Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 17 de junio de 2017

¿Nos ponemos folclóricos?

Para los que como yo son fanáticos de la danza en general, y para los que bailan folclore argentino en particular, el de hoy será un aporte útil. 
Ustedes saben (o se están enterando ahora) que tradicionalmente algunos bailes se adornaban con lo que se conoce como "relaciones", que no son otra cosa que mini diálogos entre el bailarín y la bailarina, con rima y casi siempre un toque de humor, aunque también puede ser un puro requiebro.
No deben confundirse con los "aros" de la chacarera, que generalmente no implican intercambio entre los bailarines, sino  que son aportes chuscos de los cantantes, o hasta del público, y que no esperan réplica alguna, salvo la franca carcajada.  
Volviendo a las "relaciones", éstas son propias del gato, o de otra danza llamada "Aires", y desde mi infancia recuerdo una relación clásica que les reproduzco ahora:

Varón.- Uno dos tres cuatro,
             si no me querés me mato.

Mujer: -Un dos tres,
             matate si querés.

Espero que con este ejemplo (que no es de mi autoría) hayan entendido cómo viene la mano, porque ahora les presento las relaciones de mi propia cosecha, para que puedan usar en los escenarios y las peñas:

Relación N° 1
 
Varón:- Te veo pasar tan bella
             que te quiero nominar
            como la más pura estrella
            que me pueda iluminar.
.
Mujer: -¡Vean la caradura
             del tipo tan insolente!
             No tiene ni dentadura
             ¡y quiere clavar el diente!

Relación N° 2

Varón:- Aprecio tu donosura
            como admiro tu figura,
            pero con tanto desdén,
            me marcho por el andén.
           
Mujer: -Váyase nomás, mocito
             porque yo con estos ojos,
            aprecio no necesito
            de semejante despojo.
          
Relación N° 3
            
Varón:-Míreme, bella mujer
            cómo estoy de desolado
            pues no me puede querer
            y me arroja de su lado.

Mujer: -¡Si será zonzo el muchacho!
             Pues yo lo miro sonriendo
             y como no está comprendiendo,
             me dice ese mamarracho.

Y ustedes, en vez de hacer mamarrachos, a ver si me adoptan a Lautaro, que bien se lo merece, y mucho lo necesita.
Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela.


P.S.: en la foto, mi compañero Antonio y yo, bailando una zamba.

No hay comentarios: