Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 6 de febrero de 2010

UNA NUEVA ESTRELLA EN NUESTRO CIELO


El domingo 30, una noticia feroz destrozó mi día, y estoy desde entonces luchando conmigo misma, dividida entre dejar a mis amigos del blog, con el sabor de un final feliz, o en cambio ser enteramente honesta y compartir la triste nueva.

Finalmente decidí contarles lo que desearía que no fuera verdad.

Barti es hoy una estrellita nueva en nuestro cielo perruno. Ya no está entre nosotros. Tristemente. Lamentablemente.

Y aquí estoy, preguntándome cómo contarlo.

Cómo darle un sentido a esa vida que fue tan difícil por la crueldad de los humanos.

Cómo hacer que cobre significado tanto dolor...

...Y no sé cómo hacerlo...

Estoy sin palabras, por una vez.

Pero no puedo permitir que el paso de Barti por nuestras vidas sea en vano, por eso quiero sacar de su historia algún mensaje.

No importa describir el accidente que se llevó su reciente felicidad. Importa sí, esa
felicidad de su último año de vida.

Porque Barti había encontrado al fin su lugar y era feliz. Abrumadoramente feliz, porque era mimado y consentido como merecía serlo.



Toda su trágica vida que ya conté antes y no deseo repetir, se redimió sin rencores, por el solo hecho de haber encontrado un destino para su necesidad de amar y ser amado.

Lo que todos anhelamos, y no siempre se consigue.

Tal vez, por eso, pese a lo breve de su dicha, puede considerárselo un afortunado. Porque dio y recibió el amor tan necesario.

Hay en cambio, miles de otros animalitos que pasan su vida entera en un refugio o en la calle, y nunca conocen ese cariño exclusivo y especial que los proteccionistas no pueden darles por mucho que lo intenten, porque son tantos y tan ávidos de afecto, que nunca es suficiente cuanto se haga por ellos.

Barti logró su amor especial, y por eso seguirá siendo el icono de esperanza de mi blog, aunque no esté ya de este lado de la luz.

Pero a su mensaje de ilusión agrego hoy el de urgencia.

Porque cada día que pasa es un día menos de dicha posible, en los siempre breves almanaques de los animalitos sin hogar.

¡Por eso urge tanto decidir sus adopciones hoy, ya, en este momento!

Como Panchita, miles de perros y gatos esperan su oportunidad y su tiempo se agota segundo a segundo, porque están muy solos y muy desprotegidos en el sistema inmisericorde que los humanos inventamos, sin pensar en ellos.

No esperemos entonces más, el tiempo es hoy.

Hagamos que Barti viva de nuevo en cada perrito que alcance la meta anhelada de un hogar que pueda considerar propio, donde se justifique todo el previo dolor, se olvide todo anterior abandono, y se inaugure el primer día de felicidad de los que le resten por vivir.

No volvamos a perder a Barti.

Que viva para siempre en nuestro amor y nuestra lucha por los perritos y gatitos sin hogar.

Panchita está entre ellos, y hay tantos más...

Un beso. Graciela

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Me emocionó Graciela, Barti es una estrella mas ahora ...

Paola A.

Terox dijo...

Se me vino a la mente este video...

Al final, lo importante es que Barti fue feliz, aunque por poco tiempo...

Saludos de ojos aguados...

***CARITO*** dijo...

GRACIAS GRACIELA!!.. MI TAN AMADO BARTI SE MERECIA UN HOMENAJE TAN HERMOSO COMO EL QUE LE DEDICASTE!!!... Y ESTOY SEGURA QUE ESTE DONDE ESTE ES FELIZ...

Graciela L Arguello dijo...

Hola, Pao, Barti siempre fue una estrella, sólo que ahora se mudó al firmamento.

Terox, E l video es bellísimo, y me recordó la infancia, porque mis primeras lecturas fueron precisamente los cuentos de Andersen, que tenía en una primorosa colección ilustrada. El cuento de la fosforera es justamente uno de los culpables de mi permanente empatía hacia el que sufre.

A esas lecturas debo en gran medida esta costumbre de andar con el corazón siempre en la mano, y golpeándose con todo lo que se encuentra en el camino... pero mucho peor es no saber dónde está, o si se lo tiene....

Carito, Barti fue precisamente el nexo que nos hizo pelear causas comunes, y su paso breve por la vida, tiene más sentido cuando uno piensa que el contacto entre vos y yo, que él generó, dio resultados como el hogar feliz para Yiyina, la idea del ADT que incentivó otras adopciones, y la puerta que parece entreabrirse para Panchita ahora.

Su luz cambió algunas vidas.

Un beso a todos, y gracias por estar, cuando el dolor acecha. Graciela

rumbofijo dijo...

La felicidad,creo,no se mide en espacios de tiempo.Es un estado de gracia que se alcanza, y un instante puede significar toda una vida.Seguramente,desde el cielo de los animales,te estará agradeciendo.Un besote,amiga.

Graciela L Arguello dijo...

Gracias, rumbofijo , es lo que quiero creer. Quiero creer que todo valió la pena. Que un año de felicidad pudo compensarlo por tanta maldad previa que tuvo que padecer y por tanta espera que tuvo que sobrellevar una vez que fue rescatado por Carito.

En su nombre vamos ahora por todos los demás, Panchita a la cabeza.

Un beso, Graciela

Mesa Protecciontas Cba dijo...

simplemente , emocionada...

Graciela L Arguello dijo...

Como todos lo estamos

[-Bambi-] dijo...

Realmente Barti fue y es un ícono para los que luchamos por los animales.
El cielo de los perros seguramente es un lugar precioso donde Barti lo va a pasar mejor que acá...

Graciela L Arguello dijo...

En efecto, Bambi , Barti siempre serà uno de nuestros iconos. Respecto a su paraíso, lo único triste es que dudo que me dejen entrar en él.

Un beso Graciela

Anónimo dijo...

ni que se hubiera muerto el Papa , era un rope! me parece que miramos mucho para los perros pero poco a los costados en tu caso, que vida de mierda que tenes, sos una amargada, se nota en todas las boludeces que escribis. te reis de los catolicos y vos deberias aprender un poco de amar al projimo como a ti mismo. boludaaaaaaaa

Graciela L Arguello dijo...

Hola, Anónimo, (de algún modo tengo que llamarte, pero como no sé tu nombre...)

Podría haber rechazado tu comentario, pero alguien màs sabio que yo, dijo que a los tontos hay que darles la oportunidad de demostrar con su propia voz que lo son.

Bueno, has tenido tu oportunidad, y creo que has alcanzado el objetivo con creces.

Yo, por mi parte te mando un afectuoso abrazo, porque no tengo nada en tu contra. De hecho, si tuvieras un blog, ni me molestaría en pasar a leerlo. En cambio, veo que el mío te interesa lo suficiente como para volver, cosa que te agradezco.

Graciela