Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 18 de enero de 2014

Hay cosas que me molestan

                                                        



Ustedes saben que me gusta reírme, y hasta tengo una etiqueta en el blog que se llama precisamente "El humor nos salve", pero eso no me impide pedir un mínimo de calidad a los humoristas profesionales.
Sobre todo cuando pretenden ser el espejo del "típico humor cordobés". 
Como cordobesa no sólo no me sentí representada, sino que muy por el contrario me ofendió ver propagandas de un espectáculo a presentarse en la temporada de verano en Carlos Paz en las que el Negro Álvarez expresaba algo así como:
-"Si no vení te vuá arrancar la cabeza de un patadón".
No me parece un slogan que haga justicia a la chispa cordobesa, que no pasa únicamente por la agresión y la deformación del idioma.
No me gusta que ésas sean las palabras de quien dice representar el humor de La Docta.
Debo aceptar que El Negro tiene su público, pero al menos debería respetar la inteligencia del resto de la población cuando se muestra a todos los televidentes en general.
Si logra hacer una carrera exitosa con un humor chabacano y ordinario, lo felicito, pero me gustaría que reservara esas expresiones innecesariamente vulgares y agresivas, para ese colectivo que está dispuesto a pagar una entrada para ir a verlo, a puertas cerradas y por propia elección.
En la televisión abierta, a la que todos estamos expuestos, inclusive los niños que pretendemos educar, debería buscar maneras más agradables de vender el humor de una ciudad llena de universidades, con gente inteligente y amable en su mayoría.
No estoy pretendiendo que el actor haga un humor más estilizado en el seno de su espectáculo, sólo le pido que sea algo más amable en la manera de publicitar su trabajo cuando lo hace en la televisión abierta.
Puede parecer un reclamo irrelevante, pero en realidad creo que ya es hora de que los mensajes masivos dejen sedimentos más positivos, y en ese aspecto me parece que todos somos igualmente responsables.
Que quede claro que no me molesta en lo más mínimo si su humor se basa en groserías, allá él. Lo que me rebela es que se nos exponga a todos a semejante muestra de mal gusto, un millón de veces por día, instalando al mismo tiempo una triste imagen que el ingenioso humor cordobés no merece. 
Si el actor no se da cuenta de que eligiendo esos términos, en realidad apela a la parte más violenta e ignorante de su público, es responsabilidad de los demás hacérselo notar.
Mi pequeña campaña es para mejorar la calidad de los contenidos y publicidades en los medios masivos, sencillamente porque estoy harta de que cada día se desprecie e insulte más la inteligencia de la población en general.

Como también estoy harta de que Cachito siga careciendo de hogar. ¡A ver si lo adoptan, caramba!  
Un beso y los espero el próximo sábado. Graciela. 

2 comentarios:

Terox dijo...

Ojalá y te hagan caso... pero parece que lo chabacano "triunfa" en todas partes...

Graciela L Arguello dijo...

Es desesperante, pero por suerte ya no estoy viendo esa propaganda en la tele. No sé si porque primó el buen gusto, o porque se terminó el tiempo contratado. Pero es un alivio de todas maneras.