Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 8 de junio de 2013

Alguien que me explique por favor...

Nunca he visto a una mujer que le diga al marido, amante, novio, concubino, room-mate, sex toy o cualquier otro tipo de conviviente de género masculino:
-"Teneme el ruedo de este vestido, así le plancho la manga".
O:
-"Sujetame el bife con el tenedor mientras lo aderezo"
O:
-"Teneme la pala mientras acerco las hojas con el escobillón"
-"Alcanzame la guía que quiero hablar por teléfono"
-"Traeme el jabón que voy a llenar el lavarropas"
Ni ninguna otra variación  de este parlamento sobre el tema de las tareas domésticas consideradas como "femeninas". 
Cuando hacemos algo lo hacemos. Punto.
Entonces, estimados caballeros, por qué si ustedes deciden levantar su desparramada humanidad del diván donde miran televisión, para realizar algún "trabajo masculino", invariablemente nos hartan con sus demandas del tipo:
-"Alcanzame el destornillador"
-"Teneme la escalera"
-"Traeme un clavo"
-"Abrí el agua de la manguera"
-"Corré el balde"
-"Prendé la luz"
-"Apagala"
ETC. ETC. ETC.
¿Por qué, eh?
Y no me salgan con la excusa de la alta complejidad de sus tareas, porque después de todo si tan difíciles son, contraten a alguien menos inútil, que tenga el equipo necesario, y que sí pueda hacerlas solito, y ¡dejen de romper las estructuras!
De lo contrario, mujeres del mundo, imítemoslos y comencemos ya demandando a los alaridos "traé, llevá, poné, sacá, buscá, tené, prendé, apagá". y todos los sucedáneos cada vez que estemos por levantar una pelusa del piso o sacar un par de medias de la cómoda.
Veamos si les resulta agradable.
Menos mal que existen seres angélicos como Basia que si llega a ser adoptada por alguna de ustedes no les va a secar el cerebro con solicitudes estúpidas.

Un beso y nos vemos el próximo sábado, Graciela.
P.S.: Hago constar que la foto es del Cuervo y la usé para ilustrar el caso en que la tarea en cuestión es realizar un asado, pero justamente él es una loable excepción a todo lo dicho en el post. Jamás lo escuché pedir ayuda a gritos, y sin embargo se las arregla para cocinar a la parrilla como los dioses. Lo aclaro, para que no se vaya a ofender y me prive para siempre de sus gloriosos asados. :D
  

2 comentarios:

Terox dijo...

Exactamente esa es mi estrategia: ¡contratar a alguien que no sea inútil!

Graciela L Arguello dijo...

Excelente actitud, Terox , ojalá cunda el ejemplo. Un beso Graciela