Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 22 de noviembre de 2014

¡Qué peligro!!!!

Hace algunos meses supimos con tristeza que un hermoso ejemplar de tigre de Bengala había terminado muerto a balazos en una localidad del norte cordobés.
Se entiende el temor de los habitantes, y hasta se puede llegar a entender también como reacción defensiva, esa loca manera de acabar con el problema.
Lo que no se entiende en cambio, es qué estaba haciendo un animal amenazado de extinción, en un hábitat tan incompatible con sus necesidades. 
Por esa razón, es que tomó intervención la fiscal de turno, cosa que me alegra, porque hay un delito en algún lado.  O tráfico ilegal de fauna, o irresponsabilidad de algún empresario de circo (que ya debería haber renunciado también a abusar de los animales como forma de "espectáculo"), o negligencia de las autoridades municipales, o una suma de todas esas cosas.
Como sea, mi preocupación pasa no solamente por lo que concierne a la fauna y la ley Sarmiento, sino también por la idoneidad de la fiscal en cuestión, quien declaró a la prensa:
-"Era un animal pequeño, de solamente cien kilos, es decir una tonelada" (sic)
¡Si el conocimiento legal de esa señora es comparable a sus nociones matemáticas, estamos al horno!
Porque, para el distraído que no lo haya notado, una tonelada no equivale a cien, sino a mil kilos. ¡Al primario de nuevo, señora fiscal!
Si hasta Cachamai lo sabe, y merece, por ello, una adopción inmediata. ¿Quién levanta el guante?
Un abrazo y hasta el sábado próximo. Graciela.
La foto que ilustra el post es de este sitio.

2 comentarios:

Terox dijo...

Casi a diario una noticia de estas nos hace preguntarnos: "¿En manos de quién estamos?"...

Algo de lo (poco) bueno que tenemos acá es una ley que prohíbe circos con animales que no sean domésticos...

Graciela L Arguello dijo...

Sí, Terox , somos rehenes de una colección de ignorantes e irresponsables la mayor parte de las veces.