Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

viernes, 4 de enero de 2008

VAMOS A PEDIRLE A LOS REYES.

Recuerdo las noches de infancia en que luchaba contra el sueño-siempre infructuosamente-para ver llegar a los Reyes Magos.

El 5 de enero era siempre muy ajetreado, ya que salíamos a cortar pasto para los camellos y llenábamos baldes con agua para que se refrescaran.

Hoy pienso qué poca consideración teníamos con los propios Reyes. A ellos nunca les dejamos un miserable sandwich ni un vasito con fernet. Si llegaban a estar sedientos tendrían que tomar del balde, como sus cabalgaduras - nada muy regio que digamos-pero ellos nunca se ofendieron por eso, y se portaron como duques (bah,… como reyes) durante toda la infancia.

Después vino la época del descreimiento, y posteriormente me tocó ser Rey Mago también a mí.

Ahora voy cerrando el ciclo ( como los viejos que vuelven a los pañales) y me da por pedir cosas.

La diferencia es que últimamente mis cartas se terminan perdiendo, y nunca recibo lo solicitado.

O será simplemente que pido cosas demasiado inalcanzables hasta para los Reyes Magos.

Porque hace ya un tiempo, me ha dado por pedir boludeces, pero cada una de ellas requeriría un milagro.

Porque pido, por ejemplo, recuperar la inocencia.

Porque quiero que vuelvan los seres ausentes.

Porque pido una infancia con una historia distinta.

Porque pido que haya siempre un retorno para el amor que se entrega.

Que los golpes no duelan.

Que sanen finalmente las heridas abiertas.

Y con una vaga esperanza, pongo mis zapatitos lustrados a los pies de la cama. Y el césped y el agua. Y me duermo en seguida, para que lleguen pronto los regalos ansiados.

Aunque sepa, sin dudas que este año, los camellos de nuevo se pasarán de largo, no comerán el pasto, no beberán el agua y estarán mis zapatos, como siempre, desiertos...




Hoy elegí para ilustrar el tema una historieta de la Hormiga Silvina que se publicó con el dibujo muy mejorado, por obra y gracia de los profesionales de la revista.

Agrego la tapa escaneada, como ya es mi costumbre.






Esta vez pórtense bien en serio, por lo menos hasta mañana, porque si no, los Reyes no les van a traer nada de nada.

Un beso. Graciela



Por si acaso son nuevos en esto de bloguear, les recomiendo que sigan este link para aprender cómo hacerlo, y poder por ejemplo, introducir un comentario.

6 comentarios:

Dayana dijo...

Puedo pedir el modelito de la tapa de Cristina para lucirlo en el proximo invierno?

En cuanto a Silvina, la hormiga... me parece que te está comiendo la casa con toda su familia :P

Saludos

PD: y pasen por el link de aprender a bloguear, hay una foto de MAmá Pulpa en la tapa de Cristina diciendo "Lo hago por mis hijos" (si así no llamamos la atención sobre ese link tendré que pasar al plan B).

Graciela L Arguello dijo...

Dayana no, que no vayan al link, quiero ver cuál es el plan B. Besos. Graciela

tapi dijo...

Definitivamente, lo que pedís es demasiado para los alicaídos reyes actuales. A este paso en poco tiempo serán ellos los que lleguen a nosotros para pasar la gorra

Graciela L Arguello dijo...

Tapi, me temo que estás en lo cierto. Estoy pidiendo demasiado.
Un beso. Graciela

Gurisa dijo...

Nananana... yo creo que por fin los Reyes se apiolaron por eso de que nunca le dejamos algún refrigerio. Se supone que somos adultos y sabemos que viajan miles y miles de kilómetros. No tienen el trineo de Papá Noel que vuela. Ellos lo hacen a lomo de camello.
Entienden que a un nene se les pase, pero no a un adulto, nono.
Por eso los mexicanos sí tienen la costumbre de dejarles algo para comer y beber (o eso es lo que leí en el blog de Lata)

Besos!

Graciela L Arguello dijo...

Gurisa Para emular al blog del Pulpo, y la fundación que allí generaste, ("Una cerveza para Alew") podríamos crear la Fundación "Un choripán para los Reyes Magos" ¿No te parece?

Un beso, Graciela