Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

Me gusta

sábado, 27 de enero de 2018

¡¡¡Ay, los periodistas!!!


Lo que paso a relatarles fue rebuzna expresado por un periodista en un informativo de la tele, cuyo nombre me reservo porque soy un ángel bajado del cielo, que si no...
Bueno, ironías aparte, el caso es que se estaba desarrollando una información relativa a elecciones universitarias en Córdoba, y el genio de marras hizo referencia al "antro universitario".
 
Es cierto que nuestra universidad puede no ser de las más bonitas del mundo, pero ¿un antro? ¿no será exagerado llamarla así? Porque, por si no lo saben- como obviamente no lo sabe el periodista en cuestión- el significado de antro dista mucho de ser aplicable a una Alta Casa de Estudios. (Y esto me recuerda a una anécdota mía que les contaré  en un par de semanas).

Veamos pues, qué dice la Real Academia Española respecto a la palabra antro:
Del lat. antrum, y éste del gr. ἄντρον ántron.

1. m. Caverna, cueva, gruta. 

2. m. Local, establecimiento, vivienda, etc., de mal aspecto o mala reputación.

Y ahora me pregunto, ¿se habrá degradado tanto la Universidad desde que me jubilé hace unos años?
¿Estarán dedicando sus espacios a la timba o la prostitución, para completar su magro presupuesto?
¿La habrán refuncionalizado de modo que de día sea un ámbito académico y de noche un piringundín?
¿Será que se ha desmoronado todo y sólo quedan algunas cavernas como relicto?
Mucho me temo que deberé ir a cerciorarme... a menos, claro, que el ilustre periodista haya querido decir "claustro universitario" y no "antro universitario".

Pero si ustedes quieren convertir su "antro" en un verdadero hogar, sólo tienen que completarlo con una mascota tan bella como Josefina, que pueden adoptar aquí mismo.

 


Un abrazo, y hasta el próximo sábado.Graciela

No hay comentarios: