Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 11 de junio de 2011

Está en los genes




Hay cosas que son como caricias en el alma, y ésta es una de ésas.


Sucedió hace un par de semanas, cuando el Cuervito mayor me visitaba en casa, en uno de esos largos momentos de charlas profundas en que nos embarcamos, él desde sus siete añitos, y yo con cinco décadas más.

Pero juzguen ustedes si no es una anécdota digna de recordar:

Volvíamos del supermercado, cuando me dijo muy seriamente:



-Abu, no estoy muy seguro de qué voy a ser cuando sea grande.
-¿Por qué no?
- Porque tengo dudas entre ser abogado como mi papá y mi mamá, o ser como vos...
-¿Geólogo?
-No, protector de perros.


Y puedo jurarles que eso me enorgulleció más que si quisiera imitarme en mi profesión, porque fue como decirme que mi prédica permanente en pro de la vida está dando sus frutos.



Y porque justamente lo que necesitamos es que los niños cambien su mirada sobre el mundo.


No todo está perdido, mientras el corazón de los niños no lo esté.

Mientras sientan la empatía que muchos adultos han perdido, y deseen hacer una diferencia en la vida de otros seres.


Por eso digo que he recibido una caricia en el alma.


A mis amigos proteccionistas les cuento que cuando seguimos la charla, llegamos a la conclusión de que así como yo soy geóloga y proteccionista, él puede ser abogado y mascotero.


Así es que quédense tranquilos, dentro de unos 15 o 20 años, tendremos un abogado ocupándose de los derechos de nuestros protegidos...


Ojalá Silvia encuentre un hogar antes de ese tiempo.





P.S.: Mi Cuervito tiene muchas buenísimas ideas para difundir nuestra tarea, ya les contaré.

4 comentarios:

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Es definitivo que algo estás haciendo muy bien y eres ejemplo para tus pequeños amigos y en verdad es un alago y un honor que un niño desee ser como uno, claro en lo que uno hace bien.

Sigamos adelante y ojala que pronto encuentre casa.

Saludos

Graciela L Arguello dijo...

Hola, Roy sí, es tal cual lo que siento. Me llena de orgullo que mi pequeño nieto quiera seguir mis pasos en aquello que tanto me importa. Y la otra buena noticia es que en estas dos últimas semanas ha habido nada menos que 9 adopciones en el refugio (todos perros adultos que son mucho más difíciles de ubicar que los cachorros), y que una de las beneficiadas fue Negrita, por quien pedí tantas veces desde este blog. Ojalá su suerte se reproduzca en Silvia. Un beso Graciela

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Que excelente nueve adopciones de perros mayores, es todo un logro, y ya vez tu nieto tiene un buen ejemplo a seguir.

Sabes que un niño que ama a los animales, llegara a ser un gran hombre, amoroso y comprometido con hacer el bien.

Al contrario de los niños que agreden a los animales, en el futuro sera un potencial agresor de personas.

Saludos y sigamos trabajando por dar un buen ejemplo y luchar por los animales que no tienen voz.

Graciela L Arguello dijo...

Así es, Roy , nueve adopciones son todo un logro cuando se dan juntas en tan poco tiempo Un beso Graciela