Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

Me gusta

sábado, 4 de julio de 2020

Sigue mi libro "A propósito de mujeres inteligentes y de otras contradicciones"


Ya he presentado este libro que continúo ahora. Les sugiero ir a leer el correspondiente post antes de internarse en éste de hoy.
Si lo han hecho, sabrán que hoy me toca explicar cómo son las dos partes de este libro. Por no extenderme demasiado, hoy sólo me referiré al cuerpo A: Particularizando.

"A propósito de mujeres inteligentes y de otras contradicciones" 
por Graciela L.Argüello

En esta parte A (Particularizando), sólo pretendo una clasificación de los grandes grupos de mujeres, tales como la petronoide, la gatúbela, el ama de casa, la desinhibida, etc., etc., etc., haciendo siempre hincapié en las características más sobresalientes, que las hacen distinguirse de las demás. Pero nunca podrán definirse así de manera completa.
Porque las mujeres somos polifacéticas, y por eso mismo, repito, el intento de clasificación se basa en un aspecto muy dominante, pero insuficiente por sí mismo para alcanzar una representación acabada, por la multiplicidad de roles que encarnamos, a veces con pocos minutos de diferencia.
Vaya un ejemplo esclarecedor:
Somos una versión a las siete de la mañana, cuando despeinadas, somnolientas, con escarpines de lana, chinelas y bata, despertamos a nuestro consorte (o al sucedáneo que tengamos a mano), ya sea entonando con voz cantarina "¡Querido, ya está el café!", tal como pretendió hacer creer una vieja publicidad; o mucho más probablemente refunfuñando. "¡Que lo parió! ¡Ya es hora de levantarse, metele que se hace tarde!".
Pero también somos las de las 23 horas, cuando enfundadas en un lujurioso body de encaje negro, rojo o blanco, según cuál nos siente mejor, y con dos gotitas de Chanel N° 5, o en su defecto (y mucho más probablemente), con un chorro de Loción Polyana, intentamos - casi siempre infructuosamente- arrancar a nuestro dulce tormento (más tormento que dulce) de su estúpida contemplación de la vigésimo cuarta repetición de los goles del domingo.
Y aquí aprovecho para dejar debidamente expresada una inquietud que me ha provocado más de un insomnio: ¿quién habrá sido el imbécil que tuvo la cuadrada ourrencia de pasar una y otra, y otra y otra y otra ...y otra vez los goles por televisión, justo a la hora en que una ya acostó a los chicos, se bañó en burbujas y consiguió, tras una hora de meditación, autosugestionarse hasta el extremo de suponer que eso que está desparramado en el sillón, oculta en algún rincón, los vestigios remanentes del hombre que una vez fue, y que consiguió enamorarla?

Por hoy hasta aquí llegamos, en la próxima vemos la introducción de la Parte B.
 

Ahora bien, si quieren sentirse completas y contentas todo el tiempo, lo mejor que pueden hacer es adoptar uno de tantos animalitos requeridos de hogar. Sólo me dejan un comentario (si son de Córdoba) y concretamos la adopción. Si son de otros lugares, seguramente hay también grupos que les pueden ayudar en tan noble acción.
Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela.

sábado, 27 de junio de 2020

Magnus Alexander (Alejandro Magno)

Otra vez Federico Alfonso- mi inolvidable Rolf- se inmiscuyó en mi vida desde el otro lado del arco iris.
Y te mandó a vos, Magnus Alexander, como antes me otorgó el privilegio del amor incondicional de Florencia Sofía.
Porque verte perdido y solo, recién rescatado por mi hijo que también guarda el recuerdo imperecedero de Rolf, fue un disparo al corazón, que se salteó varios latidos al verte.
Me resistí primero, como me resistí a Flor: "no, otro perro más es demasiado", "¿cómo lo recibirán mis princesas?", "dos es mi límite".
Pero no pudo ser, porque mientras duró la búsqueda de tus dueños anteriores, la espera se hizo angustiosa, porque en el fondo de mi corazón ya eras parte de mi jauría.
Y llegó la decepción de que alguien te reclamara, pero lo hacía desde otro país muy lejano, y los que debían cuidarte, los que habían quedado a cargo de tu preciosa vida, nunca pasaron a buscarte, ni llamaron siquiera a mi hijo que te tenía provisoriamente.
Y pasaron los días, y eras cada vez más mi perro, aunque no lo fueras todavía.
Hasta que al fin la dueña lejana y ausente se rindió a la evidencia de que sus padres no te querían de regreso en su casa, y de que nunca irían a buscarte.
Y fuiste por fin - oficialemente- uno más en mi familia.
Y comenzó la ronda de compras para tu bienestar, y se completaron tus atenciones veterinarias, y empezó la adaptación a la casa y tus compañeras nuevas.
Días agotadores al comienzo, hasta que de pronto, en un par de semanas, me di cuenta de golpe de que todo cobraba sentido, y de que era imposible entender cómo sobreviví diez años sin Rolf, que hoy está un poco de regreso, porque sos parecido a él físicamente, aunque seas tan distinto en el carácter.
Rolf, el soberbio, el majestuoso del cariño distante. Y vos, el caramelo que se derrite por una caricia, y juega de igual a igual con las nenas, sin exigir pleitesías.
¿Cuántos como yo habrán tenido el privilegio de amar y ser amado por un Alfa indiscutible que nunca se fue del todo porque me envió dos ángeles más para que ni su hermanita Elvira Inés- Layka para los íntimos- ni yo estuviéramos tan solas cuando él se marchó depués de una larguísima vida compartida.
Magnus, has venido a remendar ese pedacito de mi corazón que nunca sanará del todo. Y yo debo compensar el desapego de los que no te quisieron como de verdad lo merecés.
Rolf nos ha encomendado una misión a cada uno, y la cumplimos sin esfuerzo en su homenaje.
Hoy somos Elvira Inés, Florencia Sofía, Magnus Alexander y yo, el puñadito de amor que Federico Alfonso dejó como legado. Porque no dudo de que fue él quien guió los pasos perdidos de ese siberiano tan igual y tan distinto a él, hasta la casa de Guillermo, para llegar a través de él a este rincón del mundo que ilumina cada día con esa manera tan suya de querer y enamorar a todos.

Una historia como ésa pueden vivir ustedes también rescatando un animalito sin hogar. Contáctense conmigo si están en Córdoba, o con el refugio más próximo a su casa. Miles de vidas pueden iluminarse para siempre.



Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela.
 

sábado, 20 de junio de 2020

Vale la pena difundirlo.

Hoy he encontrado una cita de Doug Larson (1926 - 2017) que me encantó, porque parece resumir mi popia filosofía de vida (que lo digan si no, mis locos hobbies). Doug Larson fue un columnista y editor del periódico Door County Advocate, de Estados Unidos.
Y lo que me parece digno de ser compartido es este pensamiento:
 The aging process has you firmly in its grasp if you never get the urge to throw a snowball. 
Que traducido significa:

        El proceso de envejecimiento te tiene firmemente en sus garras si nunca tienes la urgencia de arrojar una bola de nieve.

 Y yo también lo suscribo. No creo que se pueda uno negar a una guerrita en la nieve, tenga los años que tenga. La foto que ilustra el post fue tomada en Yellostone, USA, precisamente antes de que iniciáramos una batalla campal que ninguno se detuvo a fotografiar lamentablemente.


Ahora les paso una receta para nunca perder las ganas de jugar: adoptar uno de tantos animalitos requeridos de hogar, que se constituirá automáticamente en el mejor coach para todos los juegos. Sólo me dejan un comentario (si son de Córdoba) y concretamos la adopción. Si son de otros lugares, seguramente hay también grupos que les pueden ayudar en tan noble acción.
Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela.
 

sábado, 13 de junio de 2020

Otra vez la prensa, y sus cosas. (Noch einmal die Presse und ihre Sachen)


La revista alemana "Der Spiegel" selecciona siempre las perlitas de la prensa (inclusive las propias) y las publica en una sección denominada Hohlspiegel (Espejo hueco), De allí tomo muchas gansadas de la prensa europea, y las traduzco para ustedes, como es hoy el caso, cuando les presento lo que publicó hace tiempo el Westdeutschen Allgemeinen Zeitung, a propósito de una casa usurpada que se desalojó judicialmente, y cuya estructura estaba en estado precario:


Um eine weitere Nutzung des Gebäudes zu behindern, lieβ die Stadt die  Hauseigentümer und die Erdgeschonss-fenster zumauern.

Ahora la traducción: "para evitar un uso ulterior del edificio, el Estado hizo tapiar la ventana de planta baja, y al propietario".

¿Se imaginan a ese pobre hombre encerrado en un edifico tapiado? habrá pedido auxilio a gritos por el resto de sus días. 
Y puede ser peor la imagen todavía si uno usa otra traducción de la palabra zumauern, y el propietario nos resulta entonces "emparedado" como en las torturas medievales, o los cuentos de horror del estilo Edgar Allan Poe.
Y si bien la intención es resguardar a la gente de un potencial derrumbe, amurallar dentro del edificio al dueño ¿no será mucho?

¿O será, como sospecho, que alguien tipeó la noticia de manera equivocada, y quiso escribir Eigentum (propiedad) en donde dice  (Haus) Eigentümer ,(propietario)? 
En otras palabras, otra metida de pata de la prensa.
 
Ahora bien, si  no quieren ser cuestionados, ni por la peor de sus burradas, lo mejor que pueden hacer es adoptar uno de tantos animalitos requeridos de hogar. Para ellos "su humano" siempre es perfecto. Si se les da por dar ese gran paso, sólo me dejan un comentario (si son de Córdoba) y concretamos la adopción. Si son de otros lugares, seguramente hay también grupos que les pueden ayudar en tan noble acción.
Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela.

sábado, 6 de junio de 2020

Me cuesta entenderle, mi querido periodista...



Lo que ahora voy a comentarles lo he visto- por supuesto- en un informativo de la tele, donde pululan estos genios del periodismo.
La situación es la de un reportero, mostrando una escena de femicidio, es decir el lugar, en plena calle, en que una mujer había sido asesinada. Y este genio dijo: 
"-...la víctima murió aquí tendida, después de haber sido llevada al hospital de la zona."

Ahora, yo me pregunto: ¿cómo pudo haber muerto en ese lugar después de haber sido trasladada de allí? Se me ocurren entonces muchas preguntas más:


  1. ¿La llevaron al hospital donde agonizaba, y la trajeron de vuelta para que muriera en la escena del crimen?
  2. ¿Decidieron que  traerla agonizando era una buena manera de preservar la escena del crimen, para facilitar la investigación posterior? 
  3. ¿No había camas libres en el hospital, y decidieron que por desconocer el domicilio de la víctima, el único lugar para llevarla era la escena del crimen?
  4. ¿La víctima volvió sola porque se había encaprichado con morirse ahí?
O será simplemente que el periodista sumó una gansada más a su currículum, y debió decir algo así como: "la víctima quedó aquí tendida, y después fue llevada al hospital de la zona"? 


Ahora bien, si quieren compartir su vida con alguien más criterioso, lo mejor que pueden hacer es adoptar uno de tantos animalitos requeridos de hogar. Sólo me dejan un comentario (si son de Córdoba) y concretamos la adopción. Si son de otros lugares, seguramente hay también grupos que les pueden ayudar en tan noble acción.
Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela.
P.S.: los gatitos de la foto no están en adopción, pero la foto ilustra muy bien cuánto pueden adornar una casa y una vida.

sábado, 30 de mayo de 2020

Una cita divertida.

Comparto otra vez con ustedes una cita que he seleccionado de ese libro genial que ya les presenté antes, y cuya portada ilustra este post.

Esta vez he elegido traducir para ustedes las palabras de alguien que se cuenta entre mis autores favoritos de todos los tiempos: Mark Twain (Samuel Clemens, por nombre real). 


If you pick up a starving dog and make him prosperous, he will not bite you. This is the principal difference between a dog and a man.
——Mark Twain
Que traducido significa:

Si usted levanta un perro muerto de hambre y lo convierte en próspero, él no lo morderá. Ésa es la principal diferencia entre un hombre y un perro.


¡Brillante!, ¿verdad?

Ahora bien, si quieren a su lado a alguien que estará siempre agradecido, lo mejor que pueden hacer es adoptar uno de tantos animalitos requeridos de hogar. Sólo me dejan un comentario (si son de Córdoba) y concretamos la adopción. Si son de otros lugares, seguramente hay también grupos que les pueden ayudar en tan noble acción.
Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela.
P.S.: La perrita de la foto no está en adopción, sólo se incluye porque su belleza iluminará el post. Es mi Florencia Sofía.