Bartimeo y Federico Alfonso, los ángeles del blog.

sábado, 19 de noviembre de 2011

Poco, poco





Otro Nanocuento, para aprovechar la tarde de sol paseando con las nenas en vez de escribir en la compu.

NUNCA.

Nunca sabrán cuándo aconteció mi muerte.


Y ahora antes de salir a caminar, les recuerdo el pedido de Abrojo que merece una oportunidad de ser feliz, más que muchos humanos.

2 comentarios:

Terox dijo...

"Pensó el fantasma solitario..."

Acá también está para pasear, estamos dejando la estación lluviosa y cada vez son más las tardes soleadas aunque un poco ventosas y de unos agradables 23 o 24 grados centígrados...

Graciela L Arguello dijo...

Jajaja, cuando salí a pasear, al final me agarró una tormenta pavorosa... Un beso, Terox Graciela