Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 8 de diciembre de 2012

¿Qué querés que te agradezca?

Les cuento algo que me pasó en esta semana. Estaba yo cruzando la Avenida Velez Sarsfield, una cuadra antes de la Plaza de las Américas, a favor del semáforo que me daba luz verde, y por la senda peatonal, exactamente como corresponde, cuando un automovilista giró el vehículo a su derecha desde una calle lateral para ingresar en la avenida. 
Obviamente, como yo estaba cruzando, se detuvo, y yo seguí mi camino tan campante, cuando el paparulo en cuestión sacó la cabeza por la ventanilla y me gritó:
-¡Por lo menos podrías decirme gracias!
Y acá viene la pregunta que titula este post: ¿Qué querés que te agradezca, manga de papafrita? ¿Acaso no sabés que no me estás haciendo ningún favor, sino que es tu obligación ceder el paso a los peatones? ¿O te dieron el carnet sin que hayas leído jamás las ordenanzas vigentes? ¿Acaso te grito yo : "¡agradecé que camino por la vereda y no por la mitad de la calle!"?
¿O esperás una condecoración cada vez que no robás o no asesinás a nadie? Hiciste ni más ni menos que lo que se espera que hagas, ¿desde cuándo hay que andar dando las gracias por eso?
Resulta que ahora tenemos que decir gracias al colectivero que no sube su transporte a la vereda, o al  padre que sienta a su bebé en su propia falda y no en la ajena, o al peluquero que nos corta el pelo en vez de la garganta, o al ciclista que esquiva a un anciano en vez de pasarle por arriba. 
Me querés explicar, pequeño muestrario de conexiones neuronales fallidas, ¿qué esperás que te agradezca?
Y ahora, si alguno desea de verdad mi mayor agradecimiento, no tiene más que ofrecer un hogar a Baby, que tanto lo necesita, y no le anda gritando estupideces a nadie. Un beso, y nos vemos el sábado. Graciela. 
P.S.: les aclaro que la foto no es del lugar de la anécdota, sino de Lima, Perú.

3 comentarios:

Terox dijo...

Cosas que pasan en Latinoamérica...

Graciela L Arguello dijo...

No me digas que también pasa en costa rica, Terox

Terox dijo...

Bueno, a decir verdad, es más común que sin más te echen el auto encima...