Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 6 de agosto de 2016

Ideas sueltas


Si estuviera en mis manos negociar un pacto con dios o con el diablo, le pediría una sola cosa: morir mirando las olas en la ciudad de Mar del Plata.
Eso sí, una vez concedido ese deseo, me aseguraría de no volver a poner los pies en esa ciudad bajo ninguna circunstancia. :D
Pero acá, en Córdoba, Gigí espera todavía que su deseo de un hogar le sea finalmente concedido.
Un beso y hasta el próximo sábado.

No hay comentarios: