Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 22 de febrero de 2014

Casi sin palabras.

La imagen que les presento habla por sí misma, y no creo que haya mucho que agregar. Solamente celebro que al menos en apariencia, la conciencia del mundo está comenzando a despertar. Y no puedo menos que felicitar a los hermanos peruanos por ser un ejemplo a imitar.
Hago votos para que esta imagen se repita con el nombre de miles de municipios más, no solamente en Perú, sino también en el resto del mundo, hasta que esa costumbre tan salvaje desaparezca por fin, y sólo sea una más entre las tradiciones inmorales (como la quema de brujas, el derecho de pernada, o el cinturón de castidad) que ya no son sino un vergonzoso recuerdo en la crónica de la humanidad.
Y también hago votos para que Cachito encuentre por fin su hogar.
Un abrazo y hasta el próximo sábado, ojalá que con más buenas noticias. Graciela.


2 comentarios:

Terox dijo...

Poco a poco... pero se avanza...

Graciela L Arguello dijo...

Así es, Terox , una pequeña diferencia en el mundo, pero TODA la diferencia para cada uno de los toros que no sufrirán un martirio en esa comunidad.¡¡¡Cada cambio parece chico, pero importa tanto!!!
Un beso.