Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 9 de junio de 2012

¡Libertad, libertad, libertad!

El 21 de junio de 1918, los estudiantes de la Universidad Nacional de Córdoba, toman esa Alta Casa de Estudios e izan en ella la bandera argentina, iniciando con tal acto lo que pasó a la historia como  la "Reforma Universitaria del 18", que fue resultado de largas luchas estudiantiles por democratizar la educación superior.
En su Manifiesto Liminar, redactado mayormente por Deodoro Roca, se expresa:
Los dolores que quedan son las libertades que faltan.
Y hoy esto viene a cuento, ¡y de qué modo!
Las libertades que faltan:
Libertad para viajar fuera del país sin ser investigada como si fuera una prófuga de la justicia. 
Libertad para elegir la mejor manera de preservar los ahorros de una inflación que los devora a diario.
Libertad para disentir sin ser tildada de subversiva.
Libertad para comprar libros que no se editan en el país, pero que ahora tampoco pueden ingresar a él.
Libertad para comprar electrodomésticos que duren por lo menos hasta terminar de pagar las cuotas con que se los paga, y que casualmente no son los de fabricación nacional.
Libertad para elegir entre un amplio abanico de publicaciones periodísticas independientes del mandato del gobierno.
Libertad para disponer del dinero depositado en mi propia cuenta bancaria, en cualquier lugar del mundo, y en la moneda del lugar donde me encuentre. 
Libertad que está siendo cercenada a través de normas de la más absoluta inconstitucionalidad.
Espero que al menos me dejen la libertad de pedir un hogar para Nikita, sin que se me acuse de evasión de impuestos o de actos contrarios al interés nacional. Y si se me acusara no me importa, Nikita necesita una familia, y mis cacerolas necesitan prepararse para salir a reclamar en cualquier momento.


Un beso y nos vemos el próximo sábado.

2 comentarios:

Guri dijo...

¡Vaya! Un post político! Esa sí no la esperaba.

Me hiciste recordar un artículo escrito por Richard Stallman (padre del software libre) sobre la famosa base de datos biométricos que está instalando el gobierno. ¿Se está cumpliendo al fin el 1984 de George Orwell?

Graciela L Arguello dijo...

Sin embargo, Guri , cada vez que uno emite una opinión está haciendo política, sea en lo relativo a la educación, a los derechos de los animales o a la libertad de ser o no religioso. Y eso siempre anda entremezclado en mis posts, aunque no se note. Un beso Graciela