Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

viernes, 26 de febrero de 2010

ANÓNIMO, ¡CÓMO TE QUIERO!


Los que no acostumbran revisar viejos posts, o no reciben actualizaciones por mail, no habrán tenido la oportunidad de leer el comentario de Anónimo que en recuadro de lujo ilustra este post, y cuya versión original pueden encontrar en el texto que escribí como despedida a Barti.

Tampoco habrán leído mi correspondiente respuesta, razón por la cual la incluyo también en el mismo recuadro.

Todo podría haber quedado ahí, si no fuera por los siguientes motivos:

1) En una lectura profunda, encontré un par de temas que merecen análisis en sí mismos. De ellos vamos a hablar hoy.

2) Obviamente, Anónimo desea atención y protagonismo, cosas ambas que tal vez no encuentra en otra parte, y como no tengo nada en su contra, y mi corazón es ampliamente generoso para con los necesitados, estoy dispuesta a dárselas.

3) En este punto, aprovecho de paso para explicarles el motivo del título. La intervención de Anónimo me ha provisto de tema para una larga cosecha de futuros posts, para el caso de que alguna vez me asalte el tan mentado "bloqueo de autor", que hasta el presente no he experimentado por cierto, ya que como dice precisamente Anónimo, puedo hacer un post con cualquier boludez, hasta con su comentario. Y por eso le estoy agradecida, claro.

Y ahora sí, el análisis del comentario de marras.

Sus conceptos relativos a mi persona me tienen sin cuidado, porque no cambian en lo más mínimo mi calidad de vida, y él (o ella) tiene derecho para expresar cualquier opinión al respecto, pero...

Sí me preocupan algunas inconsistencias internas de mi querido lector.

Asumo, por su referencia al Papa y a mi apreciación de la Iglesia Católica, que esta persona es precisamente de esa religión, entonces me pregunto: ¿no considera como Católico que TODOS los seres vivos son parte de la creación divina?

¿No debería pensar en ellos como obra del dios que venera?

En cuyo caso ¿no sería lógico que respetara a todos los seres vivientes de igual manera? ¿A qué se debe su desprecio hacia "un rope", como lo llama él mismo?

¿Por qué supone que sólo la muerte de un ser humano merece un duelo?

Además, la comparación de la importancia de las dos vidas, hace todavía más ruido, cuando uno hila un poco más fino.

Porque mi muy querido Anónimo no dijo simplemente "no murió un ser humano, sino un perro", sino que dijo "no murió el Papa", y eso me autoriza a sospechar que además confiere distinto valor a la vida de las personas según su investidura.

Un poco desprolijo, ¿verdad?

Sobre todo viniendo de alguien que me pide a mí que aprenda a amar al prójimo como a mí misma, mientras demuestra tanta agresión hacia mi modesta persona, sin siquiera conocerme.

Esas incoherencias en el discurso, me parecieron dignas de ser comentadas, simplemente para disparar alguna reflexión en todos nosotros, referentes en gran medida al antropocentrismo salvaje que desprecia toda vida que no venga empaquetada en la forma del único bípedo implume de la naturaleza.

Esta respuesta era obligatoria para una proteccionista como la que suscribe.

Por último, una digresión de yapa:

Yo me confieso atea, lo cual me permite una cierta libertad para juzgar al prójimo en función de los valores que elijo como parámetros rectores, desde un análisis racional.

Esa libertad, en cambio, y teóricamente al menos, no le asistiría a quien recibe los mandatos religiosos de amar al prójimo como a sí mismo, no arrojar la primera piedra si no está libre de pecado, poner la otra mejilla, perdonar hasta 70 veces siete, etc, etc.

Si me he equivocado en alguna de las citas precedentes, sepan ustedes perdonar porque como ya dije, no soy creyente, lo cual me da dos cosas: una enorme libertad para elegir mis caminos, y una enorme responsabilidad a la hora de asumir las consecuencias de esas elecciones.

Anónimo tiene que responder a otros códigos diferentes, por eso me asombra su encono, pero más allá de aprovecharlo para poner por escrito un par de ideas, no hay nada que yo pueda hacer al respecto...ni falta que hace.

Bueno, los que me conocen personalmente, ya estarán adivinando que Anónimo llegó para quedarse ;D

Pero ahora, y como un regalo especial para nuestro protagonista de la fecha, un saludo cariñoso de Panchita, que sigue esperando ser adoptada, pero que ya me ha hecho saber que acaba de descubrir que también existen personas con las que no quiere tener nada que ver, por lo cual se reserva el derecho al veto.



Un beso, y hasta el próximo sábado, Graciela

9 comentarios:

Gurisa dijo...

Algunos son Católicos/Cristianos de la boca para afuera. De esos que a la Biblia la conocen por la tapa nomás.
En fin... calculo que Anónimo sí se interesa por la gente que lo necesita y llora cuando el Papa muere... no?

Graciela L Arguello dijo...

Hola Gurisa A mí, hay incoherencias que me resultan desconcertantes, como entrar sin ser llamado, a los puros insultos, y pedir una actitud cristiana al mismo tiempo, pero bueno, así es la gente. Un beso Graciela

AVELLANEDA dijo...

Hola, Graciela. ¿Si te insulto un poco me dedicarás tantas líneas como a anónimo? Bromas aparte, me ha parecido elegante y adecuada tu respuesta por lo innecesaria que se hacía. Lamentablemente esta vez me acordé de ti al oír la noticia del terremoto en Chile. ¡La tierra sólo necesita andar un milímetro para recordarnos nuestra auténtica medida! Saludos de ciclogénesis.
Avellaneda

Graciela L Arguello dijo...

Hola, Avellaneda, no seas celoso, ya te dediqué un post completo cuando me enamoré de tu libro "Tal vez el último eclipse", y eso que no me habías insultado ni un poquito.

Respecto al terremoto, es natural que te acordaras de mí, ya que precisamente estaba escribiendo un post al respecto para mi otro blog, cuando llegó el aviso de tu comentario en éste.

Yo te estoy debiendo una visita que ya mismo paso a hacerte. Un beso Graciela

Graciela L Arguello dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Terox dijo...

¿De donde habrá salido el anónimo ese?

Esos que te mandan a amar al prójimo son de cuidado...

Saludos!

Graciela L Arguello dijo...

No creas, Terox hay pròjimos que bien se merecen ser amados...;D

Un beso, Graciela

Dr. J dijo...

Yo también tengo "anónimos" que me escriben en uno de mis blogs. Y también me río de lo patéticos que son.

Parece que sus vidas están demasiado vacías para hacer estas pelotudeces.

Saludos!

Graciela L Arguello dijo...

Hola, Dr J. conociendo tu blog, no me asombra, porque la gente se siente muy amenazada por el que piensa de modo diferente al rebaño. Tener espíritu crítico te convierte en blanco favorito de los intolerantes, que abundan como ya sabemos. Un beso Graciela