Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 1 de agosto de 2009

¡¡¡¡YA SÉ QUE ME QUERÉS!!!!!



Entonces, no hace falta que me mandes 200 mails con besos, abrazos, saluditos y otras cursil bellas maneras de hacérmelo saber.

Si querés que mi amor hacia vos, y mi enorme amistad sobrevivan a los ataques maquiavélicamente planificados por la comunidad de Internet, seguí estos sencillos consejos antes de poner todo tu mailing en la ventana “para”:

1. Pensá a quién se lo estás mandando. ¿A vos te parece que te voy a querer más si me mandás un mail diciendo “Viva con alegría las chocheces de la tercera edad”? No, sacame a mí y poné a tu abuelita.

Idem para recetas de cocina, denuncias no comprobables y bolud trivialidades denominadas “autoayuda”. Te juro que tengo quien me ayude, (hijos, amigos, compañeros, mascotas…, menos psiquiatra, toda una red de contención) no necesito leer huev interesantes consejos.

Ni mencionemos las oraciones a diversos santos, beatos, duendes y aparecidos. Me vas a odiar, pero esas cadenas, en mis manos, quedan como las del himno, totalmente rotas.

2. Pensá en el tiempo del otro. Un pps de 4 diapos divertidas o bellos paisajes, bueno, te lo acepto, pero si me vas a mandar un video de you tube más largo que Titanic, o una gira por los mejores paisajes de los 47 sistemas estelares más próximos, o las fotos de Kristina antes y después de cada cirugía o aplicación de botox, tendrás que saber que mi cariño entrará en cuarto menguante.

3. No me amenaces. Que la Coca Cola, que el colesterol, que los Mac Donald’s, que el cáncer de mama, que la gripe porcina, que la fiebre amarilla, el dengue, los violadores, la inseguridad, los accidentes ¡BASTA! Dejame vivir mis propias paranoias, no me transfieras las tuyas. Gracias, no me hacen falta, estoy bien así.

4. Pensá en las circunstancias del otro. Si una está en la oficina, y abre un mail de una amiga que le invade la pantalla con un negro en bol paños menores, realmente lo único que provoca es una put sucesión de exabruptos, porque nadie quiere quedar como una vulgar babosa en su lugar de trabajo, además de que francamente, esos mails son de verdad patéticos.

5. Los cuentos con moraleja, tipo bucayescos, me revuelven el estómago, y los de Jaimito ya son más viejos que la injusticia, por favor abstenerse.

6. No me cuentes a cada rato que te acordaste de mí porque hay luz en el cielo, o porque es lindo estar vivo, o porque escuchaste un malambo en la radio ¿OK?

7. Ni se te ocurra pretender extorsionarme con lo que me va a pasar o dejar de pasar. No se me mueve un pelo ni aunque esgrimas las plagas de Egipto, o los jinetes del Apocalipsis.

Y ahora, los mails que sí acepto con gusto:

Datos de interés específico para mi trabajo, mis hobbies o mis proyectos.

Paisajes de verdad bonitos (pero de menos de 5000 diapositivas, please)

Animalitos, de casi todas las especies (arañas, vinchucas y lampalaguas no me motivan) en situaciones graciosas o tiernas (Sí, ¿qué pasa? ¿no puedo tener mis boludeces, yo también?)

Cadenas de rescates de mascotas o de defensa de los animales. Ahí me prendo, y en un alarde de incoherencia, del que me enorgulleceré siempre, te voy a mandar mails a vos, aunque odies los animales, estés en el laburo, y duren cuarenta y cinco minutos cada uno. No sé si te quedó claro.

Videos de baile (menos el pericón y otras teluricadas)

Chistes sutiles, nuevos y de buen gusto. Guarradas no.

Links a páginas de las que sabés que me pueden atraer. Si me mandás a la de un equipo de fútbol, o a la de una vedetonga, no necesitarás que te explique a dónde voy a mandarte yo.

Pps con fotos hermosas que puedo llegar a chorear para ilustrar mis posts, como es el caso hoy.

Y ahora, mis queridos amigos, ya saben que los estoy clasificando en deseables o indeseables según los mails que me mandan, así que mucho cuidadito conmigo.


Los espero en el próximo post, mientras le muestro a Cleopatra cómo hacer una cadena de mails pidiendo un hogar. Un beso Graciela

P.D: Ayer ha cumplido 13 añitos el caballero Federico Alfonso, más conocido como Rolf, quien se encuentra gozando de perfecta salud, y representa muchos años menos de los que tiene, gracias a los permanentes mimos de los que ha sido objeto desde su nacimiento.

10 comentarios:

Gurisa dijo...

Tía, bienvenida al grupo de: "no quiero mails en cadena estúpidos". No estás sola en esta cruzada. Sabélo ;)

Graciela L Arguello dijo...

Hola, Gurisa ¡¡¡tendríamos que hacernos un ADN, ya que coincidimos en tantas cosas!!!!Aunque pensándolo bien, si hubiera tenido una hija extramatrimonial, en algún momento me habría dado cuenta ¿no?
Un beso de tu tía virtual,que se te parece más que si lo fuera realmente. Graciela

Dayana dijo...

En la info de Contacto del blog tuve que poner un apartado sobre este asunto de las cadenas.

Ciertamente, la verdad es que hay gente que si no le llegaran este tipo de boludeces o spam se daría cuenta que el universo la ignora completamente.

"La cadena de mails como sensación de inclusión social" debería escribir un estudio pseudo sociológico sobre el tema.

Graciela L Arguello dijo...

Hola, Day, Es como todo, en su justa medida puede ser útil o disfrutable, pero cuando se te llena el buzón de consejos de Bucay, o de oraciones a la difunta correa, francamente deja de ser interesante, aunque te lo mande un amigo del alma. Un beso Graciela

Susana Vera-Cruz dijo...

Mi querida Graciela, cuanta razòn tienen tooodas tus palabras.
A veces,no nos llega lo que queremos, sino puro cachureo, uff!!
Me encantò el perrito precioso que colocaste al inicio de tu post, dan ganas de comèrcelo a besos!!!!jajajaja
Un besito a ti y a Cleopatra amiga querida

Agualuna-Sussy

Graciela L Arguello dijo...

Hola Agualuna En efecto, las cadenas de mails son como todo, en su justa y sana medida pueden ser salvadoras y solidarias, divertidas y simpáticas, pero abusar de ellas es definitivamente cargoso.
El perrito que te gusta tanto es Batata, uno de los afortunados que consiguió un hogar, por la gestión de Patitas de Perros, un grupo que entre otras cosas recurre a las cadenas de mails. Por eso viene al caso.
Con esas cadenas me prendo siempre, y nunca me parecen excesivas. Son las otras: las inconducentes, groseras, falsas o calumniosas las que me sacan de quicio. Un beso Graciela

luis dijo...

a dulcinea, que figura en la foto del blog, le ha gustado la sonrisa de rolf y pregunta si estará disponible la otra semana cuando ella entre en celo...

Graciela L Arguello dijo...

Hola, Luis Rolf agradece el cumplido y manda besos a Dulcinea,pero teme que haya alguna confusión, porque si bien ha aparecido con toda su esplendorosa belleza en otros posts, la de la deslumbrante sonrisa que aparece en éste es Cleopatra, una de las niñitas del refugio en espera de adopción. Rolf es un Siberian Husky con un pelo negro que ya querría tener yo, y el batata de más arriba es precisamente Batata, uno de los adoptados en Patitas de Perros.
Ahora tengo que irme corriendo porque Rolf me pide la PC para ir a tu blog a conocer a Dulcinea.

Un beso Graciela

Wilhemina Queen dijo...

me hiciste reír mucho!
en fin, la vida internetera es complicada, no?

besotes!

Graciela L Arguello dijo...

Hola Wilhemina Entonces, cumplí mi cometido, la idea es reírse un poco con estas cosas. Un beso Graciela