Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

Me gusta

sábado, 3 de noviembre de 2018

Otra vez a la carga

Esto que voy a subir ahora, lo escribí hace más de un año en mi facebook, pero nunca pierde actualidad, lamentablemente, y no me parece mal recordarlo.
La razón por la que la subí fue porque un rott había herido a un intruso que había ingresado a la casa que era el territorio del animal.  
De resultas de eso, como siempre, se elevaron voces acusadoras, pretendiendo estigmatizar a la raza canina, pero sin acotar nada respecto a la violencia ejercida por  la "víctima", que había violentado una reja para ingresar con intención de robo.
Esto es lo que escribí entonces, y ratifico hoy:

Yo sé de una raza que viola por placer; que asesina por un celular; que golpea a su pareja hasta matarla; que abandona a un hijo en un baño público; que estafa a un jubilado; que traiciona a sus amigos; que caza animales que no va a comer luego; que encierra a otros en jaulas para cobrar a los tontos que van a mirarlos; que doblega la voluntad de un potro saludable para hacerse fama de bravura; que tortura bellísimos ejemplares taurinos frente a multitudes exaltadas por la sangre... y ¿saben qué?, no es la raza rott weiler precisamente. La llaman "raza humana", aunque es en realidad toda una especie, y suele rotular como peligrosas a las demás.
Pero volviendo a las razas que no hacen más que dar amor, si quieren un puro canino, acá está esperando Gigi por una familia.
Un abrazo y hasta el próximo sábado.
Graciela.

No hay comentarios: