Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

Me gusta

sábado, 23 de marzo de 2019

Las bodas de papel.

Cuando buscaba en la red el listado de los nombres asignados a los distintos aniversarios de bodas, leí en alguna parte que por allá por la Edad Media, era costumbre que el marido regalara a su mujer para cada aniversario, algún objeto hecho con el material que simbolizaba el número de años soporta festejados.
Al leer que el primer año se designa como "bodas de papel", saqué inmediatamente algunas conclusiones:
1- Se nota que el inventor del nombre fue un marido bastante ahorrativo, por no decir piojoso a secas.
2- Se advierte también que nunca hizo un análisis costo-beneficio. Porque convendrán conmigo que sacrificar árboles para obtener la celulosa con que se fabrica el papel es un costo altísimo, sobre todo si se lo compara con el beneficio de regalar una tarjetita, que es bastante módico, ¿no?

Pero en un análisis más profundo, el título "bodas de papel" ya no parece tan equivocado, porque hay muchos usos posibles para el papel, y a veces se aproximan bastante a la historia del primer año de un matrimonio.
Veamos algunos ejemplos de lo que puede hacerse con el papel:
1-Escribir notitas cariñosas en él. Aunque convengamos que lo que en el primer trimestre incluye esquelitas como "te quiero", "te extraño", "voy a trabajar, te dejo un beso", etc.; para cuando llega finalmente el aniversario, ya ha mutado a: "falta queso", "comprá cebollas" o "sacá a pasear al perro". Nada de lo cual es muy romántico que digamos.
2- El papel sirve también para envolver paquetes, y eso es muy alegórico, porque al cabo de un año, uno ya ha comprendido que su cónyuge es un total "paquete"...y pa' qué te cuento cuántas cosas más ha llegado a descubrir acerca de él. Pero hay además una pregunta retórica que uno ya ha comenzado a formularse,  que está también relacionada con este uso del papel y que reza: "¿Cómo me dejé envolver por semejante paquete?"
3- También sirve el papel para hacer origami, que es una muy sutil metáfora de un año de convivencia matrimonial, porque en ese tiempo uno ya ha llegado a vislumbrar que su peor es nada tiene una gran capacidad para hacer millones de boludec tonterías, tal como sucede con la papiroflexia.
4- Hay un uso higiénico del papel, al que no voy a referirme, para mantener el decoro, pero ustedes están autorizados a divagar cuanto quieran al respecto.
5- El papel es de gran utilidad para limpiar vidrios. Y no se me ocurre una más profunda relación con un año de matrimonio. En efecto, ese papel que limpia los vidrios, permite ver claramente lo que pasa más allá de la ventana...y un año de casados muestra también claramente lo bonito que es el mundo del otro lado, o sea del lado donde uno ya no está desde hace un año.
Dicho todo esto, no puedo menos que agregar la mayor virtud del papel: es altamente reciclable. Basta con darle una segunda oportunidad...

...como merece Gigí la oportunidad de ser finalmente adoptada.
Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela. 
P.S.: La foto que ilustra el post es de este sitio.

No hay comentarios: