Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

viernes, 25 de junio de 2010

¿Cómo se hace?


¿Cómo se hace para aliviar la carga de un amigo que está lejos?


¿Cómo se hace para dividir con él su dolor para que le pese menos?


¿Cómo se le dice a la distancia que aunque nos tilden de ridículos, creemos de verdad en una forma de cariño hecha sólo de palabras compartidas?


Que creemos que se puede sentir afecto genuino a partir de tener amor a los mismos seres, por ejemplo.


A esos seres llenos de luz que la vida nos pone en el camino para enseñarnos a vivir cada alegría como si fuera el universo mismo el que sonriera.


Para enseñarnos a disfrutar cada momento como si no hubiera habido antes otros, ni pudiera haber otros después.


Para cargar sobre sus hombros nuestras penas, sin preguntas, y llevarlas por nosotros, como si no pesaran.


Para iluminar con su amor cada mañana, como si no hubiera noches de angustias y de lágrimas.

Esos seres de sol, sin egoísmo, que nos agobian de amor, como si lo mereciéramos.

Esos niños eternos que nunca se van de casa.


Esos bandidos juguetones que nos hacen reír: nuestras mascotas...

Pero cuando un día se vuelven aire y se nos van entre las manos, ¿cómo se le dice a un amigo: "está bien, ya no lo llores"?

Yo no sé cómo hacerlo, pero este post es para vos , Terox, y para Oberón que partió primero porque quiere esperarte...

Escribí estas líneas el sábado pasado, pero dudé mucho antes de subirlas como post, porque no sé si sirven de algo. Ojalá sirvan por lo menos como un homenaje más para tu perro.

Tammy espera todavía.

6 comentarios:

Nerina Thomas dijo...

Muy bello post amiga!!!
Un placer leerte.
un cariño y te aplaudo!!

Graciela L Arguello dijo...

Gracias, Nerina, y bienvenida al blog, ya que no recuerdo que hayas pasado antes. Un beso Graciela

EL MUNDO DE WILHEMINA QUEEN dijo...

Graciela, se dice como se puede, se siente, se comparte, todo!
los que tenemos esas lucecitas maravillosas en nuestras vidas, sabemos, comprendemos, y compartimos el dolor de esas ausencias.

Un abrazo para ti, para Terox y Oberón, y para Tammy.



Verónica desde VERONICA Y SUS PASTORES

Graciela L Arguello dijo...

Así es, Wilhemina , y el dolor es enorme, yo estoy acompañando la ya manifiesta senectud de mi amado Rolf, y cada día que pasa agradezco que esté aún conmigo, pese a las limitaciones que lentamente comienzan a aparecer, pero que no impiden que siga siendo mi bebé.
Un beso Graciela

Terox dijo...

Graciela, he estado alejado de los blogs que usualmente frecuento, y hasta hoy leo, entre lágrimas, estas palabras tuyas, tan sabias...

Muchas gracias amiga, por tu apoyo, así como el de todos aquellos que me han hecho llegar sus buenos deseos.

Hoy soy sólo yo quien te manda un abrazo a vos y a toda tu jauría...

Graciela L Arguello dijo...

Sin embargo, Terox aquí llega la ternura de Oberón también. Hay seres que no se olvidan, como él y Barti, por ejemplo. Un beso Graciela