Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 17 de noviembre de 2012

Puros botones


Hoy les cuento una de las múltiples ocurrencias del Pulpo, con quien es imposible pasar una tarde sin terminar riendo a carcajadas.
Hace algunos días, al volver a casa, lo encontré de visita en ella, y como estaba algo fresco, fui al dormitorio a buscar una camperita, que me iba prendiendo mientras volvía al comedor donde estaba Guille.
Cuando llegué, se largó a reír y me señaló que me había prendido mal los botones, de modo que tenía el lado derecho más largo que el izquierdo.
La desprendí y volví a prender, provocando nuevas carcajadas, porque esta vez, estaba más largo el lado izquierdo.
Una vez solucionado el conflicto con la prendedura, continuamos la conversación, mientras yo abría un paquetito que traía con una serie de botones que acababa de comprar para reemplazar los de un impermeable, ya que uno de ellos se había roto, y me disponía a coserlos.
De paso, como eran unos botones bijou muy bonitos, se los mostré al Pulpo, diciendo:
-Mirá, Gui, qué lindos botones compré.
A lo que él respondió:
- ¿Y ésos vienen con el manual de instrucciones?
No hay caso, con el Pulpo no se puede... 
En cambio, Chipi, si la adoptan, nunca les tomará el pelo como él.

Los espero el próximo sábado. Un beso Graciela.
P.S.: La imagen que ilustra el post es de este sitio.

3 comentarios:

Terox dijo...

Y a quién habrá salido el nene????

Guri dijo...

Jajajajaja. Si hasta me imagino la cara que puso y todo!

Besos!

Graciela L Arguello dijo...

¿Será a la madre, Terox?
Sí, Guri esa exacta cara de inocente angelito