Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 1 de marzo de 2008

ÉRAMOS POCOS Y LLEGÓ JUAN CLAUS.



El día 23 de febrero próximo pasado, tuvo lugar en Colón, Entre Ríos, la primera MVDT, organizada por los blogs Atención Viandante y Marbot Deliratessen Page. Fue una reunión divertida y generadora de la mejor de las ondas, en la que todos los blogueros presentes tuvimos la maravillosa oportunidad de recargar las pilas y conocer gente muy copada.

Entre esa gente estaba Juan Claus, quien me manifestó personalmente una cierta inquietud sobre sus orígenes, ya que extrañas intuiciones le hacían suponer que tal vez algunas lianas de su árbol genealógico, podrían haberse entrelazado con otras del árbol de los Pulpos.

Teniendo noticias de mis exitosas investigaciones relativas a la historia de Nevermind Nakamura y de Sophie, la perdida (en el espacio, claro), me solicitó que dentro de lo posible analizara el tejido resultante de ese supuesto entrecruzamiento de lianas.

Y yo me aboqué aplicadamente a ello. Compré las revistas Tejidos, Labores de punto, Crochet a su alcance, Manitos primorosas, y otras similares, con las cuales perfeccioné mis habilidades manuales, pero no encontré pista alguna para desentrañar el misterio.

Luego recurrí a dos excelentes técnicas: la introspección y la relajación. La relajación no está pensada para obtener ningún resultado, obviamente, salvo hacer fiaca sin culpas, y pasarlo bien mientras tanto. Ambos objetivos fueron ampliamente alcanzados, pero no arrojaron ninguna luz sobre la historia de Juan.

En cambio, la introspección (de intro= hacia adentro; e inspectione = observar) fue muy útil una vez que me avivé de que ese mirar hacia adentro no se refería a espiar la ventana de la vecina, sino a agudizar la mirada hacia el propio yo y sus circunstancias.

En efecto, introinspectionando, recordé un momento de la Juntada bloguera en que Juan manifestó su sentida simpatía hacia los perros primero, los conejos después, y la fauna toda, en algún momento.

Ese hecho fue más esclarecedor que un análisis de ADN.

-“Este chico, si no es de los Pulpos, merecería serlo”-pensé.

Y recurrí a Mikartita Sabeuntoko, para que me ayudara con su clarividencia.

Sabiamente me aconsejó hacer lo que ella misma hace en su labor profesional:

-“Inventá algo, total ¿quién va a saber si no es cierto, eh?”.

Esa metodología aceleró todas mis tareas investigativas. Tanto, que allí nomás, obtuve resultados inesperados, pero muy satisfactorios.

Pude establecer entonces, que Juan es un primo hermano alternativo de Never y de Sophie, por parte de madre. En efecto, la madre japonesa de los mencionados hermanos, tenía a su vez una hermana no reconocida, hija del abuelo de Never y Sophie, y de una niñera que pasó un tiempo cuidando a la madre de ambos.

Esa hermana secreta de la madre japonesa de Never y Sophie, que por extraña coincidencia viene a ser precisamente su tía (tía de los chicos, no de sí misma, claro), se casó andando el tiempo con un corredor de bolsa, es decir un hombre que siempre ganaba las carreras de embolsados de las kermesses de su pueblo. Esa circunstancia le valió fama y reconocimiento, pero mortificaba un tanto a su pequeño vástago, nuestro Juan, que de este modo vemos que ha quedado incorporado al clan pulpar, en calidad de primo alternativo.

Consideramos este parentesco como alternativo, porque el abuelo nunca blanqueó su relación con la nanny de Never y Sophie.

Conviene aclarar, en descargo del viejo, que no podía blanquear esa relación por muy válidas razones:

1. La mucama era negra y no había forma de blanquearla (después de ver cómo quedó Michael Jackson, nadie puede culparla por haberse negado a toda forma de blanqueo).

2 La abuela legítima era una mujer de mucho carácter. Es más, no sólo era mucho su carácter, sino también muy podrido.

Por eso es que así nomás quedó la cosa, en una primatura alternativa.

Notable es el hecho de que Juan Claus no registra a simple vista, rastro alguno de la mezcla étnica, salvo cuando conoce una señorita “besha” y se le manifiestan las oscuras intenciones.

Con el paso de los años, también Juan abandonó el Japón, en parte porque el oficio de corredor de bolsa de su padre no le cuadraba en absoluto, y en parte porque los terremotos lo fueron empujando para este lado.

Había escuchado, siendo muy niño, que Sophie andaba por San Juan y salió a buscarla. Pero no recordaba bien el nombre de pila del Santo, y el caso es que anduvo vagando bastante en pos de su tierra prometida.

Paseó por San Pedro en Jujuy, San Francisco y San Basilio en Córdoba, Santa María del Buen Aire, y hasta se equivocó tan fulero como para ir a Santos Lugares y a Santa Fe, que como bien sabe cualquier cristiano, en realidad no son nombres de santos. ¿O acaso alguien conoce a una santa llamada Fe o a algún señor Lugares que fueron entronizado santo?

Pero claro que esto puede disculpársele a Juan, porque todavía hablaba japonés (de hecho su nombre todavía era Huang).

No obstante, al llegar a Santa Fe, alguien le comentó acerca del palacio de San José en Entre Ríos, y para allá salió pedaleando en su bicicleta. Actualmente vive en esa provincia, rodeado de amigos que lo quieren por sus propios e indudables méritos, y no por la fama de su padre, el corredor de bolsa.

Fue allí, donde por uno de esos inesperados giros del destino, ha tenido por fin la oportunidad de reunirse con muchos de los miembros de su clan de Pulpos, en la ut supra (bastante ut supra) mencionada juntada bloguera, y pudo encargarme esta investigación.
Recordemos que hasta ese momento sólo contaba con vagas intuiciones (el llamado de la sangre, que le dicen) pero no conocía su exacta posición en el cefalopódico árbol genealógico.

P.S. : en la foto, el flaquito con barba y pelo oscuro es Huang, mírenlo bien, porque ya se está hablando de un posible enchulamiento, aunque en mi modesta opinión no lo requiera en absoluto

Y colorín colorado este cuento se ha acabado, por lo menos hasta que se me ocurra inventarle algo nuevo, para generar otro post. Mientras tanto, tengan un maravilloso fin de semana, no digo tanto como el de la MVDT, pero si es por ese estilo, mejor.

11 comentarios:

Juan Claus dijo...

Cuántas emociones se sienten al descubrir cosas que uno desconocía sobre sí mismo.

Te agradezco el tiempo dedicado a esta profundo investigación introspectiva, que ciertamente ha valido la pena!!!

Pertenecer a la gran familia cefalópoda, aunque sea medio de rebote, es a la vez un honor y una sorpresa. Pero si hasta empiezo a descubrir extremidades que no sabía tenía!

Llevo en la sangre el talento innegable de corredor de bolsa, a pesar de haber renegado de él durante tanto tiempo. Y espero se organize una competencia en el próximo encuentro, para demostrar mis habilidades.

Un tanto japonés (dejo a criterio de Uds. imaginar qué tanto), otro tanto negro, bastante de pulpo... y vaya uno a saber qué más circula por mis venas!

Este primo bastardo se despide, deseando todos los miembros de la familia reciban este afectuoso saludo a ocho brazos.

Y como toda ocasión alegre, merecería realizar un festejo, que espero celebraremos personalmente pronto.

Saludos!

Huang

Graciela L Arguello dijo...

Juan Claus

Primo bastardo suena feo, yo prefiero hablar de primo alternativo. Bella palabra que aplican los psicólogos a cada rato, y de la que me he apropiado con alegría. Ya no admito que me consideren tonta ni fea, lo mío es inteligencia alternativa y belleza alternativa. Genial,¿no?

Por otra parte, en la próxima MVDT, DEBEMOS (atención al énfasis) insistir en organizar la carrera que te permita lucir tu talento. Ojo, que puedo ser seria competencia. (misterios de la genética)

El festejo queda pendiente. Ya sabés que los Pulpos se apropian a ocho brazos de toda ocasión de pachanga.

Un beso Graciela-

Juan Claus dijo...

Buen detalle lo de la palabra "alternativo". Definitivamente voy a adoptarla. :D

Con lo de la carrera y el festejo te tomo la palabra.

Sayōnara,

Huang

Graciela L Arguello dijo...

No lo dudes, gestionaremos ambas cosas para la MVDT de Buenos Aires. Sayonara

Gurisa dijo...

Bienvenido a la familia, Juan!!! Ahora... serías algo así como mi futuro primo político???? porque Never quedó en hacer el famoso árbol genealógico para entender un poco más este culebrón y se quedó en el "voy a hecerlo" (aunque... no recuerdo si especificó qué era lo que iba a hacer, si el árbol en papel o agrandarlo o reinventarlo o vaya uno a saber qué :P)
Por lo pronto esto ya tiene pinta de típica familia tana, así que ahora tenemos un buen pretexto para juntarnos un domingo a comer pastas .

Besos!!

PD: Mientras tanto, el hígado de Juan Claus...

Anónimo dijo...

que manera de estar al pedo no? vayan a laburar

Graciela L Arguello dijo...

Gurisa, mientras no me pongas a amasar a mí...

anónimo ¡TENGO UN TROLL! ¡TENGO UN TROLL! Me recibí de bloguera, al decir del Pulpo. Gracias, Anónimo, gracias.

Pulpo dijo...

La idea de ir a laburar en lugar de delirar suena frustrante... prefiero seguir boludeando.
Total... los que nacimoscon mucha plata que no nos hace falta laburar, nos podemos dar los lujos de estar al pedo y visitar blogs que no nos interesan para comentar cosas que no aportan.
Qué lindo es estar al pedo y poder hacerlo!

Graciela L Arguello dijo...

Pulpo

No prejuzguemos no prejuzguemos...
Aunque debo confesar que yo también estuve muy tentada de preguntarme:
-"¿Será que a esta persona a quien le molesta tanto que los demás empleen parte de su tiempo en generar para sí mismos y para los demás algo de placer, está trabajando cuando entra a decir estupideces en los blogs que no le gustan?
¿Cobrarà por eso? ¿Será ése un empleo productivo?"

Pero fue sólo un momento de debilidad, y no pasó de ser una pregunta retórica, que no expresé jamás en voz alta.

Un beso, y gracias por la visita

Graciela

Gustavo Tisera dijo...

Hola Graciela! Pasaba para leerte y saludarte. Muy original la reseña del encuentro bloguero. Espero por tu próximo post. Un saludo!

Graciela L Arguello dijo...

Hola, Gustavo Un gusto que pases por aquí. Nos leemos mutuamente. Un beso, Graciela