Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 15 de noviembre de 2014

Lo dijo Gustavo, no yo.

Hoy leí estas palabras del enorme Gustavo Adolfo Bécquer:

Al brillar un relámpago nacemos,
y aún dura su fulgor cuando morimos;
¡tan corto es el vivir!
La Gloria y el Amor tras que corremos
sombras de un sueño son, que perseguimos.

Y no pude menos que engancharme en la profunda verdad que tan magistralmente expresan esas palabras.
Primero lo pensé como geóloga, y les garantizo que no hay verdad más absoluta, cuando comparamos nuestro paso por la vida, con la historia del planeta todo...
Sólo después empecé a pensarlo desde otro ángulo mucho más personal y bastante más íntimo.
En efecto, no hay mejor consuelo para los grandes dolores de la vida que pensar en lo breves que son en realidad. Porque todos pasan, al fin, muy velozmente.
Aunque cueste años de lágrimas y tristezas ir dejándolos atrás, al cabo, también pasan.
Por eso mismo, ni la gloria ni el amor que perseguimos tienen la importancia que equivocadamente les asignamos.
Porque un día no estaremos, y lo único que quedará de nosotros serán los objetivos que hayamos alcanzado y nos trasciendan.
Por eso, cuando no esté, quiero haber dejado atrás algo bien pequeñito pero con un gran potencial para crecer, y perdurar en el tiempo: una conciencia en aumento sobre el derecho de los que no tienen más voz que la que nosotros decidimos prestarles. 
Cuando el relámpago que es mi vida haya pasado, y no se vea ya su luz, sólo espero que haya por lo menos una persona que haya entendido alguno de mis sueños, y lo lleve hacia adelante, para permanecer siquiera unos segundos más en la memoria de los tiempos. Y no por mí, sino por ellos.
Y uno de esos "ellos" a los que les presto la voz es Cachamai, que les pide un hogar para su breve tiempo de resplandor en la tormenta.
Ayúdenme a lograrlo. Un abrazo y hasta el sábado. Graciela.
P.S.: Sepan que Tolón, que tantas veces pidió por un hogar aquí mismo, finalmente lo ha conseguido ¡Aleluya!

Tolón ya adoptado



2 comentarios:

Terox dijo...

De verdad que somos poca cosa, pero lo poco que somos, es todo lo que tenemos...

Graciela L Arguello dijo...

Por eso mismo, Terox, es tan importante dejar algo que valga la pena, cuando llegue el momento de partir. Un beso.