Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 20 de noviembre de 2010

Una brevísima reflexión apenas


Según como anda el mundo, si Dios existiera, no andaría pidiendo adoración sino disculpas.


Al menos a Nazarena, y miles de abandonados como ella, debería pedírselas, o mandarle un adoptante.

Un beso Graciela

6 comentarios:

Terox dijo...

Bueno, para eso habría que eliminar el libre albedrío... ves, ya Dios pensó en la forma de evitar la responsabilidad civil!

Graciela L Arguello dijo...

Hola, Terox , de verdad lo del libre albedrío me suena a un padre que dice algo así como "que mi hijo de tres años se ahogara en la pileta olímpica no fue culpa mía, porque estamos en democarcia y él se tiró solito"
Un dios que es "mi padre" debería cuidarme porque sabe que soy imperfecta en mis juicios, como un niño de tres años es inmaduro en los suyos.
Pero bueno, cositas parecidas a ésa ya escribí en el "dios para cada uno", y coseché bastantes enojos al respecto. Y los cosecharé en el blog también seguramente cuando las vaya subiendo en la etiqueta correspondiente. Un beso Graciela

Terox dijo...

La otra opción es que el mundo es una gran escuela, al estilo Summerhill... además, si Dios controlara todo el Universo, vos no podrías pensar lo que pensás... jajajaja

Graciela L Arguello dijo...

¡¡¡Uy la de aplazos que habría en esa escuela!!!!!!

Negro dijo...

Una vez mas, las palabras exactas.
Muy bueno el blog Graciela, felicitaciones.
Luis C.

Graciela L Arguello dijo...

Gracias, Luis espero no decepcionarte. Graciela