Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

Me gusta

sábado, 26 de mayo de 2018

El colmo de la incoherencia.

Hace un tiempo, hablaban en un programa radial acerca del cáncer, pero lo hacían de manera elíptica, por no pronunciar la temida palabra.
Se llegó a decir "la terrible enfermedad de la mala palabra que empieza con c", pero...
...Pero todo el tiempo se mencionaba la importancia de la prevención, el diagnóstico temprano, la difusión de la información, etc., etc.
El cierre del debate fue más o menos con estas palabras:
"Por eso es importante no tener miedo de hablar de ESA enfermedad y de decir ESA palabra".
Un monumento a la incoherencia ¿no les parece?
Pero si de coherencia se trata, mejor recurran a Josefina que es de una sola pieza, y no se anda con dobles discursos. 
Un abrazo y hasta el próximo sábado, Graciela.
P.S.: La imagen que ilustra el post es de este sitio.

sábado, 19 de mayo de 2018

Siempre podemos aprender algo más

Ya he comentado otras veces que soy ferviente admiradora de César Millán, y que recibo sus newsletters. En una de ellas he leído párrafos que DEBEN ser comunicados y difundidos en lo posible.

Comienzo copiándo algunos párrafos textualmente, y más abajo lo traduzco para ustedes.
All animals communicate with energy and body language, and it’s easy to tell just from body language whether they’re fearful or aggressive. But, beyond body language, for many animals there are three important body parts with which they communicate.

Animals’ primary methods of communicating are through eye contact, their ear position, and their tails.

When an animal is being defensive or aggressive, it will make eye contact to tell whatever it’s facing to back off. When an animal is alert to danger, its ears will stand straight up. But the most important thing to watch is the tail.

... .... .... .... .... .... ... .... .... .... ... ... ...

...When a dog wags its tail, though, it could be saying a lot of things, depending on how it’s wagging. And, in fact, a dog’s tail is probably one of the most expressive parts of its body, just ahead of its ears.

This is why docking a dog’s tail or cropping its ears are the worst possible things you can ever do. These are the equivalent of cutting out a human’s tongue and removing their vocal cords. When it comes to communicating with body language, those ears and tail are a major way that our dogs speak to each other — and to us....
 Ahora en castellano:

Todos los animales se comunican con la energía y el lenguaje corporal, y es fácil decir sólo desde su postura, si están temerosos o agresivos. Pero más allá de la actitud, para muchos animales hay tres importantes partes del cuerpo con las que ellos se comunican

Los métodos primaros que usan los animales para comunicarse son el contacto visual, la posición de las orejas y sus colas.
 
Cuando un animal está siendo defensivo o agresivo, hará contacto visual para decirle a lo que sea que esté enfrentando, que se aleje. Cuando un animal está alerta al peligro, sus orejas estarán enhiestas. Pero lo más importante para observar es su cola.

Cuando un perro agita su cola, de todas maneras, podría estar diciendo muchas cosas, dependiendo de cómo lo esté haciendo. Y en efecto, la cola de un perro es probablemente una de las partes más expresivas de su cuerpo, poco por delante de sus orejas.

Ésta es la razón por la cual cortar la cola de un perro, o recortar sus orejas, son las peores cosas que se le pueden hacer. Eso sería el equivalente de cortarle la lengua a un humano o removerle las cuerdas vocales. Cuando se trata de comuncar con expresión coprporal, esas orejas y cola son una forma primordial con que los perros se hablan entre sí y .... nos hablan a nosotros.

 Por todo lo dicho, es que debe desterrarse esa espantosa costumbre de cercernar cola y orejas en determinadas razas. Por suerte esa práctica espantosa ya no es obligatoria en los concursos caninos, y va cayendo gradualmente en desuso para todos los perros, sean de la raza que sean, y concursen o no. 
Sigamos esparciendo la voz hasta que tan bárbara costumbre desaparezca del todo.

Y una perrita que tiene su cola y sus orejas intactas, para poder hablarnos es Josefina...lástima que todavía no consigue la familia con la que pueda conversar, cosa que puede corregirse fácilmente dejando un comentario aquí o en mi face, porque Josefina está en adopción responsable.
Un beso y hasta el próximo sábado. Graciela.

P.S.: El contacto visual que observan en la foto que ilustra el post ,demuestra la seriedad con que Florencia Sofía, una de mis princesitas, se toma su trabajo de modelo para afiches educativos.

sábado, 12 de mayo de 2018

Se comenta que....

Tal como en la sección de igual nombre de mi blog geológico, se me ocurrieron éstos chispacitos de humor para compartir con ustedes. 

SE COMENTA QUE...
  • ...la consideraban un ser excepcional porque era uno de los 2 de cada 10 gatos que NO prefieren Whiskas.
  • ...le decían Milonga porque estaba lleno de cortes y quebradas.
  • ...era más desubicado que cantante de tangos animando cumpleaños infantil.
  • ...era más difícil que bailar El Lago de los Cisnes con borcequíes.
  • ...le decían Monumento al Origami, porque estaba lleno de dobleces.
La que no tiene dobleces es Josefina, que todavía no encuentra la familia que merece.
Un abrazo y nos vemos el sábado próximo. Graciela.
.

sábado, 5 de mayo de 2018

Los perros y yo.

¿Alguno de ustedes le habría dicho a Edgar Allan Poe "en vez de andar escribiendo cuentitos, ocupate de inventar la vacuna contra el cáncer"?
¿O le habría dicho a Rembrandt "dejate de pinturitas y andá a darle de comer a los niños pobres"?
Entonces, ¿por qué les dicen a los proteccionistas "en vez de tanto perro, ayudá a los humanos"? ¿Acaso es menos noble salvar un perro que escribir un cuento o pintar un cuadro? Salvo las distancias relativas al talento, el amor implícito en cada actividad es el mismo
Y en definitiva, cada uno tiene derecho a ocuparse de aquella causa que elija, por la razón que sea. En mi caso encuentro más sencillo ayudar a los perros porque, entre otras cosas, son bastante más agradecidos que los humanos. Y lo probaré contándoles historias reales de profundas decepciones en mis actividades solidarias dirigidas a seres humanos, en algunos posts por venir.
Y como actividad solidaria de hoy. ¡¡¡¡quiero una casita amorosa para Amanda!!!!
Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela.




sábado, 28 de abril de 2018

También en Europa se mete la pata.

Buscando "perlitas" dignas de ser compartidas, encontré ésta, comentada por una revista alemana.
Les explico el contexto: se trata de un hallazgo en un folleto para información al cliente del Hotel Mediterranean Princess en Grecia. Seguramente se debió a un problema de traducción, lo cierto es que en el párrafo en alemán aparece esto:  
Bitte betreten Sie das Restaurant in angemessener Begleitung.

En realidad debería decir seguramente:

Bitte betreten Sie das Restaurant in angemessener Bekleidung.

Porque en el segundo caso significa "Por favor ingrese al Restaurant con la vestimenta adecuada", pero en el original dice  "Por favor ingrese al Restaurant con la compañía adecuada", lo cual seguramente no debe haber sido la idea, ¿no creen?

No me imagino que me paren en la puerta indagando si mi acompañante es o no el adecuado. Peor aún si pienso en todas las otras dos acepciones de la misma palabra, que son: apropiado y razonable.

Imaginen por un momento que los paran diciéndoles:
-Disculpe, no puede comer aquí porque su acompañante no es razonable.
O:
-Vuelva a su habitación y cambie su compañero por alguno más apropiado, por favor.

A mí me gusta que en los hoteles se preocupen por mi bienestar, pero me parece que no deberían llegar a tanto....

Pero sí puedo asegurarles que Joaquín siempre será una angemessener Begleitung, o sea, la compañía adecuada para cualquiera, porque es un tipito muuuuyyyy ubicado y más que dulce. Adopciones, aquí mismo, o por mensaje en mi face Graciela L.Argüello. 

Un abrazo y hasta el próximo sábado, Graciela.

sábado, 21 de abril de 2018

Un poco más dentro de la misma línea.

Más o menos en la misma línea de la semana pasada, subo otro post relativo a los programas de control  y manejo de fauna urbana.
Este post es casi idéntico a un texto que subí hace más de un año en mi facebook personal, pero quiero que quede en un soporte menos efímero, por eso lo copio también aquí.

Aquí estoy pensando en el tema de las castraciones y en la manera en que lo estamos abordando.
Primero que nada quiero aclarar que no me opongo de ningún modo a las castraciones, pero...
La esterilización de animales  debe ser un eslabón más (importante, sí, pero uno más) en una cadena de acciones que garantice la calidad de vida que merece la fauna urbana, tan dueña como nosotros mismos del ambiente del que nos hemos apropiado, sin otro derecho que el de ser los más agresivos del sistema.
Si bien la castración mejora notablemente algunos aspectos de la calidad de vida de los perros y gatos callejeros, no la garantiza per se, si no se la realiza dento de un proyecto mucho más racional, ambicioso y abarcativo, que contemple al menos dos aspectos más, tanto o más fundamentales que la castración misma.

Esos dos aspectos son: leyes mucho más estrictas para asegurar el respeto a los derechos de los animales, y educación para su cumplimiento.
Y digo esto porque de nada sirve invertir cantidades ingentes de dinero en esterilizar animales que seguirán estando en riesgo, castrados o no.
¿De qué sirve castrar un animal que poco tiempo después puede ser atropellado, torturado, maltratado o asesinado impunemente?
Por eso digo que la castración no es un objetivo en sí misma, salvo que sólo miremos nuestra propia comodidad (menos animales que ocupen "nuestro" espacio), y no nos preocupe de verdad el bienestar animal.
Porque el bienestar animal, requiere ADEMÁS de la esterilización: legislación adecuada a la nueva conciencia respecto a sus derechos, y educación permanente que la acompañe.
Si convertimos la herramienta (castración) en el objetivo, por no mirar el panorama completo, sólo estaremos garantizando la proliferación de cadáveres castrados. Porque repito, sólo la castración por sí misma, NO PROTEGE a los animales contra todos los abusos a los que se los somete.
Vayamos por un plan integral que comprenda: adecuación de las leyes, educación en la tolerancia y el respeto hacia los animales, y por supuesto, castraciones como único instrumento ético para mantener la población animal en sano equilibrio con el ámbito urbano, pero no como objetivo excluyente y final.
Y por cierto, quien está muy de acuerdo conmigo es Angelito, que busca adoptante desde hace años.
Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela.

sábado, 14 de abril de 2018

Un post que quiere ser educativo.

Hace ya más de un año subí un post en facebook, que es parte de mi campaña educativa relacionada con los animales de la fauna urbana.
Como en facebook las publicaciones se van perdiendo, se me ocurre que aquí puede ser útil refrescarla. 
Y allá va:
Somos miles los que en este mundo virtual pretendemos ayudar a los perros y gatos abandonados, consiguiéndoles un hogar. Y eso es bueno, porque habla de nuestra empatía y solidaridad. Nos muestra bien. O mejor dicho ¿nos muestra bien?
Porque para eso debemos hacer las cosas bien.
Y no las estamos haciendo bien, según puede verse en los más de 800 casos que figuran en la Lista Negra de Malos Adoptantes. 
Porque cuando un caso sube a la lista, sólo en muy pocas oportunidades es fatalidad o mala suerte. Por lo general es el resultado de una serie de desaciertos previos.
Y las causas principales de las lamentaciones pasan por circunstancias en las que se entregan animales:
  • ·         Sin conocer los datos reales del adoptante.
  • ·         Sin realizar encuesta previa
  • ·         Sin realizar contrato de adopción.
  • ·         Sin controlar que se realice la castración acordada.
  • ·         Sin hacer seguimiento.

O se dan animales como si fueran meros objetos:

  • ·         A menores de edad, cuyos padres no se han involucrado en la adopción.

  • A estudiantes de otros lugares que luego se van y dejan atrás a sus mascotas.

  • A gente sin recursos económicos para mantener en condiciones aceptables a sus mascotas, o que no pueden afrontar gastos veterinarios en caso de necesidad.

  • A personas de otras localidades o de barrios en los que no se puede hacer seguimiento por distancia, inseguridad o inaccesibilidad.

  • A través de terceras personas “porque mi amig@ no tiene facebook” o excusas similares. Muchos son los casos en que se recurre a un animal adoptado como regalo sin costo, para alguien que no quiere en realidad tener mascota. Y el que termina abandonado es el perrito o el gatito que se entregó irresponsablemente.

  • A personas con perfiles de facebook en los que no se muestran más que selfies, lo que da que pensar que hay muy poco espacio en la vida del supuesto adoptante para ocuparse de algo más que su propia persona.
  •  A personas que no quieren recibir al animal en su propio domicilio, por razones nunca del todo claras.
  •  A personas que rehúsan aceptar el seguimiento.
  • A personas a las que se le han muerto o escapado varias mascotas previamente, dando indicios de condiciones precarias, peligrosas o simple negligencia.
  •  A acumuladores bien intencionados o no.
  •  A gente muy mayor que no puede garantizar el bienestar por los siguientes 14 o 15 años a un cachorro, o por los 4 o 5 que se espera que viva un animal adulto.
  • A familias con niños muy pequeños que pueden lastimar a los animales o ser lastimados por ellos, sin acompañar el periodo de adaptación, y sobre todo de educación de los niños.
  •  A familias que no tienen vivienda adecuada o que están próximas a mudarse.
Y podría seguir enumerando las muchas razones por las cuales insultar a los malos adoptantes no es del todo justo, cuando tal vez seamos nosotros mismos los que pecamos de irresponsables al querer entregar animales en plazos perentorios.
No olvidemos que cuando el índice señala a otro, los cuatro dedos restantes se dirigen a nosotros mismos.
Pero aquí, a Angelito se lo da en adopción, con todas las precauciones del caso. Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela.