Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 4 de julio de 2015

Las palabras y sus significados ocultos.

Los que siguen este blog saben que soy una fanática del idioma. Amo su riqueza y su profundidad, las enormes posibilidades que abre a una comunicación rica y plena de múltiples contenidos, muchas veces implícitos o subliminales.
                      
Y por eso quiero compartir con ustedes una joyita que encontré en el libro Memoria traidora de Elizabeth George, autora que admiro profundamente, y que se manifiesta por sí misma, sin necesidad de comentario alguno, vean si no:
...Y así fue como empezamos a vernos. ¡Qué expresión más rara eso de "vernos", como si fuéramos incapaces de ver a otra persona hasta que estuviéramos involucrados socialmente. Esa expresión no me gusta demasiado porque tiene cierto sabor a eufemismo en un contexto innecesario. Por otro lado, lo de las "citas" me parece un poco adolescente. Y aunque no fuera así, tampoco definiría muy bien lo que estamos haciendo...
...en realidad lo que querría preguntar es: "¿Duerme con ella, Gideon?"...
...eso depende de lo que usted entienda por dormir con alguien, doctora Rose. Y ya está usando otro eufemismo. ¿Por qué usamos la palabra "dormir" cuando dormir es la última cosa que queremos hacer cuando nos metemos en la cama con alguien del sexo contrario?...

¿Estamos entonces de acuerdo en que las palabras que omitimos o reemplazamos dicen más de nosotros que las propias palabras que enunciamos? Nos avergüenza amar, tener placer y colocar nuestras expectativas en otro, por eso inventamos palabras alternativas.
Sin embargo decimos matar, odiar, robar y mentir, sin ningún empacho. ¿No es siquiera un poquito alarmante?
Como alarmante es que Angelito no consiga todavía un solo ser humano al que le sobre un poquito de amor en cantidad suficiente como para darle un hogar.  

La foto de Elizabeth George es de este sitio.
Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela.

2 comentarios:

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

A veces las palabras no desean fluir y en verdad a veces las palabras sobran

Saludos

Nota: Ojala pronto encuentre casa ese bello

Graciela L Arguello dijo...

Así precisamente es, Roy , un beso y gracias por tus buenos deseos para Angelito. Graciela