Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

martes, 10 de febrero de 2009

¡MÍRENLO AL MALCRIADO, AHORA!


Vengo en mi recreo de almuerzo en medio de un día de trabajo, para festejar con ustedes. Acabo de recibir un mail de Paola con la noticia de la adopción definitiva de Manchita, el dálmata que había sido cruelmente devuelto a la calle, por no responder a las expectativas de los anteriores adoptantes.

Ellos querían un perro pura alegría, y se encontraron con una almita lastimada, que requería cuidados y mimos especiales para volver a creer en esa especie- la humana, la nuestra- que tan mal lo había tratado.

Walter tuvo esa paciencia, y Manchita ya es “otra persona”, hasta con nombre nuevo, ya que hoy es Diego.



Copio unos párrafos del mail que mandó Paola, el hada benefactora de los perritos del call center. Y a propósito, todavía se requieren un par más de adoptantes, para Guapo y Tontín, respectivamente, los que se ven en las fotos más abajo.

Paola escribió en su mail:

“ Manchita felizmente adoptado por segunda vez... qué lindo suena, ¿no? Gracias a la gran difusión y al corazón de Walter quien lo adoptó y lo bautizó Diego” ... ...
”Este animalito por fin se está recuperando, la paciencia y el amor pueden contra todo, ahora duerme en una cama y tiene un patio para él solito”
”Cuando lo fuimos a visitar vimos claramente que se está adaptando y está feliz, sus tristes ojitos ahora desbordan alegría y no para de mover su colita, el pelo está más blanco y aumentó de peso (no se le ven las costillitas)”
”Todavía teme un poco a las personas, pero el tiempo le borrará recuerdos que nunca sabremos nosotros...sólo Dios sabrá por lo que habrá pasado en su anterior vida”


Además de eso, Paola agradece a todos los que estuvieron involucrados en esta campaña, y yo sumo mi agradecimiento a los que dieron difusión al tema, tomándolo de este blog. ¡GRACIAS!

Falta ahora que se termine de definir la situación de Barti, que se viene prolongando por las vacaciones de Carito, y completamos la fiesta.

Pero como los ángeles que necesitan amor se multiplican, les recuerdo una vez más a Guapo y Tontín, que están en la misma situación por la que pasaba Diego, cuando todavía se llamaba Manchita. Y hay muchísimos más en los refugios que aparecen en el blogroll.

Para acariciarles el alma, les cuento que también Orejita, cuya historia no alcancé a subir al blog, fue amorosamente adoptada después de haber sido compañera de calvario de Manchita. Inclusive, como estaba más entera, y era menos desconfiada, consiguió su familia antes que él.






Bueno, niños, yo vuelvo a mi trabajo, y ustedes hagan los deberes, es decir, traten de conseguir adoptantes, hasta el próximo sábado. Besos Graciela

6 comentarios:

Gurisa dijo...

Gracias Walter por darle un hogar y por tener tanto amor para ayudarlo a superar todo lo malo que pasó.

Vamos por más!

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Que alegría siento, hoy esta noticia me puso un halo de esperanza de que el mundo puede ser mejor, con detalles como este.

Que bueno por manchita.
Saludos

Graciela L Arguello dijo...

Sí, Gurisa , es un enorme logro, pero ¡¡vamos por más!!!

Un beso Graciela

Graciela L Arguello dijo...

Sí, Roy cuando pasan estas cosas, los que estamos más cerca de cada caso, sentimos como si fuéramos capaces de cambiar el mundo. Ingenuidad, tal vez, pero siempre un motivo de alegría y festejo. Gracias por tu permanente apoyo en estas cruzadas. Un beso Graciela

Yanina Falco dijo...

No hay nada que el amor no cure, Diego (ex Manchita)es una de las pruebas de ello. Imaginar que ese ser tan trizte, lleno de miedos en unos días pasará a ser feliz, es como dice Pao (lo vi en el video de su celu) los ojitos brillaban...No parecia el mismo, encontro a su pa humano...

Graciela L Arguello dijo...

Así es , Yanina , otro enorme logro en esta pelea tan desigual con los desalmados que abandonan a aquéllos que nunca los abandonarían, como decía Portal. Lástima que todavía nos quedan Tiago (o Tontín) y Guapo sin ubicar. Pero nos henos apuntado varios logros, inclusive algunos que ni pasaron por el blog, como los ocho cachorritos que dejaron en dos cajas sobre la huella de un auto a la salida de un garage, con la intención de que los aplastaran al salir del mismo. Por suerte las vida les dio la oportunidad que todo bebé merece, y hoy son parte de maravillosas familias.

Estos pequeños triunfos, nos recargan las pilas para seguir peleando por los miles que todavía esperan su nueva chance.

Un beso graciela