Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 7 de agosto de 2010

¡¡¡Juntos se puede!!!


El pasado 29, se promulgó en Cataluña la ley que prohíbe las corridas de toros.

Es un logro de miles de activistas del mundo entero que pusimos nuestro granito de arena, predicando aparentemente en el desierto, con nuestras modestas publicaciones, las participaciones en foros, las firmas de peticiones on line, los bombardeos de mails a las autoridades de ciudades diversas donde la tauromaquia es tradición (salvaje tradición, digámoslo).
Hubo desde luego, acciones mucho más directas en la propia España, donde activistas se arrojaban al ruedo para impedir o al menos obstaculizar por unos momentos las corridas, o donde los ciudadanos se manifestaban en cartas y expedientes entregados en mano a las autoridades.

Pero todos los que alzamos la voz, o firmamos petitorios, o generamos cadenas de mails, todos tenemos que ver con este logro, y debemos festejarlo.

Y no lo digo para subirme al éxito ajeno, sino porque mi mensaje es que todos podemos y debemos participar.
Hoy ya nada es demasiado distante ni es del todo ajeno.

Por eso insisto en que es un triunfo de todos, porque también es un compromiso de todos.

Y tenemos mil frentes abiertos todavía por delante.

Causas por las cuales pelear cada día, aunque nos llamen ilusos, aunque nos digan loquitos.

Porque todavía somos la voz de los miles de animales masacrados en los demás lugares donde todavía sigue la "fiesta brava" en todas sus formas, o donde se apuesta a la matanza de perros callejeros, como en Neuquén, o donde hay riñas de perros o de gallos.
Donde hay experimentación innecesaria, caza "deportiva", abuso, maltrato, abandono.

Hay todavía un largo camino por delante y un enorme compromiso de crecimiento como especie.
Porque sólo seremos grandes cuando respetemos a los demás seres vivientes, como merecen ser respetados.

Y una expresión de ese compromiso sería por supuesto adoptar a Tammy, que sigue esperando, o firmar la petición por los perros de Neuquén que he incorporado en la barside.


Un beso , y nos vemos el próximo sábado. Graciela
,

5 comentarios:

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Me alegra esa ley y Tammy es preciosa, como es posible que nadie la adopte ahhhh.

Salduos

Graciela L Arguello dijo...

Hola, Roy, Tammy tiene "un andar diferente" de resultas de su mal comienzo en la vida, por eso como nosotros los humanos somos todos tan perfectos, y no admitimos imperfecciones en los demàs, no consigue adoptante desde hace màs de un año.
¡Como si su particular estilo de apoyar apenas una manito, le impidiera dar amor, o correr y jugar como cualquier cachorròn!!!!!

rumbofijo dijo...

Por fin ésa ley,me alegro.Sabes que?.Me quedé mirando la carita de Tammy.Ojalá y alguien la mire a los ojos y la lleve a su hogar.Yo,estoy lejos,y tengo seis perros.La pareja y cuatro gorditos.No entiendo como alguien se puede privar de la compañía de un perro.Saludos.

Terox dijo...

Esa ley es increíble... de verdad que una gota de agua termina taladrando una piedra! (si lo sabrás vos).

Taladrado estoy yo con esa expresión de Tammy...

Graciela L Arguello dijo...

Lo hicimos entre todos, Terox , pero sólo es el primer paso, hay mil causas por las cuales seguir luchando, hoy nos ocupan principalmente las matanzas de perros callejeros programadas (que pudimos frenar con nuestras marchas, cartas y peticiones on line y en papel) en Neuquén, y las que no podemos todavía detener en Río Gallegos.
rumbofijo Lo que hacés por tus perros es un ejemplo, ojalá mucha gente los ame como vos.
Un beso a ambos. Graciela
Esta lucha es cotidiana, pero cada vida rescatada vale por todo el esfuerzo. Un beso Graciela