Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 10 de junio de 2017

Palabras muy acertadas de César Millán.

Como antes ya les he dicho, recibo las Newsletters de César Millán, y aprendo muchísimo allí. Por eso ahora hago para todos la traducción de un par de párrafos de uno de sus textos, del que podemos sacar una verdadera lección de vida, especial para mascoteros.
El contexto es relativo a cómo aprendió a entrenar animales para las películas, cuando llegó a Hollywood siendo un gran fan de Lassie y Rin Tin Tín.

Acá extractos del párrafo en su versión original:
First and foremost, you have to approach a dog with authenticity, something I call being your “best” self. If you try to fake it, your dog will know instantly — and he won’t trust you for a second...
...This has two effects. The first is that the dog will not have the sense that you’re trying to fool her or pull any tricks. Your energy will match your appearance and not set off any alarms. I’m sure you’ve seen an instance where someone was mad at a dog but tried to get her to come with sweet talk. The dog sees right through the sugar coating and reacts to the anger by running away.
The other effect is on you. It is only when you are being your best self that you will also find how to be your calm and assertive self. You can’t naturally feel that energy state when you aren’t being authentic. It’s not even a conscious thing. If you aren’t being genuine, your body will sense the difference instinctively and give off unbalanced energy.
So for the best results with your dog, learn what truly interests him, focus on that, and always approach him with authenticity.
Stay calm, and let your dog — and you — be yourselves.
Y ahora la correspondiente traducción:

Primero y sobre todo, tienes que aproximarte al perro con autenticidad, algo que yo llamo ser "tu mejor yo". Si tratas de engañarlo, tu perro lo sabrá al instante- y no confiará en tí ni por un segundo...
...Esto tiene dos efectos. El primero es que el perro no tendrá la sensación de que estás tratando de engañarlo o jugarle alguna treta. Tu energía será acorde a tu apariencia y no disparará ninguna alarma. Estoy seguro de que ustedes han visto alguna vez a alguien muy enojado con su perro, pero tratando de atraerlo con palabras dulces. El perro ve directamente a través de la cubierta de azúcar y reacciona al enojo, huyendo de él.
El otro efecto es sobre tí. Es solamente cuando estás siendo "tu mejor yo" que puedes ser también calmo y asertivo. No puedes alimentar naturalmente ese estado de energía cuando no estás siendo auténtico. Ni siquiera es una cosa consciente. Si no estás siendo genuino, tu cuerpo sentirá la diferencia instintivamente, y mostrará energía desbalanceada.
Así que para los mejores resultados con tu perro, aprende lo que realmente le interesa, enfócate en eso, y siempre aproxímate a él con autenticidad.
Permanece calmo, y permite a tu perro- y a tí mismo- ser quienes de verdad son.   

Y si hay un animalito que siempre sacará tu mejor yo, ése es Lautaro, a quien les presento porque está en adopción aquí en el blog o en la página de S.A.L.V.A.R.

P.S.:La foto que encabeza el post es de la propia Newsletter que recibo.

No hay comentarios: