Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 13 de junio de 2009

¡MIRÁ LO QUE ME VENGO A ENCONTRAR!



Con motivo de la inauguración de mi otro blog, Locos por la Geología, estuve revolviendo viejos papeles con décadas de antigüedad, en busca de artículos curiosos que fui archivando, y que después de un tiempo volvieron a mis manos- del extraño modo que ya comenté en otro post- y que hasta ahora nunca examiné debidamente.

Al poner finalmente manos a la obra, encontré entre otras muchas perlitas que iré compartiendo con ustedes, un “Diccionario estudiantil”, inconcluso, por cierto, que fui pergeñando cuando transitaba el secundario, y que todavía me parece divertido aunque esté bastante desactualizado.

Digo desactualizado, porque no hay en él nada relativo a darle una paliza a un profe, ni hay palabras para definir padres patoteando a los directores, o alumnos acuchillándose mutuamente, tal vez porque en ese entonces teníamos modos más inofensivos de entretenernos.

Por otra parte, si de vez en cuando surgía algún conato de violencia, era impensable andar publicitándolo como si de una hazaña se tratara, ni se lo analizaba como el “emergente de situaciones sociales conflictivas”, u otros eufemismos por el estilo.

En esa época, el violento era lisa y llanamente puesto de patitas en la calle, recibía la condena social, y sus padres se hacían cargo de enderezarlo lo más pronto posible.

No sé si era lo más adecuado o no, pero al menos se garantizaba la seguridad del resto, y se evitaba la onda expansiva de sucesivas imitaciones que hoy terminan generando modas grotescas y peligrosas.

Tanto que a veces los padres se cuestionan “¿No será mejor mantenerlo analfabeto pero a salvo, al nene, antes que mandarlo al colegio de donde no se sabe si vuelve entero cada día?”

Cierto es que en ese entonces no había Internet como para andar colgando palizas sangrientas en you tube, pero es que además si alguien cometía una barrabasada, lo hacía muy secretamente, porque estaba claro que no era una travesura sino un delito, y además punible.

Pero bueno, ya me fui por las ramas, y este post se ha hecho muy largo, de modo que queda preanunciado el Diccionario, y sus contenidos se irán subiendo en sucesivos posts.

Panchita manda saludos y su foto, pero está ocupada haciendo carteles para pedir una familia, ya que ser ADT no le está dando los resultados deseados, hasta ahora, y por esa razón hoy no pasa por acá.

Un beso. Graciela

6 comentarios:

Gurisa dijo...

¿Por qué será que, en estos casos, es cuando el dicho "Todo tiempo pasado fue mejor" se vuelve tan real?
¿En verdad estamos involucionando en vez de evolucionar?

No sé cuál sea realmente la respuesta, pero dan ganas de llorar al ver cómo se han perdido el respeto hacia los mayores y a las autoridades hoy por hoy :(

Graciela L Arguello dijo...

Hola Gurisa No sabés cuánto me alegra que compartas mi opinión. Primero, porque te considero muy criteriosa, y segundo porque así no se podrá achacar esta sensación a la vejez, ya que vos sos muy joven.

De todos modos vale la pena señalar, que si hoy ya no se respeta a los mayores, en buena medida se debe a que ellos mismos, muchas veces, con sus propias conductas se faltaron y se faltan el respeto a sí mismos.

Un beso Graciela

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Que bellas remembranzas, esas que quedan en nuestra mente y las recordamos de una manera especial y a veces hasta con algo de nostalgia.

Panchita ojala pronto de adopten, desde acá te envió mis más buenos deseos para panchita.

Abrazos para ti.
Saludos

Graciela L Arguello dijo...

Hola Roy , tanto Panchita como yo estamos medio desesperadas porque no falta mucho para que deje lugar al siguiente ADT, y no hay ofrecimientos de hogar. Donde está no es el lugar óptimo para ella y complica la vida de Carito que hace cuanto puede pero se ve excedida por las circunstancias. Ojalá tus buenos deseos sean tan mágicos como fueron los de todos con Barti Gracias por la visita y un beso Graciela

Dr. J dijo...

Que tengas éxitos con tu nuevo blog!

Tengo el presentimiento que me voy a cagar de risa con las comparaciones entre las distintas épocas. XD

Por lo pronto, voya agregar ese blog a mis links.

Saludos!

Graciela L Arguello dijo...

¡Qué poco serio, lo tuyo, Dr. J. ! Algo tan solemne como los recuerdos de mi infancia, cuando estaban ascendiendo los Andes, no te puede hacer reír!!! Igual, te espero con gusto y gracias por el link Un beso graciela