsillos
amorfos, deshilvanados,
más flacos que dobladillos.

Por febrero se pensaba
que con tantos papelones
a Boudou se lo rajaba
empachado a patadones

Y sin embargo, señores,
sigue el tipo tan orondo
y si le caben temores, 
ha de ser lejos y al fondo.

Más tarde también supimos
que estamos equivocados
y si no nos trasvestimos
solamente es por tarados,

porque es negocio acertado:
si te cambiás de ropita,
sin laburar, el estado
te mantiene con su guita.

Después supimos contritos,
que para rendir, la plata,
debe estar en hotelitos,
que no alojan ni a una rata.

¡Cómo ha de meter la pata
que se la hizo puré!
¿Y la mano de la lata,
se le cortará después?

Más nuevos encabezados
nos avisan que los presos
ya tienen garantizados 
aguinaldo y vacaciones.

Es justo que los compensen
por pasarse tras las rejas, 
pero por las de mi casa
yo ni asomo las orejas.

Sin embargo no hay decreto
que diga que no hay derecho,
¡jodete por ser honesto,
nadie te obliga, de hecho!

Por si todo fuera poco
nos dijeron que es golpismo
criticar si se echan moco,
y es patriota el conformismo.

¡La pucha que se hizo largo
este año que no es bisiesto!
Por eso ahora me encargo,
de decirles sólo esto:

Así como estuvo el año
no lo despido en la cena,
mejor lo llevo pa'l baño
y después tiro la cadena.
 
Un abrazo y hasta el próximo sábado, que ojalá nos encuentre vivos pese a todo. Graciela.
La foto del post la he tomado de este sitio.

sábado, 27 de diciembre de 2014

¡Y se va nomás el 2014!

A la hora de hacer balance, sólo se me ocurre una cosa: ¡¡¡¡sobrevivimos!!!!!!
Después de pasar revista a los permanentes sobresaltos, que ya por el mes de enero nos obsequiaban Kristina y sus seKuaces, no puedo menos que congratular a todos los argentinos que alcanzaron, como yo misma, a sobrevivir a este gobierno. 
Después de esto, queda claro que somos indestructibles, y que (como siempre digo en primera persona) sólo una extinción de fauna puede acabar con nosotros.
Y lo mejor de todo es que este calvario debe terminar en este año electoral que se avecina.
Pero por favor, compatriotas, esta vez, por lo que más quieran ¡piensen antes de votar!!!!!
Como deberían estar pensando en darle un hogar definitivo a Cachamai, que también se bancó este 2014 como un señorito.
Un beso, y nos vemos el primer sábado del 2015. Graciela.
P.S.: la foto que ilustra el blog me llegó en algún mail, no sé de quién es.

sábado, 20 de diciembre de 2014

De nuevo algo cortito.

Como les expliqué muchas veces, un nanocuento debe contar una historia en exactamente seis palabras, Veamos qué les sugieren éstas:



INEVITABLE.

La amaba locamente, pero debía matarla. 

Y siguiendo la misma tónica, ¿qué les parecen estas otras seis?


Cachito espera familia. ¡No lo defrauden!
Un beso y hasta el sábado próximo, Graciela.

sábado, 13 de diciembre de 2014

No son ideas mías nomás.

Ustedes saben que mis lecturas son muy eclécticas, y que gracias a la gestión bloguera de Dayana y Pulpo, llegan a mis manos muchos libros recién editados.
Hoy quiero compartir una pequeña historia- para que entre todos construyamos la moraleja- tomada del libro "Missing without a trace. (8 days of horror)", escrito por Tanya Rider y Tracy C. Ertl.
Este libro es de 2011 y fue editado por Title Town Publishing, de USA. Lo interesante es que revela la historia verídica de una sobreviviente, que aún lucha por terminar su recuperación, y la narración es de ella misma, (Tanya Rider) a través de la pluma de Tracy, que lleva alrededor de 20 años como operadora telefónica del 911 en Estados Unidos.
Esto significa que hay mucho para rescatar como aprendizaje, a partir de las experiencias de quienes de modo más directo pueden relatarlas.
La historia previa a los hechos que mantuvieron a Tanya ocho días desaparecida, es también estremecedora, porque ella fue una niña maltratada, abusada y abandonada reiteradamente por sus padres, y las sucesivas parejas que ellos constituyeron.
En el momento de los acontecimientos, todo su universo afectivo, careciendo de hijos, hermanos y otras personas que también pudieran contenerla, estaba constituido por su esposo Tom, que la estaba buscando desesperadamente, pese a las múltiples trabas que iba encontrando en el sistema establecido.
Como Tanya ignoraba lo que estaba sucediendo fuera de su entorno inmediato, ella atribuyó la demora en su rescate a que Tom no la estaba buscando, lo cual le generó un cierto enojo con él, que fluctuaba a veces con su necesidad  de tenerlo a su lado.
Precisamente, debido a todas esas circunstancias, centró su necesidad afectiva, y extrajo todo su consuelo, en medio del delirio, en la única figura que consideraba que nunca le había fallado en toda su historia.
Y esa figura fue Lady, una perrita que había muerto ya varios años atrás, pero que ella creía ver todo el tiempo animándola y confortándola.
El único espacio de paz que Tanya encontraba a través de su ordalía, era en los momentos en que creía tener a su lado a esa antigua mascota tan querida.
¿Qué moraleja les parece que podemos extraer de este relato de la vida real?
Para  mí está claro que el vínculo entre una mascota y su dueño es indestructible, pero además es reconfortante, sanador, y muchas veces es la única razón por la que se pueden superar trances de una dureza inenarrable.
Mientras están vivos, porque tiene uno que seguir adelante, contra todas las tormentas, porque ellos son enteramente dependientes de nosotros, sus "padres humanos".
Y después, cuando son solamente recuerdo, como mi amado Rolf, porque revivir ese infinito amor que nos dieron siempre, es una fuente que nos nutre de fuerzas y entereza, contra todos los tsunamis con que nos embosca la vida. 
Por eso, adoptar un perro como Alicia, la que ilustra el post o Cachamai, nuestro actual ADT, es una medida no solamente amorosa para con ellos, sino que es también casi como comprarse un seguro contra la derrota en cualquier batalla que se nos presente a lo largo del camino.
Aquí pueden adoptar a cualquiera de ambos, a los dos, o a cualquiera de sus casi 90 compañeritos entre los Quinteritos de Estela Jofré y los del refugio S.A.L.V.A.R. 
Un abrazo y nos vemos el próximo sábado. Graciela.