Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 12 de enero de 2013

Carta abierta a la Vida

Con motivo de las fiestas, recibe uno colecciones de cursilerías por Internet.
Una de las cosas más insólitas que me tocó leer dice algo así como "la vida te dará una estrella por cada dolor que te provoque"...
Pues bien, vaya entonces mi Carta abierta a la Vida:
Sra. Vida, yo ya tengo constelaciones completas obtenidas a través de su plan canje "estrellas por dolores", y debo aclararle dos cosas al respecto: 1) yo nunca le pedí estrella alguna, porque no se me ocurre ningún uso posible para las mismas, y 2) no soy nada ambiciosa, de modo que aunque esas estrellas me sirvieran para algo, ya tengo más que suficientes.
En conclusión, por mí puede guardarse todas sus estrellitas donde mejor le alumbren, y consecuentemente sacarme a mí de su lista de "beneficiarios".
Si quiere, de todas maneras tener una atención conmigo y demostrarme alguna consideración, ahórrese sus astros y ahórreme a mí los dolores, ¿le queda claro?
En otras palabras: ¡piérdase su patético intercambio en el centro del coxis!  Y sepa, Sra. Vida, que sólo será perdonada si en vez de tantas "celestialidades" me concede un hogar para Amanda, en cuyo caso estaremos a mano y en mejores términos. ¡He dicho!
Y a ustedes, mis queridos lectores los despido hasta el sábado con la recomendación de revisar las pavadas que le desean a la gente vía mail. Un beso. Graciela.

No hay comentarios: