Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 17 de diciembre de 2011

¿Por qué no te ponés un petardo en...?




Ustedes ya saben cómo está de loca la gente para esta época del año, y cuántos accidentes provocan con su estulticia. Los principales damnificados son los animalitos de la calle, que huyen aterrorizados y terminan lejos de los lugares donde más o menos se saben manejar y se las rebuscan bien. Y eso cuando no son atropellados por algún auto, o no son blanco directo de los inadaptados que los usan como objetivo de sus cohetes y otras yerbas.
Por eso, y a partir de una campaña que recibimos vía mail, dos biólogas (Cecilia y Sonia) y yo hicimos una gestión en la Facultad para armar carteles en tamaño A3 para pegar en lugares estratégicos.
Ya hay 25 carteles exhibidos en diversos sitios públicos, pero como me siguen pidiendo más, y para que la campaña sea más efectiva, inclusive fuera de Córdoba y Argentina, pongo a su disposición el nuevo cartel, hecho en base a los preexistentes, pero llevado a otro formato de modo que no quede pixelado cuando se imprime en tamaño grande.
Ignoro quien hizo los dos volantes pequeños que incluyo en el cartel, por lo cual no puedo darle el correspondiente crédito, pero nobleza obliga, debo decir que yo sólo los armé agregando los textos sueltos para ocupar el espacio sin que se deformen las imágenes.
Si alguno o algunos de ustedes pueden y quieren llevar el archivo para hacerlo imprimir en alguna fotocopiadora y pegarlo en lugares públicos estaremos sumando.
El costo de impresión de cada cartel así grandecito es alrededor de los 5 pesos en Córdoba.
Si cada uno hace uno y lo coloca en un lugar público estaremos sumando mucho. Si no, por lo menos difundan este post para que otros se sumen.
Ya saben que si hacen más cantidad, los precios unitarios bajan, de modo que si se juntan en pequeños grupos también será un aporte.
Para los que están en Córdoba, Capital, argentina, hay también una posibilidad de pasar por la Imprenta Ingreso en Duarte Quirós 189 (teléfono 0351- 4248290, en Córdoba, donde estará el archivo original para el que quiera ir a hacer imprimir su propio cartel (o el número de carteles que quiera). No vamos a comisión ni cosa que se le parezca, así que no empiecen a hacer comentarios pavos, sólo tuvieron allí la buena onda de hacernos un precio especial para los primeros 25, y de poner uno en su local, cosa que agradecemos.




Abrojo también agradece en nombre de sus congéneres en riesgo, y de paso les pide un hogar por enésima vez. Nos vemos el próximo sábado.


Un beso Graciela.

5 comentarios:

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Un día de estos vi la foto de un noble perro que unos niños le pusieron un petardo en el hocico y lo deformaron todo, quede simplemente destrozado de ver la maldad y la falta de misericordia de los niños esos, que de grandes serán grandes agresores de seres humanos.

Y si es tiempo duro para estos animales, mas que al gente se vuelve piromaniaca.

Abrojo vamos, siga luchando por un hogar.

Saludos

Guri dijo...

Tengo a mano el proyecto contra la pirotecnia que tiene media sanción en la provincia de Buenos Aires. Quizás no lleguemos para este año, pero podemos empezar con las gestiones para el próximo, no?

Además, por qué sí se puede prohibir y controlar las bombas de agua en carnaval y no la pirotecnia?

Graciela L Arguello dijo...

Hola, Roy efectivamente la pirotecnia mal empleada es un flagelo mundial, y la crueldad con los animales también, por eso armo la campaña para que el que quiera adherir lo haga esté donde esté.

Guri Me parece bien empujar esas ordenanzas, pero convengamos que leyes hay a patadas, lo que falta es la voluntad de cumplirlas y hacerlas cumplir. Por eso mi frente de pelea siempre pasa por la educación, porque nada cambiará mientras no cambie algo en nuestro cerebro primero. Un beso a ambos.

Terox dijo...

La educación es lo primero, como bien decís... hay que cambiar... es urgente...

Graciela L Arguello dijo...

Así es Terox , pero además estas campañas de presión que se están multiplicando en todo el país empiezan a dar frutos. Ya han hecho punta los municipios de algunas ciudades pequeñas que han prohibido el uso de la pirotecnia fuera de sitios debidamente controlados y con una serie de certificaciones tanto en el material como en quien lo manipula. Los perros de esas counidades al menos, tendrán una mejor Navidad, y los niños estarán más seguros.
Un beso, y que tengas toda la felicidad del mundo (menos un cachito que guardo para mí y los míos) en estas fiestas.