Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 24 de septiembre de 2011

Va otro bien cortito


Ya saben que me encantó descubrir este género literario al que se llama nanocuento, y del que se exige que exprese o al menos sugiera alguna historia en sólo seis palabras, sin que ellas sean meramente un título.

De vez en cuando entonces, saco a relucir alguno de esos miles de intentos que tengo archivados, y lo hago por orden de aparición, no de mérito, así que deben ser pcoo exigentes al leerlos.





MUERTE.

Estaba muerto por dentro, y sonreía


Y les recuerdo que muchas veces así nos sentimos cuando peleamos contra la indiferencia con que se recibe nuestro clamor por adopciones. ¡Vamos, Silvia sigue esperando, ábranle su corazón!!!











Un beso Graciela.

7 comentarios:

Terox dijo...

... así lo encontraron al día siguiente...

Graciela L Arguello dijo...

En tu historia tuvo suerte, Terox, yo pensaba en que se darían cuenta años más tarde, y mientras tanto andaría por la vida con todo muerto por dentro...

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Pero muchas veces no se dan cuenta que están muertes.

Saludos

Graciela L Arguello dijo...

A eso precisamente apuntaba, Roy. Un beso Graciela

Terox dijo...

Ah no, es que en mi "epílogo" también está muerto por fuera... un muerto puede sonreír... bueno, quedar sonriendo...

Graciela L Arguello dijo...

¿Se habrá muerto de risa, Terox ?

Terox dijo...

A lo mejor, leyendo un post tuyo...