Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 11 de julio de 2015

Un pensamiento cortito.

                                     
Hace un tiempo, Pulpo y Dayana, me trajeron un folleto que dejaron en su casa los "evangelizadores vocacionales" que pululan por su barrio, comentando "Seguro que podés hacer un post sobre esto".
Y como una vez que me mojan la oreja no paro hasta dar la merecida respuesta, aquí está el correspondiente post.
Una de las partes que más me llamaron la atención del folletito, dice:
"Dios anhela devolverle la vida a los muertos"
Y entonces, digo yo, ¿no sería más fácil no quitársela que andar devolviéndola?
Por supuesto es una suerte que no se le haya ocurrido semejante cosa, porque no habría planeta que aguantara semejante sobrepoblación. Pero igualmente, ¿no les parece un postulado medio absurdo, viniendo de gente que preconiza que la auténtica felicidad sólo comienza cuando se pasa de esta vida a otra mejor?
¡Una sola oración y tantas contradicciones en ella!
¿Les parece que las enumeremos?
  1. Si la perfección se alcanza después de la muerte, ¿por qué quitarles esa oportunidad a los que ya cambiaron de barrio?
  2. Si hay un ser tan poderoso como para devolver la vida, ¿cómo es que se entretiene quitándola? ¿No parece un poco cruel?
  3. Un ser perfecto ¿puede tener anhelos? Porque anhelar es desear algo de lo que se carece o no se ha conseguido.
Y así, al infinito. En otras palabras, muchachos, no me gusta su marketing. Si de verdad creen en un dios, no lo desdibujen tan espantosamente imprimiemdo pelot, estupideces. Mejor dejen que cada cual lo busque a su manera, y no anden vendiendo espejitos de colores. ¿OK?

Y les recuerdo, de paso, que todas las religiones importantes del mundo hablan de amor a todos los seres vivos, ¿qué tal si lo ponen en práctica dándole un hogar a Angelito
?

Un abrazo y nos vemos el sábado próximo.
P.S.: La foto que ilustra el post es de este sitio.

No hay comentarios: