Bartimeo, Federico Alfonso y Elvira Inés, los ángeles del blog.

Me gusta

sábado, 20 de febrero de 2021

El día que recibimos a Papá Noel.


Esto que voy a contarles sucedió hace muchos años, cuando el mayor de mis nietos tenía apenas unos tres años.

Sucedió en Nochebuena. Mi hijo menor, el Pulpo, tío de Matías, se disfrazó de Papá Noel, y se descolgó desde el techo de la casa en donde por entonces vivían mi nieto y sus padres, con una bolsa en la que había puesto todos los regalos.
Obviamente, fue todo un acontecimiento lleno de emoción para Maty. Algo que se volvería inolvidable. 
Pasado el momento de excitación de la apertura de los regalos, el pequeño notó la ausencia de su tío y comenzó a llamarlo, para que no se perdiera semejante visita.
Todos los adultos, entonces desplegamos diversas maniobras distractivas hasta que el Pulpo pudo retirarse al dormitorio de los dueños de casa, se cambió de ropa, y reapareció en el patio donde estábamos todos, lamentando que un llamado de la naturaleza lo hubiera entretenido en el baño, ¡justo cuando estaba Papá Noel!
Pasado un rato, Maty fue al dormitorio de sus padres, donde no solía ingresar, y vio el característico disfraz colorado, con lo cual volvió a buscarnos exigiendo explicaciones.
El Pulpo, ni lerdo ni perezoso, urdió rápidamente una historia, según la cual, él era muy amigo de Papá Noel, y había quedado a cargo del traje porque el pobre gordo había sentido mucho calor con ese traje tan abrigado que traía desde el Polo. Entonces él le había prestado unas bermudas y una remera para que siguiera viaje repartiendo regalos en el verano cordobés. Papá Noel pasaría después por su casa a devolverle la ropa prestada y a ponerse su abrigo antes de regresar al Polo.
La historia cuadraba muy bien a la imaginación de un nene de tres años, que además pasó a ser el único que tenía un tío tan compinche con Papá Noel.  De eso alardeó el pequeñito por un laaaargo tiempo.
No sé si les habrá gustado este post, pero los que sí les van a gustar son todos los perritos y gatitos que uno puede adoptar en esta página.

Un beso y hasta el próximo sábado. Graciela
P.S.: La imagen que ilustra el post es de este sitio.

No hay comentarios: