Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

Me gusta

sábado, 12 de enero de 2019

¡Salvada por bestia!!!

Ya les he contado varias veces que mi fuerte no es la cocina, pero al menos hoy en día puedo hacer las cosas más básicas en ella, con tanto éxito como para decir que no he matado a nadie hasta la fecha. Y hasta llegué a criar a dos hijos saludables, geniales y divertidos, los mejores del mundo en una palabra, con las poco ortodoxas comidas que les preparé hasta que dejaron el nido. 
Sin embargo, cuando era una recién casada, no tenía ni la más remota idea de nada, como habrán podido apreciar en otras anécdotas que les fui contando.
Y para colmo, mi marido era un amante del buen comer, y en ese tiempo, creía que todo era fácil de resolver... de la manera equivocada.
Efectivamente, como la dueña de la casa que por entonces alquilábamos, era también vecina y además daba clases de cocina, habló con ella, con la insana intención de tenderme una celada, inscribiéndome de prepo en su curso, como si yo no estuviera ya bastante ocupada. Pero...jejeje, la vida hace justicia por sí misma.
Como tenía mucho miedo de que yo lo hiciera quedar tan mal como se merecía, después de una actitud tan ruin como andar buscando cursos para mí, sin consultarme, habló de esta manera con María (tal como ella misma me contó después):
- Mirá que Graciela es muy bestia en la cocina, ¿podrá aprender algo?
- No te preocupes, hasta tuve una alumna tan animal que cuando pregunté cómo pelarían una cebolla, me contestó "como si fuera una banana", y aprendió lo mismo.
Ya preparado, o creyéndose preparado, el Doctor volvió a casa, y haciéndose el inocente me preguntó:
-Che, ¿cómo pelarías una cebolla?
- Y, no sé, supongo que la agarraría de una punta y la pelaría desde la otra, como si fuera una banana...
Huelga decir que nunca me anotó en el curso, nunca asistí a él, y nunca sentí que me hubiera perdido nada. 
Por eso digo, que me salvé por bestia, nomás.
Y la que no es ninguna bestia para nada, es Moria, a quien pueden adoptar en este mismo lugar dejando un comentario ad hoc.
Un abrazo y hasta el p´roximo sábado. Graciela.

No hay comentarios: