Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

Me gusta

sábado, 3 de marzo de 2018

Una excelente comedia.

Les va a llamar la atención la temática de este post, puesto que ni soy ni pretendo ser crítica de espectáculos, y tampoco tengo interés o compromiso alguno con la obra que quiero comentar.
Pero como la he disfrutado tanto, y conozco el esfuerzo casi sobrehumano que implica para el teatro independiente sobrevivir dignamente en el interior del país; no puedo menos que aplaudir las iniciativas como ésta, y aportar desde mi minúsculo espacio un granito de arena para que esos talentos no luchen en vano.
La obra de que se trata es "Veneno para mi marido", y es una comedia de entretenimiento. No pretende educar ni bajar líneas ideológicas, lo que en mi modesto entender ya es un mérito en sí mismo. Porque harta estoy de que desde un escenario pretendan adoctrinarme en uno u otro sentido.
Pero tampoco es un juego de improvisaciones, de ésas en las que después de cobrarle al público su entrada, encima pretenden que ese mismo público les haga el trabajo. Detesto esas actuaciones que llaman "interactivas" o de "creación colectiva", términos que en realidad encubren la falta de un libreto debidamente meditado.
Pero Veneno para mi marido tiene un guión sólido, un argumento con incógnitas que se van develando lentamente, y un remate impecable. Allí hay ideas muy bien desarrolladas. La historia vale la pena.

Las actuaciones, por su lado, son excelentes, magistrales por momentos. Desde el primero hasta el último de los actores merece ser aplaudido de pie. Ningún papel es pequeño, porque todos están interpretados con muchísima dignidad y verdadero talento y vocación.
Hay momentos totalmente desopilantes, hay sorpresa, y hasta un breve lapso clave, en que el público se ve por completo desorientado, y que no les pienso develar.
En el folleto que he escaneado para ustedes no aparece el dato que ahora les paso. Esta obra continuará en cartel durante todos los sábados de marzo a las 21 y 30 horas, en el Teatro Máscara, que queda en la calle Rioja 856.
Y si me permiten, se las recomiendo calurosamente, como les recomiendo la adopción de los perritos de S.A.L.V.A.R, todos tan bellos como Britney.
Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela.

No hay comentarios: