Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 4 de octubre de 2008

Y SIGAMOS CONTANDO...


Hoy es mi cumpleaños, y hace un par de días, casi a modo de regalo, me ha llegado por fin, publicado el cuento que les presento a continuación, y que como ya les conté oportunamente, fue merecedor del Tercer Premio en el Segundo Concurso Internacional de Relatos Crepúsculo 2007.

En su momento, no lo presenté porque el compromiso con la editorial era no darlo a conocer hasta después de su publicación, la cual tuvo lugar en la Revista Crepúsculo Nº 7, de Agosto de 2008, en la página 38.

Como es mi costumbre, les traje el escaneo de la tapa de la revista, ya que no libro, en este caso.
Además les cuento que usé el pseudónimo LISSIE ISHER, y como siempre mis elecciones de pseudónimo pasan por alguna cosa afectiva, les explico su origen.

Lissie es un homenaje a Frau Lieselotte, en cuya casa el Instituto Goethe rentó para mí una habitación que era un lujo, por el tiempo que duró mi beca en Alemania.

Isher es una referencia más o menos modificada a Iserlohn, el pueblo donde pasé esos meses, y que era mi centro de operaciones, ya que viajaba tanto como podía, pero mi residencia permanente era allí.

Antes de entrar definitivamente en materia, debo confesar que como todavía está relativamente fresco el post que le dediqué a Da Matilde, y este premio también es refregable en su rostro, casi, casi lo mando a la etiqueta “ya vai a vé” en vez de a la de cuentos cortos. Pero, bueno, me amansé en el último momento y lo dejo así nomás.

Ahora, con ustedes este relato, bastante distinto de los que he venido presentándoles hasta ahora.


EXPERIENCIA EDUCATIVA
por Graciela L. Argüello

La Srta Amelia, joven, bonita, e idolatrada por sus alumnos del Kindergarten, tenía siempre iniciativas llenas de profundo contenido educativo.

Así fue que se impuso como un deber inculcar a sus alumnos el amor por los animales, más allá de aprensiones, temores y prejuicios.

Su propuesta fue que cada uno de los educandos trajera de visita a su mascota. Al comienzo, los niños fueron trayendo a sus animalitos de a uno por vez, y dedicando el día entero a reconocer y a aprender a cuidar y respetar a cada especie. Un día un canario, otro día un pollito, otra vez un cobayo.

Pero la impaciencia propia de los chicos, y el amor y orgullo de cada cual por mostrar a su amiguito no humano, desbordaron la precaria organización que trataba de imponer la Srta. Amelia, y empezaron a coincidir las más variadas especies en clases muy ruidosas, y cada vez más caóticas.


El primer conato de catástrofe ocurrió cuando el pomerania de Marita puso en fuga a la gatita de los mellizos Tapia, y toda la clase debió corretear por el jardín hasta recuperar a la fugitiva.


Sin embargo, la Srta Amelia se las ingenió para elogiar las virtudes de la cooperación que tan exitosamente se había aplicado para recapturar a la gata, y el desastre inminente se transformó en experiencia educativa.


Lamentablemente, ese primer accidente no fue tan ejemplificador como habría sido de desear, y las imprudencias se siguieron cometiendo.


Así es que la ranita de Christian devoró tres bichos bolita que había atesorado Fabián, y ambos niños se trenzaron a la salida de la escuela en una riña descomunal.


Todavía fue peor cuando el gran danés de Ignacio se tragó la tortuguita de Inés, y el San Bernardo de Mariano se sentó sobre el ratoncito de Felipe.


La Srta Amelia debió dar por terminada la experiencia ecológica a pedido de los padres, cuando se sucedieron tres hechos infaustos en la misma semana, a saber:


Primero, la lampalagua de Horacio se tragó el sapo de Lucía.


Segundo, la cabra de Lisandro devoró las acuarelas del aula, y estuvo una semana con una
colorida gastroenteritis.


Tercero, el león de Gabriel se comió al director.


Todavía hoy la Srta Amelia sostiene que fue una medida apresurada e injusta suspender el proyecto sin una prolija evaluación de su impacto sobre la conciencia ecológica de los educandos.


Por mi parte, yo sostengo que ella desaprovechó la oportunidad de usar los acontecimientos como un práctico alusivo a la pirámide alimenticia. Pero la viuda del director, logró juntar firmas, y ya no hubo nada que hacer al respecto….


FIN




La imagen que ven, es la ilustración que la revista generó para el cuentito.

Ahora vayan a elegir una mascota exótica con la cual jugar hasta el próximo sábado. Un beso. Graciela

P.S: no hace falta que me manden saludos por el cumpleaños, pueden reemplazarlos por regalos, directamente. ;D

20 comentarios:

Dayana dijo...

Felíz cumple!!!

Hay fiesta? hay torta? hay algo? A qué hora me puedo dar una vuelta por el serpentario?

Besos y ya estaremos comiendo algo rico.

luis dijo...

felisisisisisisisisisisisisimo cumpleaños abrazo incluido. Yo si llegue a tiempo. no como otros jeje

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Me encanto el relato atrapo mi atención está muy bonito, tremenda experiencia decir que llevaron a sus mascotas. Trágico fin el del director.

Feliz cumpleaños, estamos en sintonía con el natalicio, mucha paz y prosperidad y todo lo bueno para ti es mi mayor deseo.
Saludos

PS:
te felicito por tu compromiso con los animales.

Carlos Alberto Arellano dijo...

Graciela:

¡Muy feliz cumpleaños!

Y como dice la canción que todos conocemos:

¡Y que cumplas muchos más!


¡Muy buen relato! Impecable. Me hizo recordar a mis días de adolescente en un colegio de Mendoza. En clase de lectura (mi favorita después de gimnasia) nos presentaron por primera vez a Conrado Nalé Roxlo, el buen Chamico. Leímos Mi pueblo. ¡Me gustó mucho ese libro!

Tu relato, Graciela, como el de Chamico sobre sus días en segundo grado en el pueblo de su infancia, las travesuras de sus compañeritos y los apólogos de la señorita Italia Migliavacca, está lleno de gracia, de ternura, de inocencia, de pequeños desastres (dejando de lado la comida del león), de alegría de juventud, de esos años maravillosos que tanto extrañamos y que perdurarán, para siempre, en algún privilegiado rincón de los recuerdos. Los mundos de Tom Sawyer, Huckleberry Finn y Kevin Arnold (el muchachito de la serie de televisión, de finales de los ochenta y principios de los noventa, The Wonder Years.)

¡Saludos!

Terox dijo...

Graciela, con su permiso haré lo contrario a tu consejo, recibe un efusivo saludo, tanto mío como de Oberón, en lugar del regalo que bien tenés merecido. La distancia y otras circunstancias me impiden agasajarte como lo mereces.

En cuento en sí tiene un cierto gusto a Cortázar. Creo que de él es un cuento donde un escolar encuentra un león o un tigre en el baño (no logro recordar con precisión). En fin, lo justo es que tu "Doña Matilde" se comiera (literalmente) la revista donde apareció este cuento (agradeciendo que no fuera una gran antología de tapa dura).

Si venís por estos lares (a Costa Rica), al igual que a Carlos Alberto te ofrezco mis leales y gratuitos servicios como guía, y podremos visitar volcanes y otros accidentes orgráficos que sean de tu interés...

Un beso, para vos y tus compañeros caninos. Oberón manda sus lengüetazos a Layka (hoy decidió ignorar a Rolf).

Graciela L Arguello dijo...

Dayana Gracias, pero considerando que el postre que mejor me sale es la gelatina, me temo que la torta la va a tener que hacer alguna egresada de los cursos de chef

Luis Se agradece. Y siempre es tiempo para buenos deseos, de todos modos.

Roy Gracias por tus palabras, y he visto también alguna vez algún post tuyo reflejando tu compromiso con los animales. Somos más de los que creemos. Algo va a cambiar para bien en poco tiempo

Carlos Alberto ¡Conrado Nalé Roxlo, nada menos? Ahora sí que la Matilde se come la revista.

Terox ¿Sabés que ya otras veces han comparado mis cuentos con los de Cortazar? ¿Habrá algo de cierto? ¡Pavada de comparación! Es un grande el hombre, ¡ojalá le llegara a los talones!

Convengamos que aunque no sea para tanto, el cuentito mereció un premio en metálico que dilapidé alegremente en las vacaciones.

Un beso a todos, Graciela

Carlos Alberto Arellano dijo...

Graciela:

Seguramente Terox se refiere al último cuento de Bestiario, el cuento que le da nombre al libro.

Es el libro de cuentos de Cortázar que más me gustó. ¡Una maravilla!

Y sí, sería lindo viajar en un avión rumbo a Costa Rica. ¡Y sabiendo que nos espera Terox como guía! ¿Qué tal?

Saludos.

Graciela L Arguello dijo...

Carlos Alberto Voy a tener que releer Bestiario, lo leí hace un siglo, en plena adolescencia.
Respecto a viajar, no me tienten que soy de valijas siempre listas. De esa clase de locos que trabaja como condenado todo el año, para gastar todo lo ahorrado en un par de semanas de vacaciones.
Antes eran otras mis prioridades, pero ahora que ya no hay niños dependiendo de mí, (salvo Layka y Rolf, que igualmente quedan en buenas manos)los viajes son parte de mi felicidad.
No te extrañe, Terox que aparezca por allá el día menos pensado.
Y con Carlos salimos los tres del bracete a conocer volcanes. ¿qué tal?
Y cuando de Córdoba se trate, yo los llevo a ver su Geología, su gente, su cultura y sus gratos momentos. Un beso. Graciela

Carlos Alberto Arellano dijo...

Graciela:

Yo me encargo de llevar los termos con café calentito y naranjada fresquita, y los bizcochitos dulces y salados que voy a hornear, si me dan permiso, en casa de los Terox.

Alguna experiencia tengo en subir y bajar cerros ardientes o nevados. Viví veinte años en la precordillera mendocina. ¡Sí habré subido cerros! ¡PUÁÁÁÁ!

Bueno, dale, después de pasear por la linda Costa Rica, nos vamos derechito a Córdoba (en el mismo avión): Terox, Roy, tú y yo. ¡A carcajada limpia!

¡Saludos!

Graciela L Arguello dijo...

Ya estamos armando un tour. A ver quién más se anota.
Tenemos a la Sra de Terox que va a sacar las fotos. Yo de paso les enseño a los costaricenses a bailar tango, y perfecciono mi conocimiento de baile latinoamericano.
Si le sumamos un transporte especial de perros, vamos con Oberón, Rolf y Layka.
Me parece que podemos hacer toda una industria turística.
¡¡¡Costa Rica, allá vamos!!!!

Graciela L Arguello dijo...

PS: les estoy mandando por Internet, torta de mi cumpleaños. Se me aplastó un poco al meterla por las ranuras de ventilación del monitor,pero no creo que pierda el sabor. Veamos cómo llega.

Graciela L Arguello dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gurisa dijo...

Entonces va directo el regalo ;)

Graciela L Arguello dijo...

Gurisa ¡Siempre me hacés reír! Pero aclaro que ya me saludaste y fuiste la primera En empate con Dayana. Un beso. Graciela

Carlos Alberto Arellano dijo...

Graciela:

Llegó ÑAM bien ÑAM ÑAM. Muy ÑAM ÑAM rico el ÑAM ¡GLUP! puré de crema y merengue, y las ÑAM ÑAM frutillas en tiritas, y el ÑAM ÑAM dulce de leche casero. ¡GLUP!

¡Saludos!

Gustavo Tisera dijo...

Disculpame que te salude tan tarde pero ¡Felíz Cumple! (estar una semana sin internet ya veo que es mucho!)
Felicitaciones por el relato publicado (bien vale su distinción) y muchísimas gracias por tenerme en cuenta. Un saludo!

Graciela L Arguello dijo...

Carlos Alberto ¿te comiste toda la torta de una sola vez? Espero que no te empaches.

Gustavo Gracias, Gustavo. Me encantan tus cuentos, por eso siempre te visito y te tengo muy presente.

Un beso a ambos, Graciela

Mazcue dijo...

Graciela: Es la primer vez que escribo en su blog (espero poder tutearla mas adelante), aprovecho para felicitarla por su cumpleaños.

Estuve leyendo en el blog de Pulpo que posiblemente esté con nosotros en el ptóximo Viandante Trip Santa Fe, por lo que tendré el gusto de conocerla junto a su hijo y su nuera.

Espero que así sea.

Por otro lado, veo que compartimos gustos parecidos en cuanto a las mascostas, dado que en miblog también he organizado una especie de busqueda y encuentro para aquellos perritos perdidos.

Saludos!

Matías Azcué

Pulpo dijo...

Yo también me porté como buen hijo y completé la colección de los hijos de la tierra :D
Archívese y déjese constancia que soy un sol de hijo :P

Graciela L Arguello dijo...

Matías Bienvenido al blog. Yo ya anduve por el tuyo, siguiendo a Pulpo y Dayana, y en efecto, somos mascoteros ambos. Espero que nos conozcamos en el Viandante Trip Santa Fe,y que la pasemos tan bien como en los otros dos Trips.

Pulpo A ver, a ver, ¿quién lo ha puesto alguna vez en duda? ¿Alguien ha negado que mis hijitos son soles? Díganme quién fue y se las verá conmigo.

Un beso a ambos. Graciels