Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

Me gusta

sábado, 16 de febrero de 2019

Un post totalmente diferente.

Hoy mi post es totalmente distinto a todos los demás. Porque se trata de una consulta abierta a mis lectores.
Primero, les pediría que vayan a leer los posts de la etiqueta "Con el alma desnuda",  y luego díganme si les parece que un libro con ese tipo de literatura podría llegar a ser atractivo como para que se vendiera una versión en pdf, vía internet. 
Y ahora les aclaro dos cosas: por un lado, lo que sucede es que revisando viejos papeles, encuentro que puedo armar más de un tomo con esa clase de textos correpondientes al género prosa poética. Pero organizar todo ese maremagnum, merece algún incentivo, y antes de poner manos a la obra, les pregunto a ustedes si estarían dispuestos a leer esa clase de material, y más importante aún, (para mí, desde luego), es si lo comprarían (baratito, baratito, lógicamente) en la red.
Lo segundo es aclararles a qué se refiere el género Prosa poética, que puede llamarse también prosa intimista, y que yo a veces llamo "estilo bolud, libres divagaciones". Se trata de textos en los que no se asume la forma de poesía, pero cuyo contenido tiene mucho del lirismo que caracteriza a los poemas. Tampoco narra historias como en el género cuento, aunque a veces están allí, y se las puede imaginar entre las líneas; sino que se describen emociones, sensaciones, sentimientos, fugaces encuentros o desencuentros, con uno mismo y con otros. Y esos "otros" pueden ser amantes, amigos, recuerdos, animales, nostalgias o paisajes- exteriores o interiores... En fin, todo un mundo, en el que como reza la etiqueta que les mandé a leer, se desnuda el alma.
Y por eso a veces he designado también al género prosa poética como "pornografía espiritual", porque contiene sentimiento explícito.
Así pues, les consulto: ¿emprendo o no la aventura de juntar en un libro todos esos retazos de mis vidas, reales e imaginarias, disfrutadas y padecidas, solitarias o compartidas? ¿Valdrá la pena? 
Y por último una pregunta mucho menos hipotética: ¿quién va a adoptar a Gigi?
Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela.

No hay comentarios: