Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 18 de agosto de 2012

¡Mucho ojito conmigo!

Ésta es una sana advertencia para el que pretenda meterse conmigo, ojito, ¿eh?
Les cuento que la experiencia de este taller me gustó tanto que ya he reservado mi lugar en todos los siguientes. No es que me haga falta mucho estímulo para adquirir confianza en mí misma, pero les aseguro que se siente una mucho mejor pertrechada para enfrentarse a lo que venga. Y yo que mucho de guardarme quieta en casita no soy, considero que estas armas no me vienen mal. 
Y si ustedes necesitan otra forma de defensa, acá les presento a una nueva guardaespaldas que estará dispuesta a dar su vida por quien le brinde un hogar: Chipi. Ya saben que para adoptarla sólo tienen que dejarme el correspondiente comentario en este mismo blog.

Un beso, y nos vemos el próximo sábado. Graciela

4 comentarios:

Guri dijo...

Me hiciste recordar este personaje de la peli Madagascar. Espero que no utilices tus poderes para maltratar gatitos!

Graciela L Arguello dijo...

No hay ningún peligro Guri, no soy nada agresiva, es sòlo que me gusta defenderme solita. Beso

Terox dijo...

Ah, sos una dama de cuidado...

Creo que de todas formas, si alguien te toca un pelo, acudirán múltiples caninos a tu auxilio...

Graciela L Arguello dijo...

Sí, sobre todo mis nenas no dejarían de interponerse, Terox pero a veces somos nosotros los que tenemos que saltar a defenderlos a ellos, porque hay cada engendro de la especie humana, que mete miedo. Y no voy a ser yo la que vea maltratar un animal sin salir al cruce. Un beso.