Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 1 de agosto de 2015

Mi mamá me ama.

           Aula 
Mi mamá me ama.
Mi mamá me mima.
Ese oso se asoma.
Si usted comprendió las tres oraciones anteriores lo felicito: sabe leer.
Pero si interpretar el sentido de otras expresiones un poco más complicadas le resulta dificultoso, le propongo tres opciones:
  1. Pida explicaciones acudiendo a la fuente original, o a cualquiera más versado que usted en la comprensión de textos.
  2. Haga un curso acelerado de lectura comprensiva.
  3. En cualquier caso no difunda el texto que no comprende, a menos que lo haga como cita textual, y entre comillas. Puede inclusive agregar el vocablo sic al final del párrafo y entre paréntesis.
Lo que NO DEBE HACER es:
  1. Difundir "a su manera" el contenido a comunicar.
  2. Repetir algo vagamente aproximado, atribuyéndolo al autor de los párrafos que no alcanzó a entender.
  3. Desparramar aquello que cree haber entendido, o algo que a usted le parece que se le parece...tal vez.
Porque cualquiera de estas tres últimas alternativas es una forma de generar rumores medianamente absurdos que a nadie benefician, pero pueden perjudicar a muchos.
En la era de las comunicaciones masivas, de nada sirve poner DESPUÉS cara de perro que ha volteado la olla y decir entre pucheritos: "A lo mejor entendí algo mal".
Cito un ejemplo, pero contando el pecado, no el nombre del pecador.
En una revista Selecciones se decía que un síntoma de desprendimiento de retina era la visión borrosa semejante a como se ve una película en 3D sin usar los anteojos que provee el cine.
Una persona a la que le presté la revista me comentó que había que advertirle a los conocidos que "ver cine 3D sin los correspondientes anteojos podía causar desprendimiento de retina".
Horrible ejemplo de nula comprensión de textos, ¿verdad?   

Ahora bien, si todo este post le es incomprensible, retome su educación en el punto en que la interrumpió, por allá por:
"...Yo amo a mi mamá. Susana asea la sala"

Y para redimirse por todos los "teléfonos descompuestos" que seguramente provocó, ayúdeme a conseguir un hogar para Donato.
Un abrazo y hasta el próximo sábado.
La foto que ilustra el post es de aquí.
.

4 comentarios:

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

A retomar todo entonces jajaja y si hay que tener cudiado con lo que uno entiende de las cosas y no esparcirlas con un error incluido.

Perros bellos

Graciela L Arguello dijo...

Así es, Roy , como terminan instalándose las "verdades populares" muchas veces. Un beso Graciela.

Terox dijo...

Mmm... lo que no entendí es que hacía el oso... debe ser el famoso "oso libidinoso" que se asoma para ver a Susana???

Graciela L Arguello dijo...

¡Jajajajaja! Yo tampoco supe nunca qué hacía el oso, ni por qué Susana asea su moño, o Ema amasa su masa, pero ésas son las clásicas idioteces con las que aprendimos a leer en la infancia, porque era lo que aparecía en los libros de primer grado.