Bartimeo, Federico Alfonso y Elvira Inés, los ángeles del blog.

Me gusta

sábado, 16 de abril de 2022

Reflexiones ajenas.

Los que son asiduos del blog, saben que de vez en cuando suelo compartir con los lectores algún texto que me haya gustado de manera particular.
En este caso, se trata de las palabras que pronuncia uno de los personajes de la novela "Son más los que mueren de angustia" del autor canadiense Saul Bellow, y que me impactaron. Tal vez a ustedes también los dejen pensando.

...Hacia el fin de tu vida tienes una especie de formulario del dolor para llenar; un largo formulario como los de los impuestos, sólo que es tu declaración de dolor. Interminables categorías. Primero, causas fisicas, como artritis, cálculos renales, calambres menstruales. Categoría siguiente, vanidad herida, traición, perfidia, injusticia. Pero las categorías más difíciles son las que tienen que ver con el amor. La pregunta entonces es: ¿por qué insiste todo el mundo? Si el amor los hiere tanto, y puedes ver sus estragos por todas partes, ¿por qué no ser sensato y retirarse a tiempo?
Debo confesar que no conocía a este autor, pero esta primera novela que cayó en mis manos es un puro deleite, aunque se interne en los resbaladizos terrenos del dolor y la angustia.


Ahora bien, si quieren que su felicidad sea tan grande como para curarles todo mal de amor, lo mejor que pueden hacer es adoptar uno de tantos animalitos requeridos de hogar. Sólo me dejan un comentario (si son de Córdoba) y concretamos la adopción. Si son de otros lugares, seguramente hay también grupos que les pueden ayudar en tan noble acción.
Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela.
P.S.: Recuerden que cualquier cosa que quieran usar de este blog debe incluir la  mención de la fuente, porque tiene protección de propiedad intelectual.

No hay comentarios: