Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

Me gusta

sábado, 31 de agosto de 2019

¡Cuánta elegancia!

Ya antes he sugerido que podemos decir las mismas cosas con un plus de elegancia (o disimulo, según se mire), y ahora vuelvo a darles herramientas para eso.
Vean ejemplos de la manera elegante de emitir opiniones negativas, y su traducción al habla cotidiana.

Merece ser reverenciado por la magnitud de sus testículos. 
Equivale a: Es un reverendo pelot idiota.

Es extrema su necesidad de aseo.
Equivale a: Es un inmundo.

Definitivamente dondequiera que vaya, se distingue de todos los demás.
Equivale a: Es un bicho raro.

Espero que hayan aprendido a expresarse con clase, y antes de despedirme con un abrazo hasta el próximo sábado, les digo una cosita más, ¿qué tal si me pagan los honorarios de tanto esfuerzo didáctico, adoptando algún animalito de esta página? Graciela.

No hay comentarios: