Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

Me gusta

sábado, 9 de noviembre de 2019

Sigue mi autobiografía bizarra.

Continuando ese delirio al que hago pasar por mi autobografía- que pese a sus pinceladas de humor tiene anclajes muy reales- hoy les presento el Capítulo V.

Capítulo V: Algunas divagaciones fuera de la secuencia temporal. 

Estuve hace un tiempo visitando a un amigo en plena depresión, y como sus argumentos pro-suicidio eran muy convincentes, al regresar a casa tuve que hacer serias evaluaciones acerca de mi propia vida y su relevancia, para no caer en el mismo abismo de incierto desconcierto que podría empujarme con soltura hacia la sepultura, dicho con rima y todo.
Por eso, pues, como decía, debí revisar mi propia vida para validar mi existencia, y ¡voilá!, pude comprender por fin, que mi nacimiento fue un hecho de la mayor importancia.
Tanto, que mi propia madre se dignó asistir al parto, pese a que ella nunca fue muy dada a perder su valioso tiempo en menudencias infantiles.
Es decir que si mi madre estuvo allí, mi nacimiento adquiere ribetes de evento magno e irrepetible. O, bueno, al menos lo segundo es cierto, porque nunca después de ese día, se me dio por volver a nacer, ni a ella por volver a parirme.
Valiosa enseñanza que extraje de largas jornadas de profunda reflexión introspectiva, retrospectiva y bastante "alcuetestiva" (neologismo de mi propia invención, que dada mi tendencia al divague, puede llegar a resultar muy útil); y de resultas de la cual, he comenzado a mirarme a mí misma con mucho respeto y renovado cariño.
Y como sospecho que a casi todos les habrá pasado lo mismo (no digo a todos, porque uno nunca sabe, con las nuevas tecnologías), comparto este descubrimiento para levantarles la autoestima.
Como verán les ahorro algunas sesiones con el psicólogo o psiquiatra, según sea el caso, sin cobrarles un centavo, lo que constituye una buena razón para admirarme de mi propia generosidad, y seguir alimentando mi amor propio.
Pero como de seguir por este camino mi ego caerá en el campo de la obesidad mórbida, mejor será que vaya cerrando el post de hoy con una acotación final: 

No sé si les habrá gustado este post, pero los que sí les van a gustar son todos los perritos y gatitos que se pueden adoptar en esta página.

Un beso y hasta el próximo sábado. Graciela

No hay comentarios: