Bartimeo, Federico Alfonso y Elvira Inés, los ángeles del blog.

Me gusta

sábado, 15 de febrero de 2020

Aportes para las peñas.

En algún otro momento les he explicado lo que son los "aros" del folclore argentino. Y les dije allí que son dichos chuscos para suscitar la carcajada. 
Pero sucede que la mayor parte de las veces son francas guarangadas. Por eso se me han ocurrido un par que pueden considerarse "de salón", como para no desbarrancar tanto. Es cierto que el segundo se asoma al abismo, pero no se tira en él. 
Para los que no saben cómo es la dinámica, les explico: en el medio de una chacarera, entre la primera y la segunda (las dos partes de la canción), alguien del público o del conjunto que canta, grita "¡ARO, ARO, ARO!" para concitar la atención, y luego lanza su humorada, que puede o no ser en verso. O puede rimar al comienzo, y terminar de cualquier forma, como un rasgo más de la broma.
Ahora que ya saben de qué se trata, van mis dos Aros:

1- ¡Aro, aro, aro!
    Ayer en la florería
   compré doce nomeolvides
  para con ellos decirte....
...¡ la pucha! ..¿qué te quería decir?


2- ¡Aro, aro, aro!
    Como me sobró un dinero
    me compré unas alpargatas,
    digo yo, si son nuevitas,
   ¿por qué ya huelen a pata?

Y ahora les digo, si adoptan un pp de los tantos que necesitan hogar, toda su casa se perfumará de amor.
Un abrazo y hasta el próximo sábado. Graciela.  
P.S.: La foto que ilustra el post es del ballet Estirpe criolla, en el que participa un amigo muy querido, pero yo no pertenezco a ese grupo.

No hay comentarios: