Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 29 de diciembre de 2012

Balance general.

Estamos a punto de terminar un año más, y es bueno reflexionar anotando las cosas positivas que nos pasaron de un lado del cuaderno, y las negativas que tuvimos que tolerar, del otro.
Y después vemos qué saldo arroja la cuenta.

De este lado:
Hubo gente que volvió a dar a conocer su peor costado.
De este otro:
Me importó mucho menos que antes.

De este lado:
La presi está cada día más loca.  
De este otro:
Hay cada día más  gente que lo nota 

De este lado:
Tuvimos que sacar las cacerolas.
De este otro:
Lo hicimos en paz y responsablemente

De este lado:
Estoy un año más vieja.
De este otro:
Me queda bárbaro :D

De este lado:
La inflación nos está devorando.
De este otro:
Estamos aprendiendo a no ser tan consumistas

De este lado:
Los Reyes Magos vendrán más pobres.
De este otro:
¡Que se cag embrome la monarquía!

De este lado:
No me saqué la lotería.
De este otro:
Tampoco gasté un mango en jugarla.

De este lado:
A toda la clase media le va como el cu traste.
De este otro:
Ya sabemos qué agradecerle a Kristina

De este lado:
Un largo etcétera que prefiero no enumerar         
De este otro:
Idem


Ahora, hagamos las cuentas:
Habrán notado que no he puesto ni positivo ni negativo en ninguna de las columnas, y ¿saben por qué? 
Porque bien mirado, todo valió la pena, ya que los efectos colaterales de los ítems anteriores generan un largo listado muy interesante que paso a compartir:
  • Ahora conozco mejor a la gente en la que confiaba y que mostró la hilacha.
  • Los indefendibles están perdiendo adeptos hasta entre los más irracionales.
  • Mis cacerolas se cotizarán en bolsa en el futuro, como símbolos de compromiso y militancia.
  • Los años me van mejorando el status. Pronto pasaré de "cosa vieja" a "reliquia de la antigüedad", que viene a ser lo mismo, pero suena mucho más bonito. 
  • En algún momento aprenderemos a no comprar boludeces intrascendencias.
  • Por fin los privilegiados del pasado conocerán el otro lado de las cosas.
  • No tendré que pagar impuestos sobre ningún premio.
  • Ya no es un problema exclusivamente mío, al fin encontré un enorme grupo de pertenencia: los damnificados de la gestión K.
  • Etcétera.
Ahora, para completar esta celebración de los logros del 2012, sólo necesito que Amanda consiga un hogar.

Un abrazo y nos vemos el año próximo. Graciela.

P.S.: La foto que ilustra el post corresponde a este sitio.



                         

1 comentario:

Terox dijo...

Siempre hay que ver el lado positivo de todo... y encima los Mayas nos quedaron mal con el Fin del Mundo!!! (cosa a fin de cuentas buena)