Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 13 de septiembre de 2008

PARA TOMÁRSELO CON SODA




Hace un año atrás, en un post del día del maestro, confesé que para esa misma fecha, cometí la locura de casarme.

Es decir, que de alguna particular manera, es una fecha memorable. Más allá de los cambios que la vida trajo consigo, y como siempre digo que las desgracias se sobrellevan mejor con humor, hace ya algunos años, escribí esto con motivo de un aniversario, y ahora se me ocurrió compartirlo, por lo que pueda tener de divertido… o de cierto.


¡QUÉ POCO HEMOS CAMBIADO!


Más de veinte años después, me asombra reconocer que nuestra relación sigue siendo casi como al comienzo.

Efectivamente:

Antes me hacía los ratones con este tipo, ahora pienso ¡qué ratón es este tipo!

Antes vivía pendiente de las palabras de su boca, ahora me tiene harta con Boca e Independiente.

Antes soñaba con estar a solas con él, ahora si estoy sola con él me da sueño.

Antes daba la vida por estar a su lado, ahora también, estando a su lado, quiero morirme.


Antes no podía ni verlo al lado de otra mujer, ahora no puedo ni verlo.

Antes su recuerdo me quitaba el sueño, ahora no dormiría por sus ronquidos.

Antes quería dar la vuelta al mundo con él, ahora quiero estar en la otra punta del mundo.

Antes le habría bajado las estrellas, ahora también lo estrellaría.


Antes me daba tristeza no verlo, ahora verlo da tristeza.

Antes salía corriendo a su encuentro, ahora si lo encuentro salgo corriendo.

Antes iluminaba mi mundo, ahora hace un mundo con el tema de la luz.


Antes su voz era siempre música en mis oídos, ahora me tapo los oídos para no escuchar siempre la misma música.

Antes pensaba pasar la vida con él, ahora sé que con él nada de lo que pasa es vida.

Antes era mi soporte, ahora no lo soporto.

Antes era mi dios, ahora ¡mi dios!


Antes contaba las horas hasta su regreso, ahora cuento con las horas hasta su regreso.

Antes era el motivo de mis sueños, ahora es la causa de mis pesadillas.

Antes lo extrañaba si se demoraba, ahora si no se demora, me extraña.

Antes pensaba que con él mi vida estaba segura, ahora le contraté un seguro de vida.

Antes perdía la paciencia esperando su llegada, ahora en cuanto llega me hace perder la paciencia.


Antes juntos nos matábamos de risa, ahora juntos, nos matamos.

Antes salíamos a pasear a menudo, ahora, a menudo nos mandamos a pasear.

Antes queríamos estar los dos solos, ahora los dos queremos estar solos.


Antes todo lo que hacía y decía me caía terriblemente simpático, ahora también me cae terriblemente.

Antes me saturaba de gentilezas y atenciones, ahora también me satura.


Antes su presencia era un regalo, ahora te regalo su presencia.


Antes era todo sonrisas, ahora también anda mostrando los dientes.

Hace veinte años, este hombre me erizaba la piel, y aunque parezca mentira, todavía hoy me pone los pelos de punta.

Por eso digo ¡qué poco hemos cambiado!


Como dije más arriba este texto fue escrito hace algunos años, pero mutatis mutandi, conserva una gran actualidad.

Bueno, queridos lectores, vayan corriendo a casarse, o a divorciarse, según lo que les parezca más placentero, y mientras tanto, sea lo que sea que pase por sus vidas, tómenselo con humor, ya que casi siempre es inevitable.

Y si quieren dedicarle esto a sus correspondientes cónyuges, pueden hacerlo, pero citando la fuente, please.

Y vuelvan el sábado que ya estoy preparando otra maldad para entonces.

La foto es, como muchas otras veces, sacada de un mail en cadena, y tiene precisamente el sabor que quería darle a tan memorable ocasión.

Un beso. Graciela

27 comentarios:

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Que terrible experiencia, como pueden dos seres humanos llegar a una situación de ese calibre. Al final todos nos equivocamos, nadie está exento de cometer errores. Pero a veces cometemos el error más grande de nuestras vidas, y lo pagamos con creces.

Hay que tener cuidado al tomar una decisión que nos va afectar toda una vida.
Saludos y gracias por compartirnos esa experiencia tan íntima.

Gurisa dijo...

Qué palo para Papá Pulpo!!! :P

Graciela L Arguello dijo...

Roy, Gurisa No se lo tomen tan a la tremenda, después de todo la etiqueta dice El humor nos salve...aunque bien mirado...

Un beso a ambos Graciela

Tapi dijo...

Hola Graciela: lamentablemente cuando uno decide iniciar un nuevo viaje (vivir en pareja) no sabe que se está subiendo al Titanic.
De todos modos, vale la pena!!

Graciela L Arguello dijo...

Tapi De acuerdo, por lo menos habrás viajado en barco :D

Wilhemina Queen dijo...

graciela me has hecho reír mucho más allá de las connotaciones personales, pues, fue inevitable reír mucho.
Creo también que tomar las cosas con humor nos alivia el alma.

Mil besos! me encanta me mandes las actualizaciones ¡GRACIAS!!!!!!!

Graciela L Arguello dijo...

Wilhemina ¡No sabés cuánto me alegra que hayas disfrutado el post!

Estaba temiendo que no se notara el humor en los juegos de palabras. Así fue pensado en realidad.

No son apuntes de un diario personal en absoluto. Mi diario personal sería impublicable, te juro.

Yo he pasado por muchísimos naufragios (el del Titanic no, tan vieja no soy) y siempre me he aferrado al humor (negro, a veces) como salvavidas, y viene funcionando bien.

Es cierto que al reírme también trago agua de paso, pero hasta ahora he conseguido no ahogarme

¿Cómo está Muni? Mis mejores deseos para ambos.

Un beso Graciela

Graciela L Arguello dijo...

A propósito, Vero ¿estás suscripta a mi blog o algo? Porque yo no te mando las actualizaciones,por eso me asombra que te lleguen...

AGUALUNA dijo...

Hola Graciela, primero que todo, gracias por tu visita a mis mundos y tambièn por dejarme tan cariñosas palabras.
Seas bienvenida cuando quieras.

Lo ùnico que ahora por motivos personales, que tal vez ya leìste en los post anteriores de Agualuna, no he tenido la inspiraciòn para escribir, a parte que estoy haciendo algunas cosas para ver si me dan una entrada econòmica.

Me divirtiò mucho tu post, porque asì pasa para algunos cuando ya se ha vivido con alguien.

Pero siempre que veo cosas asì que son tan comunes en el general de las parejas, me pregunto: por què las cosas tienen que cambiar, por què el amor no puede cambiar sus matices de una fuerte pasiòn al principio y despuès seguir, pero màs tranquilo tal vez, sin acabarse?

Serà porque yo no he estado nunca casada, ni viviendo con nadie que no me resigno a que las cosas se vayan desgastando, despuès de un amor tan inmenso al principio.

Quizàs me falta vivirlo para comprenderlo bien, pero lo que si no sè si serà que soy muy idealista que tratarìa por todos los medios que no cambiara.
De verdad el amor de pareja para mì es muy importante y me encantarìa que durara hasta viejitos ya.
Habrà una fòrmula? Algo especial?

Ufff, si supièras cuàntas veces me lo he preguntado mi querida amiga, pero en fin, ojalà yo logre realizar ese sueño que siempre he deseado, seguir hasta el final.
Tal vez es una utòpìa, pero nada se pierde con intertar no?

En todo caso, me entretuve mucho con tu post.

Mi niña, que bueno conocerte y ver que tu blog es muy solidario y los animales tambièn valen acà, eso es hermoso, gracias!!

Te dejo un canastillo lleno de mis flores de primavera, que acà ya llegaron y un besito dulce desde Santiago de Chile, querida Graciela.

Que tengas un lindo inicio de semana.

Agualuna

Terox dijo...

Jajajajaja... hay cosas que no cambian nunca. Apuesto que igual hubiera hecho gracia si esto sale publicado en tiempo de Julio César, en Roma...

Casualmente, vengo de un matrimonio. Votos muy sentidos (y yo pensando, cuánto les durarán), lágrimas y mocos por doquier (estos si que no faltarán en aparecer)... en fin... da un cierto gustillo... mal de muchos que llaman... jajajaja

Un saludo para vos, extensivo a Layka y Rolf...

Graciela L Arguello dijo...

Agualuna Es un placer visitar tus mundos, no me lo agradezcas.
Respecto a este post, no dejes que te deprima. En realidad, para que algo sea literario, necesita que se le agregue pimienta y sal.

Nada es tan sublime ni tan horrendo como se lo pone en las letras.

Y también hay amores duraderos aunque no sean necesariamente los que uno consagró en un altar.

Cada cual elige su modelo. Desde amar a la humanidad como Ghandi o Teresa de Calcuta, hasta amar al cónyuge hasta que la muerte lo disponga. Aunque sea muerte por aburrimiento. (Disculpame, se me soltó la cadena otra vez, no puedo con el genio)

Terox Vos también me hiciste reír con tu comentario. Con mis neuronas saltarinas, no puedo menos que imaginar a Julio César con su toga y sus laureles, sentado en la compu, mandando comentarios a mi blog.

Algo así como -"Quantas verdatis. No aguantorum a mi mujerum tampocum. Hartum ego est"

Versión libre (libertina, bah) del latín antiguo.

Se retribuyen tus saludos, con gran batir de colas ( de los perros, digo)

Un beso. Graciela

Graciela L Arguello dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Karmakiller dijo...

Me pareció genial el escrito!.
La dulce inspiración de vivir la vida junto a alguien...

lo que queremos los seres humanos!

un abrazo grande!

Graciela L Arguello dijo...

Gracias karmakiller y bienvenido al blog, un abrazo Graciela

Buda de nieve dijo...

Real, el humor nos salva, y si viene acompañado de alta inteligencia, mejor.UNa joya.

Graciela L Arguello dijo...

buda de nieve Gracias por tus palabras, si es que lo de inteligencia hace referencia a mi modesta persona
;D Graciela

Sergio dijo...

Que duro se oye espero sea cierto de que no todo lo que dices sea verdadero, porque vivir con alguien a quien concibes así, debe de ser muy duro, mejor separarse, es lo que pienso.

Un abrazo

Graciela L Arguello dijo...

Sergio Si como me parece es tu primera visita, te doy la bienvenida al blog.
Por otra parte, no te preocupes, si recorrés un poco el blog vas a ver que es mayormente ficción, aunque haya secciones de anécdotas y cosas de la vida real.
En este caso la etiqueta es de humor, y quise jugar con las palabras que cambian totalmente su sentido con mínimos retoques.
Es curioso como este post, siendo de humor, despertó comentarios tan reflexivos.
Será que la convivencia preocupa mucho a la gente. Un abrazo, Graciela

Wilhemina Queen dijo...

GRCIELA:
¡una alegría inmensaaaaaaaa!
enviame por correo el informe de las
adopciones así los coloco en
la perruquerá.

Wilhemina Queen dijo...

GRACIELA, HASTA EL VIERNES QUE VIENE TU BLOG ES EL RECOMENDADO DE LA SEMANA. MIL BESOS
VERO

Graciela L Arguello dijo...

Vero No sabés cuánto te lo agradezco, y cuánto me alegra saber que Muni está mejor. Va la noticia de las adopciones por mail. Un beso graciela

La china dijo...

Hola:
Primera vez que leo tu blog, esta graciosisimo, me he reido mucho.
Las cosas que dices aqui son ciertas, esto suele suceder cuando llegas a un punto de saturacion. Necesitaba leer algo asi. Gracias.

Graciela L Arguello dijo...

Pues entonces, bienvenida, China Yo creo que el humor cumple una función catártica que seguramente necesitabas, según tus propias palabras. Me alegra que te haya hecho bien. Un abrazo Graciela

Graciela Fernández dijo...

Una joyita el post y una verdadera lección de supervivencia: lo que no te mata, te fortalece, y lo que se toma con humor, te fortalece el doble. ¿Qué dijo el quía cuando lo leyó? Contanos... dale, no seas mala...

Graciela L Arguello dijo...

Hola Graciela Gracias por tu comentario, pero definitivamente no hay mucho para contar, ya que no estaba dedicado a un cónyuge en particular, sino a la entidad "marido tras 20 o más años " en general. Me parece que les cuadra a todos en alguna medida.
Y por otro lado, como decía Wilde, "No hay preguntas indiscretas, sólo algunas respuestas a veces lo son", de modo que me enrolo casi siempre en " no sabe, no contesta" cuando de vida personal se trata. Un beso, graciela

Jimena dijo...

Me parece de terror y cuarta no se que clase de humor tendras vos, pero veo muy poca autocritica. ¿¿Por casa como andamos?? Yo me replantearia la vida en caso de llegar a tus años y pensar asi. Muy triste.

Graciela L Arguello dijo...

Jimena Bienvenida al blog, aunque no creo que vuelvas, porque sólo un masoquista seguiría leyendo cosas de terror y cuarta. Como sea, el humor es una dimensión diferente de la de la realidad.
Quien carece de sentido del humor puede aterrarse con lo que lee, pero quien lo posee, sabe que es salvador, como la etiqueta lo dice.
Espero que nunca necesites recurrir a él. Un abrazo , Graciela