Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 25 de abril de 2009

LA COLUMNA CHIMENTERA DE PANCHITA


Así es, queridos lectores, esta columna con chismes bien fresquitos la escribo yo, Panchita, personalmente, o perrunamente, como quieran. Fue una larga discusión porque Graciela no quiere delegar nada. ¿O acaso no notaron cuánto hace que no le da espacio a la oriental sabiduría de Mikartita Sabeuntoko, la tarotista japonesa? Pero al fin, aquí estoy con un post que preparo yo misma de comienzo a fin, en mi calidad de ADT, porque si voy a estar apareciendo una docena de veces en los posts, creo que debo aportar algo más que comentarios anodinos. Es mi responsabilidad, y me la tomo muy en serio, por eso me he documentado muy bien.


Hoy les traigo novedades de Federico. ¿Se acuerdan del candidato a ADT que peleaba la punta hocico a hocico conmigo?


Bueno, se comenta en la farándula perruna que su adopción fue un fiasco, y no una única vez. Resulta que el Señorito no está dispuesto a irse a cualquier lado, sino que se ha propuesto quedarse con Cristina, que no sólo lo rescató, sino que ha flechado su romántico corazón de tal modo que el caballerito hace las mil y una cada vez que lo dan en adopción, con el claro objetivo de frustrar el proceso y volver con Cristina. Hasta ahora viene saliéndose con la suya. Su separación más larga duró 12 días, pero después volvió a los brazos de su amada. No les asombre que vuelva por sus fueros, a hacer valer los votos y sucederme en el cargo de ADT al término de mi mandato (por vencimiento o adopción, ojalá sea por lo último). Claro, que eso será si no consigue convencer definitivamente a Cristina de que deben vivir juntos hasta que la muerte los separe. Y acá entre nos, creo que no está lejos de lograrlo, el muy sinvergüenza, porque cuando está con ella es el más dulce de los seres, y hay que ver las miradas empalagosas que le dedica, (sí justo la clase de mirada que ven en la foto) cuando se sienta a sus pies.


Bueno, después de este sabroso culebrón, ¿no merezco yo misma ser adoptada, en homenaje a mis capacidades literarias? Además así podría darle lugar a otro ser necesitado de familia. Antes de despedirme, les prometo pelear para que esta columna chimentera se repita cada tanto, porque les aseguro que los novelones perrunos no tienen nada que envidiarle a los humanos. Y ahora, la llamo a Graciela para que se despida de ustedes.





Graciela dijo: Bueno, no tengo más que agregar a tanta información. Sólo les pido que adopten, apoyen, difundan elijan candidato, voten, o sea, participen en esta causa, ya que hay cientos de hociquitos pegados a la vidriera esperando cumplir su anhelado sueño de una familia propia. Y piensen prioritariamente en Panchita, que está haciendo cuanto puede para lograrlo.

Los veo mañana en la jornada de adopciones, y el próximo sábado con un cuento corto o alguna otra sorpresa. Y mientras tanto saludo a dos cumpleañeros: Dayana y Raúl, ¡felicidades!

Un beso Graciela

4 comentarios:

Gustavo Tisera dijo...

Debo reconocer que Panchita escribe muy pero muy bien, casi tanto como Graciela. Y bueno, de Fede opino que es un rebelde total (como buen cordobés) Ojalá que tenga suerte. Un saludo!

Graciela L Arguello dijo...

Hola Gustavo Si necesitás una ayudante para corregir tus cuentos (aunque dudo que alguien pueda mejorarlos)no tenés más que adoptar a Panchita ;D Un gusto que hayas pasado por aquí. Un beso Graciela

Carlos Alberto Arellano dijo...

Graciela:¡Jajaja! Muy entretenida la columna chimentera de Panchita. Todo un personaje esta señorita. Y sí, se ve claramente que doña Cristina y don Federico son dos grandes amigos. Amigos en serio, para siempre, como debe ser. Dos grandes amigos del alma, del corazón. Cierto: ¿Dónde anda la famosa Mikartita Sabeuntoco? La estamos extrañando. La estamos.

Saludos.

Graciela L Arguello dijo...

Hola Carlos Alberto Sí, menudo personaje, la Panchita. Y ahora se ha aliado con Mikartita, de modo que no voy a tener más remedio que subir algún capíotulo del libro de la tarotista porque entre las dos me vuelven loca. Ya estoy corrigiendo, aunque no demasiado,para que siga teniendo su sello, el primer capítulo de su volumen. Pero tiene tales horrores ortográficos que tengo que parar cada dos o tres renglones, imagunate... Pronto podrás leerlo. Un beso Graciela