Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 16 de febrero de 2008

EN EL DÍA DE SAN VALENTÍN


El post de hoy podría caber en la etiqueta Calendar Lady, o en Enhebrando palabras, o hasta en El humor nos salve, pero he preferido abrir una nueva, y por ahora la última. Se llama MANDAME UN MAIL, y se inspira en las bien intencionadas cadenas que pululan por la red, generalmente bastante cursis, y muchas veces con contenidos a un paso del ridículo ( a un paso para un lado o para el otro, se entiende).
Yo soy una cortadora profesional de cadenas. Cuanto más se me amenace con las horribles consecuencias de cortarlas, más rápidamente las corto. Pero algunas veces también las paso, por ejemplo si tienen bellas fotos de lugares paradisíacos, o información de becas o convocatorias que pueden ser útiles a la gente que conozco.
Pero últimamente me ha dado por cortar la cadena, y conservar sin embargo una copia del mail original, para insertarle mis propios comentarios. Porque por lo general me causan mucha gracia, aunque nadie debe ofenderse si reconoce alguna vez, (mechado con comentarios jocosos de mi propio coleto) algún mail que me ha mandado. Que nadie se ofenda, porque invariablemente aprecio de alma, la buena onda con que fue enviado, es sólo que no puedo con el genio.

En este caso, reproduzco parte de un mail que me llegó con motivo del Día de los Enamorados. Los agregados en cursiva y negrita son míos, y pretenden bajar el nivel de glucosa para hacerlo más digerible para diabéticos.

Aquí, va pues el primer post de esta nueva etiqueta:


“NO TE ENAMORES DEL AMOR, enamórate de alguien que te ame, que te comprenda aún en la locura (¿su locura o mi locura? ¿de cuál estamos hablando?). Enamórate de alguien que no te traicione, sino que sea fiel (¿No será mucho enamorarme de mi perro?). Que sueñe contigo, que sólo piense en ti. (¿Y a qué hora va a laburar para mantenerme, entonces?) Enamórate de alguien que sufra contigo, (¿un masoquista? Si sufre conmigo ¿Por qué no se toma el buque y listo?) que ría junto a ti, (esto ya me parece más lógico, mientras se ría junto a mí y no a mis espaldas) que seque tus lágrimas, (¿y me limpie los concomitantes mocos?) que te abrigue cuando sea necesario, (o por lo menos que apague el aire acondicionado por mí) que se alegre con tus alegrías y que te dé fuerzas después de un fracaso. (mientras el fracaso no lo provoque él) Enamórate de alguien que te ame. (buena idea, nunca lo había pensado) No te enamores del amor, enamórate de alguien que esté enamorado de ti. (¿Aunque sea Quasimodo?)”

Hasta aquí el extracto del mail que recibí. Pero ahora debo confesarles, que pese a mi tendencia a tomar las cosas en solfa, después de reflexionar un poco, reconocí la sabiduría implícita en las palabras que reproduje más arriba, y decidí seguir la recomendación a pie juntillas.
Desde el jueves estoy viviendo un tórrido romance con alguien que sólo piensa en mí, me limpia los mocos y me abriga, me es absolutamente fiel, y se alegra con mis alegrías. Señoras y señores, me he enamorado perdidamente de mí.

Los quiero…ver pasando un glamoroso fin de semana. Hasta la próxima. Graciela

P.S.: La foto que incluyo también la saqué de algún mail de los que vienen en cadena. No conozco el autor, pero aclaro que no me pertenece. Siempre he tenido mascotas,pero una pareja de elefantes, hasta ahora nunca

2 comentarios:

Gurisa dijo...

Yo sabía que de algún lado de la familia venía mi odio hacia los mails en cadena. Y mirá que hasta les pido a todos por favor que dejen de mandarlos. En fin... se necesitan urgente las reglas de netiquette para educar un poco a la gente del cyberespacio.
Resulta que también en este post, me termina de caer la ficha de que sí somos parientes. Hace como 6 meses entré en una página de esas que te hacen la dichosa carta astral con informes de todo lo que va a pasarte y cómo se supone que sos. Así que agarré el aburrido informe y empecé a hacer acotaciones en negrita y cursiva exactamente igual a como lo hiciste vos en este post con el mail.
Sip... somos familia...

Graciela L Arguello dijo...

Sí, vale también aquéllo de "Dios los cría y el viento los amontona" o algo parecido. No es casual que nos encontremos en el cyberespacio, y tanto allí como en la vida real la pasemos muy bien juntas. Un beso, graciela