Bartimeo, Federico Alfonso y Elvira Inés, los ángeles del blog.

Me gusta

sábado, 29 de mayo de 2021

El top ten de los tiempos felices


Hoy les quiero presentar mi propia versión de lo que considero que fueron "nuestros años felices". A ver si coinciden o no conmigo.
  1. Tiempos felices eran aquéllos cuando los teléfonos celulares no sacaban fotos, y la gente, por consecuencia no se pasaba la vida mandando imágenes de sus vacaciones, sus accidentes, sus parientes, sus nuevos peinados, sus intimidades o sus comiditas (o peor aún, chistes que ya eran viejos cuando se inventó el telégrafo), a conocidos eventuales, a quienes todo eso les importa un pomo.
  2. Tiempos felices eran aquéllos anteriores a los grupos de whatsapp, cuando a nadie se le ocurría molestar a los amigos para mostrarles millones de estupideces que ellos mismos podrían buscar en las redes, cosa que no hacen porque no sienten por esos temas, el más mínimo interés.
  3. Tiempos felices eran aquéllos cuando no se acostumbraba interrumpir una fiesta en la que todos se estaban divirtiendo, para pasar videítos insoportables, que encima es obligatorio aplaudir y elogiar al final, y durante cuyo transcurso se debe intercalar ¡ohs! y ¡ahs!, para simular que se los está disfrutando.
  4. Tiempos felices eran aquéllos en que la gente no hacía cadenas terminadas en "mandalo a 5895 amigos y si me querés, a mí también".
  5. Tiempos felices eran aquéllos en que había reuniones en que la gente hablaba entre sí, en vez de pasarse la velada en estado catatónico con la mirada clavada en la pantallita del celular.
  6. Tiempos felices eran aquéllos en que no existía la manía de cuestionar si lo que come el prójimo tiene o no la bendición de los nutricionistas.
  7. Tiempos felices eran aquéllos en que uno podía caminar por la calle sin darse vuelta cada diez pasos para cerciorarse de que no venga un motochoro.
  8. Tiempos felices eran aquéllos cuando los hombres nos decían bonitos piropos y nos galanteaban en la calle, sin arriesgarse a ser linchados por acosadores.
  9. Tiempos felices eran aquéllos cuando importaban más las cualidades de las personas que los precios de sus ropas, el modelo de su auto, o el glamour de sus últimas vacaciones.
  10. Tiempos felices eran aquéllos en que ante una crisis económica, la gente se quejaba menos y se esforzaba más.
Y tiempos felices serán aquéllos en que ya no deba pedirles que adopten animalitos de los refugios, porque no existirá el abandono.
Pero por el momento, no puedo menos que decirles que todavía hay muchos perritos y gatitos que se pueden adoptar en esta página.


Un beso y hasta el próximo sábado. Graciela.

 

No hay comentarios: