Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 24 de enero de 2015

Nosotros, los ridículos.

Nosotros, los que creemos en mundos mejores donde, entre otras cosas,  los humanos sepamos respetar por fin la vida de los que no tienen voz para defender sus derechos, somos muchas veces ridiculizados, o considerados inofensivos ilusos que entregan sus desvelos a causas "idiotas".

Muy pocas son las veces que desperdicio mi tiempo respondiendo a esas agresiones, pero no puedo menos que reconocer que disfruto enormemente cuando encuentro textos magistrales que hablan por mí, y por muchos otros "ridículos".
Hoy comparto uno de esos párrafos de verdad inteligentes, que encontré en la novela de P.D.James :"Hijos de los hombres". Disfrútenlo ustedes también.

...-Si usted cree que Él existe, entonces presumo que usted cree que Él es quien le ha dado su mente, su inteligencia. Úsela. Había imaginado que su orgullo no le permitiría hacer tanto el ridículo.
Pero esos halagos tan fáciles no la conmovieron:
-Los que cambian el mundo no son los que tienen mucho amor propio, sino los hombres y mujeres que están preparados para hacer el ridículo...
Y por eso, sigo haciendo el ridículo, pidiendo una vez más un hogar para Nazarena, que tampoco teme ser ridícula con sus ilusiones de amor y familia propios.


Un beso y nos vemos el próximo sábado. Graciela.




3 comentarios:

Terox dijo...

Nada más cierto... y es de admirar.. eso de hacer el ridículo, a sabiendas y por convicción, es de lo más difícil...

Graciela L Arguello dijo...

A mí hacer el ridículo no me cuesta nada , Terox :D

Terox dijo...

Por eso eres mi heroina!!!